Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 14 agosto, 2020

Patricio Navia: El plebiscito de octubre y el Covid-19

Sociólogo, cientista político, académico UDP Patricio Navia

El debate actual sobre la conveniencia o necesidad de realizar el plebiscito tiene muy poco sentido porque depende mucho más de la forma que evolucionen los contagios y las muertes producto de la pandemia que de lo que digan, hagan, declaren, amenacen o adviertan los miembros de la clase política.

Patricio Navia Sociólogo, cientista político, académico UDP

¿YA RECIBES EL PODCAST “DETRÁS DE LA NOTICIA”?

Cada noche el director de El Líbero, Eduardo Sepúlveda, cierra la jornada con un comentario en formato de audio enviado por WhatsApp, donde en pocos minutos analiza los hechos que marcaron el día y proyecta escenarios para el futuro próximo.

Sí ya eres parte de la Red Líbero, solicita el podcast escribiendo a red@ellibero.cl

Sí aún no eres parte de la Red Líbero, suscríbete y ayúdanos a seguir creciendo.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Las posiciones a favor y en contra de realizar el plebiscito sobre el proceso constituyente el 25 de octubre parecen responder más a los voluntarismos respectivos de los distintos bandos que a la razón. Porque es evidente que él éxito y legitimidad del plebiscito van a depender exclusivamente de qué tan controlada esté la pandemia a fines de octubre, cualquier debate argumentando las razones para realizar, retrasar o cancelar el plebiscito es perfectamente inútil y extemporáneo. Si para fines de octubre la gente todavía tiene miedo a contagiarse, la participación en el plebiscito será muy baja. Si, en cambio, ya pasó el temor, la participación será más alta y muchas más personas llegarán felices a votar, más por saber que la amenaza del Covid-19 ya no es tal que por lo que implica que los propios chilenos decidan si quieren o no iniciar un nuevo proceso constituyente.

Es evidente que el plebiscito debe realizarse eventualmente. Después de todo, el Acuerdo por la Paz Social y la Nueva Constitución así lo establece. Algunos dirán que los chilenos no respetamos los acuerdos. El hecho que la paz social sigue ausente en el país, que el propio Acuerdo ha sido modificado varias veces—por buenas causas, como la paridad de género—y que pudiera ser modificado nuevamente—para incluir escaños reservados a los pueblos originarios—ha llevado a algunos a seguir siendo creativos y a proponer nuevas modificaciones. Por ejemplo, se ha sugerido que nos saltemos el plebiscito de entrada y pasemos inmediatamente a escoger a los miembros de la convención constituyente. Otros han planteado que cambiemos la pregunta para que la gente opte por una convención constituyente completamente electa o porque el congreso a elegirse en noviembre de 2021 devenga en convención constituyente. Después de todo, argumentan los defensores de esas propuestas, si el Acuerdo por la Paz Social y la Nueva Constitución ya ha sido modificado varias veces, nada prohíbe que se acuerden más modificaciones.

Como el precedente de que el acuerdo puede ser modificado cuando una de las partes hace suficiente presión ya quedó instalado, resulta imposible asegurar que no habrá nuevos cambios a la fecha del plebiscito, al calendario ya pactado o las reglas del proceso. Cada persona que ha participado en una negociación sabe que, cuando se cruza la línea de revisar un punto de un contrato, todos los otros puntos están también sujetos a revisión.

Pero en el caso del plebiscito de octubre, la principal variable que determinará si esa fecha se respeta o si, igual como ocurrió con la fecha original de abril, se debe cambiar, será la forma en que para entonces haya evolucionado la pandemia. Si el país experimenta un rebrote cuando se avance con el desconfinamiento y cuando, con la llegada de la primavera y del agotamiento de una cuarentena demasiado prolongada, la gente ponga menos atención al distanciamiento físico, no habrá ningún acuerdo que obligue a la gente a poner en riesgo su salud para ir a votar. La fuerza de los hechos consumados obligará a un nuevo aplazamiento si la curva de contagios y muertes presenta una preocupante tendencia al alza en las semanas previas a la pandemia. Aun si el Servicio Electoral alega que los votos ya están impresos y todo está listo, la fiesta de la democracia que supone la primera oportunidad en la historia del país en que los chilenos decidamos si queremos redactar una nueva constitución no se podrá realizar si hay un número demasiado grande de personas que tiene miedo de ir a la fiesta.

Por eso, como la realización del plebiscito de octubre depende mucho más de la forma que evolucionen los contagios y las muertes producto de la pandemia que de lo que digan, hagan, declaren, amenacen o adviertan los miembros de la clase política, el debate actual sobre la conveniencia o necesidad de realizar el plebiscito tiene muy poco sentido.

Al igual que el retorno al colegio, los eventos masivos o el retorno al trabajo presencial para millones de chilenos, la realización del plebiscito de octubre no depende ni de la voluntad política ni de los cálculos de corto, mediano o largo plazo. Para que el plebiscito se realice de la misma forma presencial en que se realizan todas las elecciones en Chile, las personas deberán primero dejar de sentir miedo a contagiarse si salen a la calle. Mientras persista el miedo al contagio, es imposible que se realice un plebiscito exitoso. Es verdad que la obstinación de la clase política puede llevar a que el plebiscito igual se realice el 25 de octubre, pero si la participación electoral repite los mismos bajos niveles de participación que se dieron en elecciones anteriores —cuando no había pandemia— resultará muy difícil argumentar que el pueblo chileno se expresó libre y soberanamente sobre su futuro. Es verdad que no habrá miedo inducido por una dictadura o por amenazas terroristas. Pero el temor a contagiarse con Covid tendrá efectos mucho mayores si, para entonces, el país no ha dado señales claras de que la pandemia ha dejado de ser una amenaza.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿YA RECIBES EL PODCAST “DETRÁS DE LA NOTICIA”?

Cada noche el director de El Líbero, Eduardo Sepúlveda, cierra la jornada con un comentario en formato de audio enviado por WhatsApp, donde en pocos minutos analiza los hechos que marcaron el día y proyecta escenarios para el futuro próximo.

Sí ya eres parte de la Red Líbero, solicita el podcast escribiendo a red@ellibero.cl

Sí aún no eres parte de la Red Líbero, suscríbete y ayúdanos a seguir creciendo.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete