Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 9 octubre, 2020

Patricio Navia: Esperando milagros en el proceso constituyente

Sociólogo, cientista político, académico UDP Patricio Navia

Al optar por impulsar una acusación constitucional contra Víctor Perez, la oposición deja bien en claro que no está con ánimo de diálogo ni de construir consensos.

Patricio Navia Sociólogo, cientista político, académico UDP
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Existen muchas comprensibles, pero injustificadas aspiraciones de que el proceso constituyente lleve a la clase política chilena milagrosamente a cambiar la actitud belicosa que la ha caracterizado en estos últimos 12 meses. La acusación constitucional contra el ministro del Interior Víctor Pérez refleja el ambiente especialmente inconducente a la construcción de grandes acuerdos y de amistad cívica que se precisa para lograr sortear con éxito los desafíos que implica redactar una nueva constitución que sea un punto de encuentro para la sociedad.

Es difícil entender la decisión de parte de la oposición de presentar una acusación constitucional contra un ministro de Estado —la novena en lo que va de este gobierno. Es cierto que hay buenas razones para cuestionar el desempeño de Pérez en el Ministerio del Interior. Su trayectoria previa, especialmente su participación como funcionario público de confianza en la dictadura militar, debió haber sido una buena razón para que el Presidente Piñera optara por otra persona —alguien con menos carga histórica— para ese importante cargo. La trayectoria de Pérez como diputado y senador —legitimado por sólidas votaciones en todas las elecciones en que participó— hicieron que su presencia en el Congreso Nacional fuera incuestionablemente democrática y legítima. Pero era evidente que, al ser nombrado ministro del Interior, su trayectoria previa se convirtiera en esqueleto en el closet de este político de la UDI.

Con todo, el Presidente de la República tiene la prerrogativa de nombrar como ministro del Interior a quien estime conveniente. Ni la oposición tiene la potestad de vetar los nombramientos al gabinete ni la opinión pública puede privar al presidente de su derecho de nombrarlo. Por eso, la acusación constitucional genera la sensación de que la oposición quiere doblarle la mano al Presidente, ejerciendo una forma de poder de veto en los nombramiento. Después de todo, los llamados para acusar constitucionalmente a Pérez se comenzaron a escuchar apenas fue nombrado.

El lamentable incidente del viernes pasado, cuando un joven cayó al lecho del río Mapocho después de haber sido aparentemente empujado por un carabinero, constituyó la excusa perfecta para materializar un plan que hace rato estaba preparado. Más allá de los evidentes problemas que ha tenido Carabineros para poder imponer el orden público en las protestas y más allá de los errores que pudo haber cometido Pérez en el desempeño de su cargo, parece claro que la caída del joven al lecho del Mapocho es más una excusa que una causa para iniciar una nueva acusación constitucional contra un ministro del gabinete de Piñera.

Si estuviéramos en circunstancias normales, podríamos pensar que el país ya entró en lógica electoral —siempre caracterizada por aumento en los niveles de polarización político. Pero estas no son circunstancias normales. En 15 días, los chilenos deberán decidir si el país inicia un proceso constituyente que tomará al menos dos años. Para reducir la incertidumbre que inevitablemente existe en este tipo de procesos, la clase política debiera estar enviando señales de unidad y de voluntad de forjar acuerdos. Después de todo, redactar una nueva constitución requiere de voluntad de diálogo y de disponibilidad para aceptar las posturas e ideas de los que piensan distinto.

Pero la oposición ha preferido darse un gustito y enviar una preocupante nueva señal de que las cosas se vienen oscuras para el país. Al optar por impulsar una acusación constitucional contra Víctor Perez, la oposición deja bien en claro que no está con ánimo de diálogo ni de construir consensos. Embriagada por deseos de confrontación y conflicto, la oposición ha optado por una nueva declaración de guerra contra el gobierno cuando, al mismo tiempo, se presenta como dialogante y deliberativa en la campaña a favor del Apruebo en el plebiscito. Esta bipolaridad en el comportamiento demuestra ya sea mala fe o incapacidad para entender la magnitud del desafío que tiene por delante.

En los próximos dos años, el país necesita de una elite política que esté comprometida con la construcción de grandes acuerdos. La única forma de que el país pueda sortear exitosamente los obstáculos que tiene el camino que estamos a punto de emprender es con una clase política que sea capaz de resistir a la tentación de apuntarse mutuamente acusándose de sus evidentes falencias. Lamentablemente, no hay razón para esperar que el comportamiento de la elite política que sea parte de la convención constitucional —en caso de que, como predicen las encuestas, gane el Apruebo en el plebiscito del 25 de octubre— sea distinto a lo que hemos visto en estos doce meses —o para no ir más lejos, esta semana. Aunque muchos se aferren a esperar milagros en el proceso constituyente, la acusación constitucional contra Víctor Pérez nos recuerda que el pronóstico para el futuro de Chile no es bueno.

  1. Jacques RAAB Camalez dice:

    Como están los ánimos no veo posibilidad alguna de armar una casa para todos. La acusación a V.Perez no es mas que otra piedra en el camino. El proceso para una nueva constitución es solo una fiesta para la izquierda, una trampa para los incautos, un gustito para los políticos. La gente bien nacida debe RECHAZAR.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete