Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 15 de enero, 2019

Patricio Navia: Disposición a dialogar, no desdibujar

Sociólogo, cientista político, académico UDP Patricio Navia

La base del legado de este gobierno será su capacidad de promulgar una reforma tributaria conducente a la inversión, el crecimiento, el empleo y la simplificación tributaria. El desafío está en demostrarle a los chilenos que la nueva estructura de carga será más justa que la actual y también más conducente al desarrollo del país.

Patricio Navia Sociólogo, cientista político, académico UDP
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

La verdadera negociación por la reforma tributaria del gobierno comenzará en marzo. Pero desde ya se sabe que, dada la mayoría que tiene la oposición en el Poder Legislativo, la administración del Presidente Piñera deberá hacer concesiones sustantivas. Mientras más incertidumbre haya sobre la economía mundial y más problemas de aprobación presidencial enfrente, más deberá ceder Hacienda para lograr que la oposición vote a favor de la idea de legislar una reforma tributaria y, luego, la reforma que surja de esa negociación.

En su primer año en el poder, el segundo gobierno del Presidente Sebastián Piñera logró anunciar más reformas de las que pudo sacar adelante. Hace cuatro años, cuando terminaba el primer año de su segundo gobierno, Bachelet ya podía contar a su haber una reforma tributaria. Es verdad que esa reforma debió ser modificada después, pero Bachelet supo aprovechar las dos cosas que tuvo a su favor durante el primer año: una clara mayoría en el Congreso y una aprobación presidencial lo suficientemente alta como para inducir a mayor cooperación por parte de los legisladores oficialistas y de oposición. En 2018, el gobierno de Piñera se demoró en anunciar sus reformas estrellas. Con la tributaria lo hizo recién a fines de agosto. Y se ha demorado todavía más en lograr su tramitación. A dos semanas de que el Congreso inicie su receso de verano, todavía no se ha aprobado la idea de legislar la reforma tributaria.

Si el gobierno insiste en con impulsar su proyecto de ley de “admisión justa”, los movimientos estudiantiles tendrán una excusa inmejorable para aleonar a sus bases.

Para mala fortuna del gobierno, el fin de la luna de miel —normalmente asociada con los primeros 12 meses del gobierno— y el hecho que la economía haya crecido menos de lo esperado hacen que las condiciones para negociar una reforma tributaria sean especialmente complejas. Además de no contar con mayoría ni en el Senado ni en la Cámara, el gobierno deberá enfrentar la negociación de la reforma con una aprobación presidencial bajo el 40% y con los ánimos políticos más caldeados. En Chile, las protestas estudiantiles llegan en otoño. En 2019, especialmente si el gobierno insiste en con impulsar su proyecto de ley de “admisión justa”, los movimientos estudiantiles tendrán una excusa inmejorable para aleonar a sus bases. Si las marchas se toman la agenda política en el primer semestre de 2019 —como ha venido ocurriendo ya desde hace varios años—, aumentarán los vientos en contra.

Con todo, como ya reconoció el ministro de Hacienda Felipe Larraín, el gobierno entiende que deberá negociar con la oposición para sacar adelante la reforma. En política, los símbolos importan. Y dar la señal de disposición al diálogo es un símbolo importante. En las semanas que vienen, para optimizar las chances de que la reforma tributaria pase en una versión lo más cercana posible al proyecto inicial, el gobierno deberá ser especialmente cauteloso en tres frentes.

Primero, La Moneda deberá evitar alienar a la oposición. En vez de criticar a la izquierda o pelearse con los grupos más extremistas, debiera darle más espacio a los líderes más moderados de la Nueva Mayoría. La misión del gobierno deberá ser construir puentes y evitar dinamitar los existentes.

En segundo lugar, el gobierno deberá demostrar que la reforma tributaria está hecha pensando en la gran mayoría de los chilenos y no en el gran empresariado. Siempre ayuda pelearse un poco con los grandes empresarios, y cuando éste emite su opinión, el gobierno debiera apurarse en aclarar los puntos de coincidencia y discrepancia. Mientras más parezca un traje a la medida del gran empresario, menos probable es que la reforma tributaria logre conseguir los votos necesarios para su aprobación.

Tercero, el gobierno debe intentar evitar que se abran nuevos temas, ya sea aquellos gatillados por errores no forzados o los que logran ser puestos en la agenda por la oposición más obstruccionista. En la medida que el gobierno logre crear un clima de diálogo y cooperación, la reforma tributaria tendrá más posibilidades de aprobarse.

Si bien el legado del gobierno se construye con muchos ladrillos, la base del legado de este gobierno será su capacidad de promulgar una reforma tributaria conducente a la inversión, el crecimiento, el empleo y la simplificación tributaria. Toda reforma siempre implica que unos pagarán más impuestos y otros pagarán menos. El desafío del gobierno está en demostrarle a los chilenos que la nueva estructura de carga será más justa que la actual y también más conducente al desarrollo del país. El gobierno debe preocuparse de que ese principio sea el que no se desdibuje en el diálogo por la reforma tributaria que se dará con fuerza a partir de marzo. Solo así, La Moneda podrá celebrar en 2019 la materialización de una de sus principales promesas de campaña.

FOTO: SEBASTIAN BELTRAN GAETE/AGENCIAUNO

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más