Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 19 de julio, 2019

Patricio Arrau: ¿Está bien medido el PIB en Chile?

Economista Patricio Arrau

Los problemas de medición del PIB no son nuevos y por ello los sistemas de cuentas nacionales se encuentran en permanente revisión. Sin embargo, el tema adquiere una muy especial relevancia en el contexto actual de la transformación digital que enfrentan las empresas y debemos incorporar estos nuevos conceptos con rapidez.

Patricio Arrau Economista
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

En una columna reciente planteé que los cambios tecnológicos y la necesidad de las empresas de invertir en la nueva economía digital implican que la inversión está mal medida, está subestimada. Sostengo que ello lleva a subestimar también el PIB, tanto en nivel como en tasa de crecimiento. Los problemas de medición del PIB no son nuevos y por ello los sistemas de cuentas nacionales se encuentran en permanente revisión. Sin embargo, el tema adquiere una muy especial relevancia en el contexto actual de la transformación digital que enfrentan las empresas y debemos incorporar estos nuevos conceptos con rapidez.

El argumento de la subestimación de la inversión es el siguiente. “Cuando una empresa desarrolla su canal digital o su plataforma de ventas en la web o construye una App o desarrolla nuevos sistemas digitales que reemplazan a los anteriores sistemas tecnológicos “legado”, está invirtiendo, y ello no está en las mediciones de inversión. Cuando las empresas tecnológicas desarrollan y venden software, plataformas e infraestructura en la nube como servicios, ellas están invirtiendo, pero normalmente imputan estas inversiones como gasto en el resultado y ello no se traduce en un incremento patrimonial en sus empresas y por ende en su capacidad de crecimiento”. Se trata entonces de medir mejor la inversión en capital intangible, tanto la que realizan directamente las empresas, como la producción de las empresas tecnológicas que luego venden servicios a las demás empresas.

En el primer caso las inversiones están quedando escondidas como compras intermedias o gastos operacionales de la compañía, pues, a diferencia de un gasto en maquinarias que la empresa está obligada a activar y no puede llevar a resultado, la inversión en intangibles se esconde como compra de servicios en el resultado de la compañía. Lo mismo ocurre con las importaciones de estos intangibles, donde no quedan registradas como bienes de capital en las glosas arancelarias, pues se trata de pagos por servicios profesionales, que además con frecuencia no se declaran para evitar el impuesto de remesas al exterior. Este impuesto es un verdadero “arancel” a la importación de capital intangible de la nueva economía digital y es urgente revisar su aplicación. Así, tanto porque estas inversiones se ocultan como compras intermedias, como por la informalidad de estos pagos al exterior, el capital intangible no se registra.

Ahora veamos los sectores productores de estos bienes. La inversión en maquinaria y equipo de producción doméstica o la inversión en construcción se mide por la producción de los sectores que producen los bienes de capital. Evidentemente no estamos midiendo bien la inversión doméstica de las empresas que desarrollan tecnologías en Chile, pues su producción no se identifica como capital intangible en el proceso de cuentas nacionales, y además tienen plena posibilidad de llevar a resultados la inversión en tecnologías propias que luego venden a las empresas como servicios. En los EE.UU., la inversión en Propiedad Intelectual de las empresas que desarrollan tecnologías, incluida las llamadas empresas  bigtech, representa un tercio de la inversión no residencial en el país. En Chile esta producción no se mide.

¿Por qué estos problemas de medición de la inversión se traducen en errores de medición del PIB? El PIB se mide contando la producción de los distintos sectores y luego asignando esa producción a valor agregado o compras intermedias de acuerdo a los coeficientes de la Matriz Insumo-Producto. Finalmente se cuadra la producción con el gasto por el lado de la demanda, donde se identifica la inversión como bien final producido, sea nacional o importado. Todos los argumentos anteriores llevan a subestimar el valor agregado y a sobreestimar las compras intermedias. El problema de medición entonces se refiere a que la inversión en intangibles no se registra como bien final de producción en capital intangible. La mayor productividad del capital intangible sí debiera traducirse en incrementos en la Productividad Total de Factores, pero al no medir el stock producido de capital intangibles tenemos un problema de nivel de PIB y de crecimiento de éste por no considerar el crecimiento rápido de este factor de producción no medido.

Frente a esta cuestión hay dos posturas. La primera dice que este efecto de subestimación debe ser muy pequeño en Chile y por lo tanto no hay de qué preocuparse. Adscribo a la segunda postura, que sugiere que ya es creciente la importancia de la inversión en nuevas tecnologías y que mientras antes la midamos, mejor. Los efectos son obvios. Si se subestima el PIB potencial existe mayor brecha de actividad y este error de medición es análogo al cometido el año pasado por no medir bien la inmigración y la oferta laboral. Mayor brecha y mayor crecimiento tendencial por mejor medición podría llevar a un nuevo ajuste de tasas de interés como el ocurrido en junio, para que la inflación converja al centro de la banda en el horizonte de proyección. Si las empresas activan la inversión en capital intangible entonces pagarán más impuestos. Los resultados y ebitda de las empresas también estarían subestimados y ello explica también en parte los altos índices precio-utilidad en el mercado accionario. Es conveniente que el Banco Central de Chile intente abordar estos problemas a través de encuestas que permitan corregir por ahora la metodología de cuentas nacionales, hasta que una nueva Matriz Insumo-Producto incorpore estos conceptos y el capital intangible pase a ser identificado como un factor de producción. Si es cierto que este problema es de menor importancia hoy, será de mucha importancia en un futuro muy cercano. No hay tiempo que perder.

@patricioarrau

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más