Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 04 de febrero, 2017

Mr. President y los chapaleles

¿Sabrá Trump que en adelante será responsable de las hogueras en nuestro país? Porque el calentamiento global existe, no es una estafa inventada por los chinos, como plantea el Presidente.
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Donald J. Trump juramenta como Presidente sobre dos biblias. La imagen del Capitolio se ve impoluta. A la misma hora en Chile nos azotan incendios descomunales. ¿Sabrá él que en adelante será responsable de las hogueras en nuestro país? Porque lo único concreto y real es que el calentamiento global existe, no es una estafa inventada por los chinos, como plantea Trump. 

Según el sitio oficial de la Nasa, la evidencia científica del calentamiento es «inequívoca«. La Tierra viene calentándose desde 1880. La mayor parte ha ocurrido en los últimos 35 años, específicamente los últimos 16, y hay consenso en que la causa principal es la deforestación y el uso de combustibles fósiles. Irremediablemente, el deshielo avanzará, el nivel del mar subirá, hará más calor y se multiplicarán los incendios. La pregunta es cuánto.

La Conaf ya lo advirtió en 2015: «El calentamiento global aumentará los riesgos de incendios en Chile«. Ya se han quemado 150.000 hectáreas, han muerto varios chilenos y muchos agricultores o gente de trabajo perdió sus esfuerzos de toda una vida. El calentamiento global transforma nuestros bosques y campos en verdaderas piscinas de parafina, quedando a merced de la generación espontánea de fuego, como ocurría en Australia antes de la llegada de ser humano, de ciudadanos descuidados, o derechamente de un nuevo tipo de terrorismo de fósforo y locura.

Pero Trump repite su nuevo credo: América Primero. Y con su retroexcavadora elimina toda referencia al cambio climático de la página web de la Casa Blanca y levanta la prohibición de Obama para construir los oleoductos de Keystone y Dakota. Luego, y tal como lo prometió, el nuevo Presidente apuntará contra el Plan de Acción Climático de Obama, la desregulación de la industria del carbón, el alzamiento de las políticas restrictivas a las nuevas prospecciones petroleras, y el fin de los subsidios a la producción de energías renovables. A nivel internacional, desahuciará el Acuerdo de París con el cual las naciones se comprometían a mantener el aumento de la temperatura media mundial por debajo de los 2°C respecto a los niveles preindustriales.

Con energía sucia Estados Unidos puede crecer y crear más empleo, pero a expensas de la biosfera y la futura sustentabilidad del planeta. América Primero parece indicarnos que si el cambio climático tiene efectos adversos sobre otros países, serán problemas para los que lleguen segundo, es decir, los perdedores, las naciones pobres que no tienen recursos tecnológicos para mitigar los efectos del calentamiento, como el avión Evergreen Supertanker 747 que nos prestaron para combatir los incendios y que tanto nos ha ayudado.

Si la oposición a Trump no resulta, y si aún estamos vivos en Chile, podremos hacer un gran curanto con chapalele de Arica a la Antártica. Quién sabe si inventamos un nuevo producto no tradicional.

 

Francisco Torres Rodríguez, economista

 

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: