Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 24 diciembre, 2021

Patricio Navia: ¿Hijo de Bachelet o nieto de Allende?

Sociólogo, cientista político, académico UDP Patricio Navia

En la medida que mantenga su admiración por la figura del expresidente socialista puramente en el plano simbólico y evite cometer los mismos errores que cometió el gobierno de la Unidad Popular, aumentarán sus probabilidades de éxito.

Patricio Navia Sociólogo, cientista político, académico UDP
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Ahora que el presidente electo Gabriel Boric comienza a tomar las decisiones que irán dejando en claro qué tipo de gobierno aspira a liderar, se comenzarán a despejar las dudas de si se identifica más con la izquierda que gobernó exitosamente en el país bajos los gobiernos de Lagos y Bachelet o con aquella que llegó al poder con Salvador Allende en 1970. En la medida que mantenga su admiración por la figura del expresidente socialista puramente en el plano simbólico y evite cometer los mismos errores que cometió el gobierno de la Unidad Popular, aumentarán sus probabilidades de éxito.

En su discurso de victoria la noche del 19 de diciembre, Boric hizo una velada referencia a Allende, evocando el mensaje que este dio a sus seguidores cuando él mismo salió electo y los convocó a irse “a sus casas con la alegría sana de la limpia victoria alcanzada”. Aunque también se distanció de Allende al indicar que aspiraba a ser el presidente de todos los chilenos (una frase que han repetido solemnemente todos los presidentes electos democráticamente desde 1989), el joven presidente electo volvió a dejar en claro su cercanía con el expresidente cuando, al visitar La Moneda, se detuvo frente al busto de quien intentó avanzar por una vía chilena al socialismo.

Si bien es razonable, y perfectamente comprensible, que Boric vea en Allende una figura a la que simbólicamente quiera asociarse, parece poco prudente —y bastante autodestructivo— ver en él un modelo a seguir como presidente. Después de todo, el de Allende fue un gobierno que fracasó y que llevó a Chile a una crisis institucional que terminó con un brutal golpe militar y una dictadura que sentó las bases de un país muy diferente al que el socialista aspiraba construir.

Parece mucho más razonable, aunque tal vez sea emocionalmente menos impactante, que Boric vea como su modelo a seguir a los gobiernos de Lagos y de Bachelet. Al menos en los casos de Lagos y del primer gobierno de Bachelet, el país que entregaron ambos presidentes era sustancialmente mejor al que recibieron al asumir el poder. Lamentablemente, el presidente electo ha hecho carrera política criticando lo que hicieron los gobiernos de la Concertación. El domicilio político de Boric se define a partir de todas las cosas que él y los fundadores del Frente Amplio consideran fueron traiciones, errores y equívocos de los gobiernos de la Concertación. Desde el crédito con aval del Estado (CAE) para el financiamiento de la educación superior hasta la promoción de acuerdos de libre comercio, las políticas promercado y a favor de la competencia que impulsaron los gobiernos de la Concertación representan todo lo que el Frente Amplio rechaza. No por nada sus líderes abrazaron con tanto entusiasmo la frase de “no fueron 30 pesos, fueron 30 años”. De igual forma, precisamente porque rechazaban la lógica de los grandes acuerdos que caracterizó a los gobiernos de la Concertación, el Frente Amplio optó por armar una coalición alternativa que incluyó al Partido Comunista pero expresamente buscó dejar fuera a la Democracia Cristiana, partido que muchos ven como responsable de que los gobiernos de la Concertación hayan sido moderados.

La lectura del Frente Amplio es que la moderación de los gobiernos concertacionistas fue un error que ellos buscarán corregir. Pero la moderación en realidad explica su éxito. Precisamente por su pragmatismo —la justicia en la medida de lo posible— esa coalición entregó un país mucho mejor que el que recibió al asumir el poder.

Por eso, aunque haya hecho carrera criticando a la Concertación y la razón de ser del Frente Amplio haya sido querer desplazar a la Concertación del poder —cosa que ya lograron—, lo más conveniente hoy para el presidente electo Boric y para la coalición que él ahora lidera es cambiar la estrategia y aprender las lecciones de pragmatismo y moderación que dejaron los gobiernos de la Concertación. Precisamente porque para cambiar el país para mejor hay que ir paso a paso, olvidarse de los ímpetus refundacionales, privilegiando la evidencia por sobre el dogma y escogiendo lo que funciona por sobre lo que no, el presidente electo Boric debe privilegiar la hoja de ruta de los gobiernos de la Concertación por sobre aquella fallida estrategia usada por la vía chilena al socialismo. Aunque se quiera seguir tomando fotos con Allende, el presidente electo Boric debe entender que, para ser exitoso, deberá inspirarse más en lo que fueron los gobiernos de la Concertación.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

Un año para defender la libertad

En El Líbero, creemos en la libertad de expresión y en la libertad de prensa, y la defenderemos hoy, mañana y siempre que sea necesario. Somos un medio de comunicación libre e independiente, y trabajamos para llevarte la noticia con la veracidad y responsabilidad que nos caracteriza.

Nuestra independencia como medio de comunicación se la debemos a nuestra comunidad, la Red Líbero, que con sus aportes nos permiten seguir trabajando con el profesionalismo que el periodismo necesita en nuestro país.

Tú también puedes ser parte de nuestra comunidad, tu aporte puede hacer una diferencia. Al ser miembro, también tendrás acceso al 100% de nuestros contenidos de manera inmediata

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

Un año para defender la libertad

En El Líbero, creemos en la libertad de expresión y en la libertad de prensa, y la defenderemos hoy, mañana y siempre que sea necesario. Somos un medio de comunicación libre e independiente, y trabajamos para llevarte la noticia con la veracidad y responsabilidad que nos caracteriza.

Nuestra independencia como medio de comunicación se la debemos a nuestra comunidad, la Red Líbero, que con sus aportes nos permiten seguir trabajando con el profesionalismo que el periodismo necesita en nuestro país.

Tú también puedes ser parte de nuestra comunidad, tu aporte puede hacer una diferencia. Al ser miembro, también tendrás acceso al 100% de nuestros contenidos de manera inmediata

HAZTE MIEMBRO