Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 11 de diciembre, 2019

Pablo Valderrama: Los políticos

Director Ejecutivo Idea País. Pablo Valderrama

No solo los números seguirán reflejando el rechazo hacia los partidos políticos, sino que el consenso social en torno a la idea de que es la política –y no la fuerza– la llamada a resolver los problemas también comienza a erosionarse.

Pablo Valderrama Director Ejecutivo Idea País.

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Nos sorprende la encuesta Cadem al situar a la PDI como la institución cuya gestión cuenta con la mayor aprobación ciudadana. Un respetable 57% de respaldo a las medidas disuasivas de nuestras fuerzas policiales. Por abajo también está Carabineros. Cuestionados públicamente por causas de derechos humanos, pero con una aprobación del 35% de parte de la población –cuántos políticos darían por tener esos dígitos–.

Muy por abajo, en cambio, se encuentra la política. Las lumas y las bombas lacrimógenas tienen mejor fama que sus discursos –que no pasan del 22%–, y los guanacos parecen haberlo hecho mejor durante esta crisis. Qué decir de la oposición: los naturalmente llamados a capitalizar el descontento social no cuentan con las herramientas necesarias para llevar agua a su molino. El zigzagueo frenteamplista y la dureza comunista no parecen convencer a muchos y los números lo reflejan. Chile Vamos tampoco parece haberlo hecho bastante mejor. Salvo algunos destellos por aquí y por allá, no digamos que lo suyo ha sido un desplante deslumbrante.

Con todo, el problema de estas cifras consiste en que sepultan a la política por debajo de la fuerza. La buena percepción sobre las normas democráticas cede a un lado y surge el golpe de la autoridad física como respuesta. Más enredada se pone la cosa si consideramos que el 74% de los encuestados cree que Chile será un mejor país una vez que se logre superar esta crisis: ¿acaso piensa la gente que lo harán sin la política y que serán los rasgos autoritarios expuestos en la fuerza los que encausarán este proceso?

Es cierto que la violencia en las calles ha disminuido. Con todo, aún quedan muchos lugares, especialmente los más vulnerables, sujetos a la sensación de indefensión que produce el caos violento. Sin embargo, los eventos van a la baja. El problema está en que ese caos se traspase a la política y que nuestros dirigentes sean incapaces de encausar a través de los caminos institucionales la crisis en la que nos encontramos. Así ocurre cuando el notición del acuerdo por un cambio constitucional se ve opacado por las incontables ocasiones en que éste ha da señales de caerse. Trancar la pelota así de seguido no es gratis y solo genera incertidumbre en tiempos que necesitan de certezas.

Esto es lo que no parece haber entendido la izquierda: mientras más pelos en la sopa se incorporen al acuerdo, más inseguridad se transmitirá. Hoy son las cuotas para pueblos originarios, mujeres, independientes –cada uno con su propio mérito– y mañana serán otros tanto más. El punto es que dicha tensión no es gratis. No solo los números seguirán reflejando el rechazo hacia los partidos políticos, sino que el consenso social en torno a la idea de que es la política –y no la fuerza– la llamada a resolver los problemas también comienza a erosionarse. Y eso no es responsabilidad ni de la PDI ni de Carabineros, sino de los que tienen a su cargo el cuidado de la comunidad. Es decir, los políticos.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete