Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 29 septiembre, 2020

Michèle Labbé: ¿A la caza de un nuevo 10% o del sistema de capitalización individual?

Economista Michèle Labbé

El proyecto de diputados de la oposición supone la entrega de un bono de $500 mil para aquellos que ya hayan agotado los recursos de sus cuentas individuales, y “en general para aquellos que no poseen ahorros en el sistema privado de pensiones”; es decir, para todo el resto de los chilenos, sin importar la edad. Todo lo anterior, obviamente a cuenta de recursos fiscales, o sea, a cuenta del trabajo de todos los chilenos.

Michèle Labbé Economista
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Una nueva moción parlamentaria -proyecto de ley de los diputados René Alinco, Esteban Velásquez y Alejandra Sepúlveda- para el retiro de un segundo 10% de las cuentas de capitalización individual para pensiones fue presentado en la sala de la Cámara de Diputados la semana pasada.

Empecemos por analizar el extra de la moción. El proyecto incluye la entrega de un bono de $500 mil para aquellos que ya hayan agotado los recursos de sus cuentas individuales, y “en general para aquellos que no poseen ahorros en el sistema privado de pensiones”, es decir, para todo el resto de los chilenos, no importa la edad, o si son el señor Luksic, quien probablemente no necesite dicho bono. Todo lo anterior, obviamente a cuenta de recursos fiscales, o sea, a cuenta del trabajo de todos los chilenos, pues de ahí salen los recursos fiscales, de nuestro trabajo. Esto implica que la medida la financian todos los chilenos, menos ellos.

Lo anterior indica que sólo por lo anterior, la moción ya es inadmisible, pues sólo el gobierno puede proponer proyectos de ley que impliquen gasto fiscal, pues es el gobierno, y no ellos, quien fue elegido democráticamente para administrar nuestros recursos, gran e importante punto que los parlamentarios tienden o quieren olvidar.

Pero volvamos ahora al 10% adicional. El retiro del primer 10% ya fue una muy mala política pública, pues le entregó recursos líquidos a los trabajadores a cuenta de disminuir sus pensiones futuras, en condiciones en que todos reconocen que las pensiones son bajas, y por tanto, el retiro del 10% las va a hacer aún más bajas; lo que por cierto, es la razón fundamental que la oposición al gobierno argumenta para querer cambiar el sistema actual de pensiones en Chile.

Aprobar un segundo retiro de 10% es aún una peor política pública, pues con el primer retiro ya cayeron las pensiones futuras, pero por último se buscaba entregar recursos a los chilenos que por efectos de la pandemia estaban bajo cuarentena estricta, sin poder salir a trabajar, y por tanto, no estaban recibiendo ingresos. En este sentido, el retiro del 10% fue un parche, un mal parche, pero parche al fin y al cabo.

Hoy las cuarentenas se han levantado en la mayor parte del país, lo que implica que la gente ya puede volver a trabajar; el problema es el desempleo, por tanto, el esfuerzo fiscal debe estar enfocado en generar las condiciones para que se genere empleo, las personas puedan encontrar empleo y los ingresos que reciban sean el fruto de su trabajo, y por tanto, sean sustentables en el tiempo. Ya no se necesitan soluciones parches, menos malos parches. Se necesitan soluciones de largo plazo, que permitan que nuestros ciudadanos puedan volver a reconstruir sus vidas post pandemia.

Muchos… muchos parlamentarios, de todo el espectro político, parecen caer en la tentación del voto fácil, justificando su apoyo a la medida, diciendo que es lo que la gente necesita y lo que la gente lo pide. Sin embargo, parecen olvidar que ellos deben tomar decisiones para el bien del país, y no para sus propias ganancias personales. Peor aún, parecen escuchar la voz del pueblo sólo cuando les conviene, pues cuando lo que el pueblo pide algo que a ellos no les gusta, parecen hacer oídos sordos.

En efecto, cuando sólo un 12% de los chilenos quiere que el 6% de cotización adicional para pensiones se destine a un fondo solidario y no a sus cuentas individuales, la oposición en masa se niega rotundamente a dividirlo en dos partes iguales: una destinada a las cuentas individuales y la otra al fondo solidario (proyecto del gobierno). Menos dispuesta está a entregar el 6% de cotización a las cuentas individuales de cada trabajador, tal como la mayor parte de los trabajadores quiere.

Tampoco son capaces de escuchar la voz del pueblo cuando se refiere a la administración de los fondos de pensiones. Un 78% de los chilenos quiere poder decidir personalmente quien le administra su fondo de pensiones, ya sea las AFP o una AFP estatal en caso de existir, mientras que los parlamentarios de oposición, ajenos a los deseos de los chilenos, o del pueblo, como a ellos les gusta decir, cierran filas en torno a que el 100% de la cotización adicional de pensiones sea administrada por un nuevo ente estatal, donde probablemente ya más de alguien se estará encargando de cuotear y “apitutar” a alguno de los suyos.

¿No será que los parlamentarios que buscan el retiro del segundo 10% tienen por objetivo final la destrucción de un sistema de pensiones contrario a su doctrina, vaciando la mayor parte de las cuentas individuales de los trabajadores y, por tanto, debilitando la defensa que hoy hacen los trabajadores chilenos de sus cuentas de pensiones y de su derecho a elegir?

Nuestros parlamentarios parecen haber olvidado que juraron guardar la Constitución Política de la República cada vez que presentan y apoyan mociones inadmisibles o abiertamente inconstitucionales, lo que hacen cada vez que les conviene y cada vez más seguido. Y parecen haber olvidado que juraron desempeñar fiel y lealmente el cargo que la Nación les confió cuando dejan de velar por el bien de todos los chilenos y no por su egoístas ganancias o creencias personales.

  1. Veronica Munita Bennett dice:

    Así como es incomprensible que la oposición y el gobierno no escuchen a la mayoría de la ciudadanía que clama porque quiere que la cotización adicional vaya a sus cuentas individuales, tampoco se entiende que no esté en la discusión de la reforma de pensiones aumentar la edad de jubilación. Todos los países que han mejorado sus sistemas han hecho cambios al respecto y fueron propuestas tanto de las comisiones Bravo como Marcel. Pero parece que es demasiado impopular.
    Tampoco se entiende que nunca haya estado en la discusión de la reforma de pensiones sacar el incentivo perverso de que a los trabajadores que se les contrata por el sueldo mínimo (aunque no sea real), tienen mejor sistema de salud en Fonasa, por lo que muchas veces piden a sus empleadores que les coticen por esta modalidad.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete