Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 06 de septiembre, 2018

Monserrat Risco: Una bandera de lucha inagotable 

Investigadora, Centro de Estudios Bicentenario y Centro de Extensión y Estudios USS Monserrat Risco

La lucha por las dos vidas no termina con la promulgación del aborto en tres causales, ni se agota en la propuesta del aborto libre. Implica generar una cultura por la vida, promover una sociedad que genere las oportunidades para los niños, desarrollar instancias de integración social sin importar su origen socioeconómico.

Monserrat Risco Investigadora, Centro de Estudios Bicentenario y Centro de Extensión y Estudios USS
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El pasado mes de agosto fue presentado en el Congreso el proyecto de aborto libre. Es importante tener en cuenta que los representantes políticos que impulsaron este proyecto de ley, junto con varios que apoyan la iniciativa, hasta hace algún tiempo le aseguraron a la sociedad que el aborto en tres causales “sería sólo eso”. Sumado a lo anterior, podemos mencionar los controvertidos dichos de la “defensora” de la Niñez, Patricia Muñoz, quien aseguró en El Mercurio que ella sólo protege “al niño nacido”, discriminando de manera arbitraria a quienes aún se encuentran en el vientre materno.

Esta nueva arremetida en contra de la vida del niño que está por nacer pone en el centro de la discusión al aborto y, sobre todo, el derecho a la vida. Esto se convierte, quizás, en el tema más debatido en la sociedad actual, junto con el de educación.

 

Algo cambió cultural y legalmente. La defensa de la vida del niño que está por nacer se convirtió, para algunos, en motivo de vergüenza y de un falso símil con “retroceso”.

 

Así las cosas, cabe preguntarnos ¿quién protege a los niños que están por nacer?, ¿cómo se le otorga protección y acompañamiento a las madres que poseen un embarazo vulnerable o no deseado?, ¿por qué manifestarse a favor de la vida, en una sociedad que pareciera avanzar a pasos agigantados hacia el aborto libre? El derecho a la vida del que está por nacer nos interpela como sociedad, en cuanto al futuro que queremos: ¿nos rendiremos frente a una ley injusta, aprobada por una eventual mayoría circunstancial?

 

La defensa de la vida debe ser una bandera de lucha permanente e inagotable en cualquier sociedad. Por mucho tiempo podíamos enorgullecernos de ser uno de los pocos países sin aborto, de ningún tipo. Sin embargo, algo cambió cultural y legalmente. La defensa de la vida del niño que está por nacer se convirtió, para algunos, en motivo de vergüenza y de un falso símil con “retroceso”. En Chile la defensa de la vida del niño que está por nacer debiera ser una primera motivación, porque el primero de los Derechos Humanos es el derecho a nacer y vivir.

 

De acuerdo a diversos estudios, las situaciones de embarazos vulnerables que poseen acompañamiento tienen un éxito de más del 80% en la prevención del aborto.

 

Para esto, acompañar a las madres es fundamental. El acompañamiento debería ser una iniciativa integral, fomentada tanto por el Estado como por privados, donde converjan actores de ambos sectores a favor de un programa de largo alcance. De acuerdo a diversos estudios, las situaciones de embarazos vulnerables que poseen acompañamiento tienen un éxito de más del 80% en la prevención del aborto (Koch, 2013), cifra que debemos tener en cuenta cuando, a 10 meses de la promulgación del aborto en 3 causales, sólo el 8% de las mujeres que ha consulado a médicos por este tema ha decido continuar con su embarazo.

 

La lucha por las dos vidas no termina con la promulgación del aborto en tres causales, ni se agota en la propuesta del aborto libre. Salvar las dos vidas implica más que otorgar acompañamiento a la madre, es generar una cultura por la vida, promover una sociedad que genere las oportunidades para los niños, desarrollar instancias de integración social sin importar su origen socioeconómico.

 

En definitiva, es necesario comprender la importancia del derecho a la vida del que está por nacer, junto a la promoción de reales oportunidades para una vida digna para todos los que ya han nacido.

 

FOTO: LEONARDO RUBILAR CHANDIA/AGENCIAUNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete