Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 17 de agosto, 2018

Mónica Reyes: La autoridad de la convicción

Mentora en Reinvención Laboral Mónica Reyes

Para liderar exitosamente y hacer historia, se requiere ejercer el rol con la autoridad y propiedad que otorgan las convicciones más profundamente arraigadas en el espíritu.

Mónica Reyes Mentora en Reinvención Laboral

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Con la reciente renuncia de Mauricio Rojas a su cargo de ministro nos volvemos a plantear el dilema de las convicciones personales de las autoridades. Todos, cuando trabajamos, debemos cumplir el rol que se nos encarga y hacer lo que se espera desde esa posición. El encargo tiene que ver con algo que se nos pide, que no siempre es lo que nos gustaría hacer. Por eso es un trabajo y hacemos lo que se espera o necesita de nosotros. En nuestra vida personal, en cambio, somos libres de elegir y podemos decidir lo que nos parezca mejor.

 

Sin embargo, lo anterior no significa que estemos obligados a hacer lo que va en contra de nuestras convicciones más personales por cumplir con un rol determinado. Estas dos fuerzas, convicción y autoridad, pueden potenciarse infinitamente cuando la energía fluye en un mismo sentido, pero entran en tensión cuando lo hacen en dirección contraria. Si debemos decir o hacer algo que es contrario a nuestras convicciones, se desata un conflicto interno que tendrá consecuencias externas.

 

¿Vale la pena ser ministro de Estado si uno tiene que renunciar a sus convicciones personales?

 

Probablemente Mauricio Rojas dijo lo que sus convicciones más profundas de converso le dictaron y de la forma en que él lo siente y piensa; pero la opinión pública se pregunta: ¿Es lo adecuado y esperable del ministro de Cultura de Chile? Las posibles respuestas constituyen materia de discusión y cae la siguiente pregunta: ¿Vale la pena ser ministro de Estado si uno tiene que renunciar a sus convicciones personales?

 

La decisión es de cada cual, pero lo cierto es que para ser ministro se exigen habilidades comunicacionales y políticas que, cuando no se manejan bien, pueden tener altos costos para un gobierno y sus gobernados. A tener en cuenta, ya que son las reglas del juego.

 

Y, por otro lado, no cabe duda que para liderar exitosamente y hacer historia se requiere ejercer el rol con la autoridad y propiedad que otorgan las convicciones más profundamente arraigadas en el espíritu. Así se constituyen los líderes inspiradores, quienes, lejos de resguardarse en la corrección política, creen profundamente en lo piensan, lo dicen y actúan en consecuencia, logrando atraer y guiar al resto con la autenticidad y pasión con que suelen defender sus ideales.

 

FOTO: SEBASTIAN BELTRAN GAETE /AGENCIAUNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar: