Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 02 de octubre, 2019

Pablo Valderrama: Mi problema con Greta

Director Ejecutivo Idea País. Pablo Valderrama

El discurso mainstream sobre el medioambiente genera al menos dos tensiones complejas. Por una parte, un supuesto conflicto entre jóvenes y viejos; y, por otro, un desencaje importante entre la elite y los que no forman parte de ella.

Pablo Valderrama Director Ejecutivo Idea País.
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

En realidad, no tengo problemas con Greta. Es más, en general, creo que ha hecho una buena pega. Al menos efectiva: sin ser ella taquillera, hizo taquilla hablar de emergencia climática, marchar por la causa y parar las clases universitarias. Por lo mismo, muchas de las críticas que ha recibido son injustas, en especial aquellas sobre su condición de Asperger.

Como fuere, mi problema no es con ella, sino con dos puntos que brotan de su discurso.

El primero es el modo con que presenta el debate medioambiental. De sus dichos se desprende que la ciencia es la única disciplina a partir de la cual se siguen soluciones políticas unívocas. Es decir, que solo hace falta implementar lo que la ciencia ha dicho. Ese discurso, que enaltece a la ciencia y mecaniza la política, omite muchos debates que aún permanecen abiertos y que son de una profundidad abismante.

El segundo punto problemático es que el discurso mainstream sobre el medioambiente genera, al menos, dos tensiones complejas. Por una parte, un supuesto conflicto entre jóvenes y viejos; y, por otro, un desencaje importante entre la elite y los que no forman parte de ella. Sobre los viejos, baste recordar su vigoroso “¿Cómo se atreven? Me han robado mis sueños y mi infancia con sus palabras vacías”. Ellos, los líderes mundiales, representantes de los viejos, los inconscientes, son los victimarios de ese vaciamiento que vocifera en nombre de tantos otros niños como ella. Ese juicio crítico entra a la lógica de buenos/malos, víctimas/victimarios, y polariza. De ahí que muchos viejos culpables, cuestionados por sus conductas de décadas, no tengan más que reaccionar pidiendo que la niñita vuelva a clases. Sin embargo, ¿acaso la concientización sobre el cambio climático, la emisión de gases invernaderos, la sobreexplotación de recursos limitados, partió el 2019? No olvidemos que ella es impulsora de un movimiento que existe hace muchos años.

La segunda tensión tiene que ver con los cambios institucionales que se están generando. No solo en las instituciones formales (normas y sistemas medioambientales), sino también en las informales (presiones sociales que van moldeando nuestras conductas). La relación con la escasez del agua, con la basura, el plástico, el vidrio, el consumo de carne, entre otros, se ha comenzado a modificar rápidamente y en ello qué duda cabe que los sectores más acomodados tienen más opciones de elegir. Por ejemplo, como no todos gozan de un buen sistema de recolección de basura, muchos no ven otra alternativa que quemarla para no ahogarse en la inmundicia y en el mal olor; o bien, no todos pueden pasar del pollo asado de la carnicería del barrio a la hamburguesa de soya del supermercado, simplemente, porque no pueden comprarla. Así, lo suyo no es indolencia o ignorancia, sino exclusión. Por lo mismo, este cambio institucional –sobre las normas y valores sociales– debe desanclarse desde las élites y permear en los sectores populares, generando las alternativas sociales que permitan a todos subirse al carro.

Todo lo anterior no quiere decir, sin embargo, que el impulso personificado en Greta esté equivocado. Es más, las críticas que han surgido contra ella, al mismo tiempo que levantan puntos interesantes, han tenido serios problemas para ofrecer soluciones alternativas. Por lo mismo, a esta altura del partido más vale reconocer que la agenda liderada por Greta tiene problemas, limitaciones, faltas de respeto incluso, pero mal que mal, es la única que hasta ahora ha logrado unificar la preocupación más global del último tiempo.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: