Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 9 marzo, 2021

Michèle Labbé: Mercado y discriminación femenina

Economista Michèle Labbé

La economía real nos muestra que las brechas salariales entre hombres y mujeres no son producto de una discriminación por género, sino de la leyes que buscaron protegernos.

Michèle Labbé Economista
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

A un día de la conmemoración del Día de la Mujer, y obviando los condenables actos de violencia realizados por antisociales que utilizan cualquier excusa con tal de sembrar la inseguridad, el miedo y la anarquía, cabe preguntarse porqué estamos conmemorando este día y cómo hemos evolucionado como sociedad.

El 8 de marzo se conmemora la lucha de la mujer por su participación en la sociedad, bajo los mismos derechos y deberes que los hombres, razón por la cual no existe un día internacional del hombre, duda que a muchos nos ha asaltado más de alguna vez.

La realidad, vista desde los ojos de una mujer nacida en el siglo XX y que hoy vive en el siglo XXI, es que pocas de nuestras abuelas pudieron estudiar en la universidad, menos ejercieron su profesión, una minoría de nuestras madres trabajabó tiempo completo y aún las mujeres de mi generación e incluso menores siente un gran remordimiento de conciencia de no estar en casa con sus hijos, generando una dualidad en la que vivimos día a día.

El mundo ha cambiado, ciertamente. Quedan muy pocos lugares a los que las mujeres no pueden acceder, y estos pronto serán conquistados por mujeres temerarias y fuertes que han decidido hacer oídos sordos al qué dirán.

El cambio, como todo cambio, ha sido revolucionario, generando en su camino múltiples heridos y problemas sin resolver. Aún queda mucho camino por recorrer, aún hay resabios de machismo, mayores o menores. Mientras los niños siguen en su mayor parte siendo responsabilidad de las mujeres, la casa y los deberes del hogar lo son cada día menos. Pero, por cierto, el mundo para mis hijas es mucho más fácil que el que yo enfrenté.

Para nuestro género, uno de los temas que más duele y genera división es el de la discriminación femenina y las brechas salariales que ello generaría entre hombres y mujeres.

En este tema, mi opinión como economista y como emprendedora es ciertamente muy distinta a la de la mayoría de mis congéneres. Entendiendo que para muchas mujeres, ser consideradas igualmente capacitadas que los hombres nos ha costado el doble de trabajo, y más difícil aún para las mujeres lindas, simpáticas o con bellos cuerpos, la economía muestra que no existe discriminación salarial entre hombres y mujeres, entendiendo como discriminación el que a los hombres se les pague más –a igualdad de condiciones- que las mujeres, sólo por el hecho de ser hombres.

Aunque sea difícil de entender para muchas, la realidad es que el mercado no discrimina entre géneros. Un emprendedor o empresario no le pagará menos a una mujer sólo por ser mujer, pues de ser así, yo como emprendedora (o un emprendedor o empresario avispado) podría contratar fuerza de trabajo femenino con la misma productividad que los hombres y a menores costos, lo que me permitiría cobrar más barato por los bienes o servicios que ofrezco al mercado, o generar más utilidades que el resto de mis competidores.

Cuando mi competencia se dé cuenta que gana menos que yo solo porque yo contrato mujeres, o que puedo cobrar más barato y vendo más, sólo porque contrato mujeres, a menos que sea un loco, va a empezar a contratar mujeres el también. Cuando ellos sucede, aumenta la demanda por trabajadoras, lo que hace aumentar sus salarios, hasta que se igualan a los de los hombres, donde nadie puede alcanzar mayores utilidades, solo por cambiar el genero promedio de sus trabajadores. De este modo, el mercado busca sus propios equilibrios, inhibiendo de cualquiera de capacidad de discriminar por género.

Sin embargo, las cifras no mienten. ¿Por qué existen brechas salariales entre hombres y mujeres? Porque hay dos salarios, el salario bruto, que consiste en el costo para la empresa de contratar a un determinado trabajador, y el salario líquido, que es lo que recibimos en efectivo a fin de mes.

Nuestra sociedad ha decidido que quiere proteger a las mujeres y en específico a las madres, y para ello, se han aprobado leyes de protección, como por ejemplo, el pre y postnatal, que pese a no ser pagado por las empresas, generan como consecuencia un derecho a la madres a poder tomar días y/o meses de licencia, que tienen un costo para el empresario. Pues el Estado o la Isapre paga a la mujer el salario, pero nadie compensa a la empresa o emprendimiento por el costo que implica buscar un reemplazo y capacitarlo, como consecuencia que una de sus mujeres trabajadoras hagan uso de su derecho a licencia.

Dado que los hombres no gozan de la misma licencia (tienen algunos derechos pero son menores), su costo de reemplazo es menor y, por tanto, el costo empresa promedio de contratar un hombre es más bajo. Como el mercado busca su propio equilibrio, aumenta la demanda por trabajadores hombres y se incrementa su salario, compensando el costo empresa que genera la “protección” a la mujer.

De este modo, la economía real nos muestra que las brechas salariales entre hombres y mujeres no son producto de una discriminación por género, sino de la leyes que buscaron protegernos. Esto no es más que otro ejemplo, de que se dictan demasiadas leyes, que con buenas intenciones, terminan dañando a los ciudadanos, que en este caso, son las ciudadanas.

  1. Osvaldo Quiroga dice:

    Michele, mas importante que el costo de contratar y capacitar un reemplazo para los días de pre y post natal, es el pago de la sala cuna por hasta dos años después del parto.
    Entiendo que hubo un proyecto de Ley para cambiar esto, repartiendo el costo de la sala cuna entre todos los empleadores en base al numero de trabajadores empleados, mediante una cotización adicional, pero entiendo que aun no se aprueba… El costo de sala cuna mensual es de mas de 200 mil, subiendo significativamente las remuneraciones de mujeres de baja calificación.

    “¿Cuáles son las formas en que un empleador puede cumplir con la obligación de proporcionar el beneficio de sala cuna?
    El empleador -que ocupa 20 o más trabajadoras de cualquier edad o estado civil- puede dar cumplimiento a la obligación de otorgar el beneficio de sala cuna, a través de tres alternativas: a) creando y manteniendo una sala cuna anexa e independiente de los lugares de trabajo, b) construyendo o habilitando y manteniendo servicios comunes de sala cuna con otros establecimientos de la misma área geográfica, y c) pagando directamente los gastos de sala cuna al establecimiento que haya designado el empleador para que la trabajadora lleve a sus hijos menores de dos años. En todos estos casos la sala cuna deberá contar con autorización de funcionamiento o reconocimiento oficial del Estado, ambos otorgados por el Ministerio de Educación.

    De conformidad con lo establecido en el artículo 203 del Código del Trabajo, el empleador que ocupa 20 o más trabajadoras de cualquier edad o estado civil, tiene la obligación de tener salas anexas donde las mujeres trabajadoras pueden dar alimento a sus hijos menores de dos años y dejarlos mientras trabajan. Ahora bien, el empleador puede dar cumplimiento a la obligación antes señalada a través de tres alternativas: a) creando y manteniendo una sala cuna anexa e independiente de los lugares de trabajo, b) construyendo o habilitando y manteniendo servicios comunes de sala cuna con otros establecimientos de la misma área geográfica, y c) pagando directamente los gastos de sala cuna al establecimiento que haya designado el empleador para que la trabajadora lleve a sus hijos menores de dos años. En todos estos casos la sala cuna deberá contar con autorización de funcionamiento o reconocimiento oficial del Estado, ambos otorgados por el Ministerio de Educación. De esta forma, las normas previstas en el artículo 203 del Código del Trabajo, establecen en forma categórica las modalidades específicas para dar cumplimiento a la obligación de proporcionar servicios de sala cuna, de manera que no resulta procedente otorgar el beneficio aludido en términos distintos a los señalados precedentemente.
    (Ver: Código del Trabajo, artículo 203; Dictamen 1399/79, de 08/05/2002)”
    https://www.dt.gob.cl/portal/1628/w3-article-60079.html

  2. Osvaldo Quiroga dice:

    El proyecto de Ley de Sala Cuna Universal…
    “Fue presentada en mayo del 2018. Al Congreso, entró 3 meses después. Desde esa fecha, han pasado 20 meses y aún no termina su primer trámite legislativo en el Senado. Hablamos de la Sala Cuna Universal, una de las principales propuestas de la Agenda Mujer presentada por el Presidente Sebastián Piñera.”
    https://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2020/03/10/tras-20-meses-de-tramitacion-proyecto-de-sala-cuna-universal-sigue-entrampada-en-el-congreso/

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO