Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 03 de abril, 2020

Pablo Valderrama: Derecha reformista

Director Ejecutivo Idea País. Pablo Valderrama

Suena cliché, pero la derecha debe entender de una vez que no puede ser una mera plataforma económica o una máquina administradora del poder ya que cuando esto último ocurre, el terreno se vuelve idóneo para dar lugar a crisis sociales como la que enfrentamos.

Pablo Valderrama Director Ejecutivo Idea País.

¿YA RECIBES EL PODCAST “DETRÁS DE LA NOTICIA”?

Cada noche el director de El Líbero, Eduardo Sepúlveda, cierra la jornada con un comentario en formato de audio enviado por WhatsApp, donde en pocos minutos analiza los hechos que marcaron el día y proyecta escenarios para el futuro próximo.

Sí ya eres parte de la Red Líbero, solicita el podcast escribiendo a red@ellibero.cl

Sí aún no eres parte de la Red Líbero, suscríbete y ayúdanos a seguir creciendo.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Viva y silenciosa está la crisis política previa al coronavirus. Quien piense lo contrario, probablemente se tropieza con la piedra de siempre: el encandilamiento que producen los porcentajes de aprobación. Así como ocurrió con el proceso constituyente de Bachelet luego del triunfo de Sebastián Piñera –en que el 55% de los votos hizo pensar que no existía algo así como una cuestión constitucional–, algo similar puede ocurrir ahora con la probable buena gestión de la crisis sanitaria.

Y la verdad es que, sea usted de derecha o izquierda, coincidiremos en que el dúo Mañalich-Piñera 2020 enfrentando al virus da bastante más confianza que la pareja Michelle-Helia 2014. Así pareciera confirmarlo el alza en la aprobación al presidente. El problema, sin embargo, es nuevamente el porcentaje: ¿si la dupla sigue con buena venta, será razón para olvidarnos de todo lo que pasó previo al coronavirus? Algunos intentarán pisar el mismo palito, pero la experiencia ya debiera enseñarnos algunas lecciones. Por de pronto, que es tiempo de, con ideas propias, hacerse cargo de la dura realidad. Quiérase o no, la derecha está viviendo una aplastante derrota cultural. No cuenta con organizaciones sociales, sindicatos, federaciones universitarias, artistas, músicos ni nadie del mundo de la sociedad civil que respalde sus ideas. Probablemente ellos ven a este sector –algunas veces con bastante razón– como un grupo de extraños reunidos en su “club” para defender con entusiasmo el statu quoEsa imagen, sin embargo, se combate con un firme compromiso reformista que implica romper ese permanente e innato miedo de la derecha.

El primero de ellos tiene que ver con abrirse a otros públicos. Es innegable que la diversidad en este sector no es su mayor activo. No solo en orígenes o realidades socioeconómicas, sino también en trayectorias educativas. Por citar solo un ejemplo, el ministro de Hacienda –el mismo que la derecha y otros sectores políticos aplauden de pie– es el primer ministro que no fue formado en las tradicionales escuelas americanas de economía. Además, no estudió “economía a secas”, sino que economía política, una disciplina con bastante mayor amplitud. ¿Cuántos casos como él habrá? Sin duda que muchos, pero no han tenido el reconocimiento deseable.

El otro miedo dice relación con estar dispuestos a revisar algunos pilares del modelo actual. Solo por dar un ejemplo, el mercado de las AFP hace mucho tiempo que debió ser modificado, sin embargo, recién este año se propuso introducir cambios a la estructura de ahorro y a las administradoras, permitiendo que otras organizaciones, distintas a las sociedades anónimas, participen en ella. Algo similar ocurre con las Isapres: ¿por qué no ofrecer un plan único de salud o un sistema de multiseguros? ¿Por qué la derecha no se hace cargo de las alzas unilaterales de los costos de los planes? ¿Qué pueden decir en materia de descentralización y empoderamiento regional? ¿Por qué no ofrecer una política de integración para los pueblos originarios, tal como lo sugería Gonzalo Vial ya en 1999? ¿Ingreso mínimo garantizado y políticas integrales para fortalecer a la familia también?

En fin. Son muchos los cabos sueltos y poca la actitud real de tomárselos en serio. Suena cliché, pero la derecha debe entender de una vez que no puede ser una mera plataforma económica o una máquina administradora del poder ya que cuando esto último ocurre, el terreno se vuelve idóneo para dar lugar a crisis sociales como la que enfrentamos.

Una vez que el coronavirus pase, volveremos a mirarnos al espejo y nos preguntaremos nuevamente cómo encausar la crisis. El problema es que mientras la derecha no se presente a sí misma como un sector de vanguardia y reformista, el futuro no será muy prometedor. Después de todo, este sector no puede vivir de aprobaciones ciudadanas a costa de crisis que ocurren cada 100 años.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿YA RECIBES EL PODCAST “DETRÁS DE LA NOTICIA”?

Cada noche el director de El Líbero, Eduardo Sepúlveda, cierra la jornada con un comentario en formato de audio enviado por WhatsApp, donde en pocos minutos analiza los hechos que marcaron el día y proyecta escenarios para el futuro próximo.

Sí ya eres parte de la Red Líbero, solicita el podcast escribiendo a red@ellibero.cl

Sí aún no eres parte de la Red Líbero, suscríbete y ayúdanos a seguir creciendo.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar: