Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 31 de diciembre, 2015

Oportunidad perdida en La Araucanía

¿Cómo es posible que una Presidenta de la República haga un viaje a escondidas, con engaños a la prensa y a los convocados a una reunión donde participaron algunas víctimas de la violencia radicalizada y un representante de la iglesia?
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El controvertido viaje de la Presidenta Michelle Bachelet a La Araucanía se transformó en una mala forma de terminar el año 2015, que se inició en febrero, curiosamente en la misma región, donde se enteró por la prensa de los manejos del caso Caval, según comunicó posteriormente en un punto de prensa en La Moneda.

En esa misma fecha se le solicitó que viniera a La Araucanía en visita oficial, pero nunca hubo respuesta, al punto que el tan demandado viaje, del que esperábamos la Mandataria aportase con soluciones concretas y auspiciosas para la IX Región, se convirtió en un periplo tramado soterradamente desde la artimaña, sin la agenda prometida por ella misma hace pocos días.

 ¿Cómo es posible que una Presidenta de la República haga un viaje a escondidas, con engaños a la prensa y a los convocados a una reunión donde participaron algunas víctimas de la violencia radicalizada y un representante de la iglesia? De hecho, todo fue tan inoportuno y desacertado, que se llegó al extremo de ocultarle información a su propio Ministro del Interior, Jorge Burgos -supuestamente persona de su confianza, ni más ni menos-, quien era el único que había demostrado un genuino interés por avanzar en soluciones y que ya había visitado cinco veces la IX Región.

En la suma y resta, la Presidenta Bachelet perdió una gran oportunidad. Me atrevo a decir, incluso, que difícilmente había otra manera peor de organizar esta visita. Parece que el sello distintivo del actual gobierno es “para qué hacer las cosas bien, si es más fácil hacerlas mal”…

Sin embargo, si algo podemos rescatar de lo sucedido, es la actitud de quienes -siendo convocados bajo argucias y percatándose en el mismo momento de lo que realmente se ocultaba- de igual modo decidieron participar en la reunión, primando en ellos el respeto y amor por La Araucanía, actitud que lamentablemente no se vio -ni se ha visto- en la primera autoridad del país.

Esperamos que todo esto sirva, ojalá pronto y de una vez por todas con un mínimo de seriedad, para ir a las soluciones de fondo y definitivas, que el gobierno al fin corrija las pésimas e infructíferas políticas públicas seguidas por tantos años y que sólo han dado como resultado aún más violencia y pobreza para nuestra región.

 

Alejandro Martini Iriarte, Movimiento Paz en La Araucanía.

 

 

FOTO:AGENCIAUNO.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más