Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 18 de abril, 2019

Monserrat Risco: Los “Nini”: un desafío urgente

Investigadora, Centro de Estudios Bicentenario y Centro de Extensión y Estudios USS Monserrat Risco

De acuerdo a un estudio reciente, existen 528.000 personas entre 15 y 29 años que “ni estudian ni trabajan». Un grupo tan amplio no puede medirse con la misma vara y es necesario segmentar para comprender mejor el problema y elaborar mejores estrategias de solución, dependiendo de cada realidad específica.

Monserrat Risco Investigadora, Centro de Estudios Bicentenario y Centro de Extensión y Estudios USS
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Recientemente, el Observatorio Laboral del Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (SENCE) ha presentado un estudio titulado “Los Nini desde la perspectiva del empleo”. Este arroja cifras bastante preocupantes en cuanto a la situación de los jóvenes entre 15 y 29 años en nuestro país.

De acuerdo al estudio, existen 528.000 personas que “ni estudian ni trabajan”, situación a partir de la cual nace el concepto de “Nini”. Esta alta cifra, que corresponde aproximadamente al 13% de los jóvenes entre 15 y 29 años, es digna de nuestra atención: ¿qué lleva a una persona de esa edad a no estudiar ni trabajar? Para dilucidar esta pregunta, es necesario segmentar a la población de dicha edad: adolescentes (15-19 años), jóvenes (20-24 años) y adultos jóvenes (25-29 años), además de hacer un examen serio sobre el último nivel de estudios alcanzados, situación socioeconómica, y sobre todo identificar en qué región se concentran, con el objetivo de focalizar las soluciones. Un grupo tan amplio no puede medirse con la misma vara y es necesario segmentar para comprender mejor el problema y elaborar mejores estrategias de solución, dependiendo de cada realidad específica.

Ciertamente, uno de los problemas más importantes que presenta el alto número de jóvenes “Nini” es que no se reconoce como una urgencia social, por lo tanto no existe una política pública a la altura de las circunstancias. El SENCE realiza importantes esfuerzos en términos de capacitación laboral para distintos grupos etarios, incluyendo a los jóvenes. Sin embargo, si se desconocen las causas de fondo de esta situación, el problema persistirá.

De esto se derivan varias consecuencias, como, por ejemplo, la estigmatización. En el 1° Consejo Regional de Capacitación realizado por el SENCE Metropolitano en 2018, uno de los expositores señaló que “los Nini no necesariamente son personas ociosas y sin aspiraciones”, pero que su condición “puede derivar en problemas de inserción en la violencia, drogas, etc.”, foco donde debemos poner atención. La prevención es clave en este caso. Se suma, además, la situación de la pobreza: “Los Nini tienen una trayectoria laboral más pobre que sus pares No Nini… se caracterizan por una escasa presencia en el mercado laboral, baja permanencia en sus empleos y una situación salarial precaria” (Gustavo Cabezas, PNUD, 2015).

La cuestión de los “Nini” excede el tema económico, ya que también afecta a otros índices relativos a la delincuencia, drogas, salud mental, entre otros.

Otro punto importante, es que hay más mujeres “Nini” que hombres, y que conforme avanzan en edad, esta brecha va en aumento. Entre la población adolescente, el 20,7% de las mujeres se encuentran en esta situación, frente un 9% de hombres; mientras, que entre jóvenes adultos, las mujeres representan el 23,3% y los hombres un 5,6% (Comunidad Mujer, 2017). Cabe aquí preguntarse por diferentes situaciones que afectan mayoritariamente o exclusivamente a las mujeres, como el embarazo adolescente, el cuidado de adultos mayores y niños, entre otros. En un momento donde la sociedad reclama mayores condiciones de igualdad para hombres y mujeres, es necesario atender a las razones de esta brecha.

Finalmente, el reciente estudio del Observatorio Laboral del SENCE muestra una realidad que es clave considerar a la hora de evaluar el problema de los “Nini”: solo el 19% de la población en esta situación estaría disponible para aceptar un trabajo si se los ofreciera, mientras que el 56% responde que no y un 24% que sí, pero “en otra época del año”.

La cuestión de los “Nini” excede el tema económico, ya que también afecta a otros índices relativos a la delincuencia, drogas, salud mental, entre otros. Conocer las causas de este grupo creciente y consolidado es hacerse cargo de una realidad que no ha sido considerada con la urgencia que requiere. Resolver el problema, además, sería una buena oportunidad para un trabajo interministerial que pusiera en marcha a los más diversos técnicos y especialistas con un objetivo común. Sería interesante una labor conjunta de los ministerios de Desarrollo Social, Educación y Trabajo, sumado a las iniciativas del SENCE, para promover la inserción social plena de os jóvenes de nuestro país.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más