Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 15 de mayo, 2020

Pablo Fuenzalida: Las claves de la “nueva normalidad”

Coach y socio fundador de Dinámicas Humanas Pablo Fuenzalida

Si realmente estamos comprometidos con poner lo mejor de nosotros en este momento, el primer paso es hacernos cargo de nuestra propia gestión emocional, ponerle cuerpo, disciplina y voluntad, para poder actuar luego con mayor empatía, comprensión y paciencia.

Pablo Fuenzalida Coach y socio fundador de Dinámicas Humanas

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

La “nueva normalidad” viene ligada al alcohol gel y la mascarilla, pero el valor de estos utensilios radica en que los usemos. Es decir, la acción –y no la intención- es lo que hará la diferencia en este contexto.

Estamos entrando a una nueva forma de convivir y hacer empresa en medio de una sensación de incertidumbre que, probablemente, nunca habíamos vivido y que nos lleva a formular preguntas sin respuestas aún, lo que nos genera ansiedad sobre el futuro inmediato. La gestión emocional -hoy más que nunca- es clave para afrontar con mayor efectividad esta crisis, pasando a ser una competencia directiva clave para esta “nueva normalidad”. Desde 1995, con los estudios que hiciera Daniel Goleman, ya teníamos evidencia del valor de la gestión emocional en el mundo organizacional y su valor en el ejercicio del liderazgo, particularmente para los cargos de alta dirección. ¿Por qué si sabemos lo necesaria y valiosa que es esta habilidad, su desarrollo es mínimo? Porque hay una diferencia entre saber lo que hay que hacer, y hacerlo. La clave para pasar a la acción es disciplina y voluntad.

En momentos de incertidumbre como el actual, necesitamos pasar a la acción y descargar emocionalmente nuestro estrés. Esto pasa por la acción corporal y mental de sacar afuera diariamente las sensaciones y sentimientos que nos están inundando para descomprimirnos emocionalmente y sentir alivio. Corporalmente, una medida efectiva consiste en sacar la voz con fuerza en un ejercicio consciente de expresión de la tensión, con movimientos corporales de tensar y soltar.

Lo anterior nos sirve para enfrentar esta nueva normalidad que, desde la perspectiva emocional, implica una frágil estabilidad emocional, tanto propia como en los equipos de trabajo y un cansancio más profundo que el físico.

Por tanto, si realmente estamos comprometidos con poner lo mejor de nosotros en este momento, el primer paso es hacernos cargo de nuestra propia gestión emocional, ponerle cuerpo, disciplina y voluntad, para poder actuar luego con mayor empatía, comprensión y paciencia.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar: