Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 25 octubre, 2020

Mi voto Rechazo por forma

Economista Patricio Arrau

Creo que hemos llegado a un punto de deterioro de nuestra convivencia política tan brutal, que, paradójicamente, solo podemos salir de esta crisis si nuestra clase política despierta, se mira a sí misma y cambia radicalmente.

Patricio Arrau Economista
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Hoy es un día fundamental para nuestro país. Puede ser el inicio de un proceso que inaugura el reencuentro nacional para hacer de Chile un mejor país, o bien puede ser el inicio de un camino de autodestrucción. Mi optimismo endémico me inclina a la primera opción, pero depende de todos que ese sea nuestro destino. Creo que hemos llegado a un punto de deterioro de nuestra convivencia política tan brutal, que, paradójicamente, solo podemos salir de esta crisis si nuestra clase política despierta, se mira a sí misma y cambia radicalmente.

Desde hace muchos años nuestra Constitución ha sido la fuente de una crisis que no encuentran solución institucional. Creo que nuestra historia constitucional presidencialista es la fuente de todos nuestros dolores. El conflicto entre el Presidente y el Congreso ha producido en nuestra historia dos suicidios presidenciales, varias revueltas, una guerra civil, un brutal golpe de estado y, hace un año, un estallido social, acompañado de una insurrección delictual que el Estado no ha podido controlar. Si hay algo que los ciudadanos exigimos a nuestra clase política es precisamente que se entiendan. La actual clase política es responsable de la situación que vivimos de incertidumbre, violencia, temor, y eventualmente de un enfrentamiento nacional que nos puede llevar a una catástrofe.

Esto me lleva al tema de esta columna. Me encantaría que el debate constitucional se aboque al principal problema que tenemos en Chile, esto es, una crisis de gobernabilidad y de representatividad que depende dramáticamente del sistema de régimen político presidencialista que tenemos. Cuando los representantes no representan a la ciudadanía esto es lo que ocurre. La versión hiperpresidencialista que nos delegó la dictadura ha infantilizado el Congreso a tal extremo, que creo que tenemos la peor clase política de representantes desde nuestro retorno a la democracia. Posiblemente el golpe de gracia lo dimos cuando cambiamos el sistema electoral hacia uno proporcional. El sistema presidencial funciona bien cuando el sistema electoral es uninominal, pues tiende a un bipartidismo.

Pero dudo que este tema estará en la Convención Constituyente de abril próximo, aunque muchos demócratas trabajaremos para que ese sea el caso. Mi voto Rechazo, entonces, es por forma, porque deseo un cambio constitucional profundo, que abandone el presidencialismo y mire el parlamentarismo europeo como ejemplo a seguir. Voto Rechazo entonces a la actual clase política que nos llevó a esta crisis y que no está a la altura de resolverla. Una clase política que inventó una solución constitucional para exculparse de su fracaso y decadencia. Rechazo porque la constituciones no se escriben de esta forma, y menos desencadenando expectativas que la constitución no puede satisfacer. Rechazo porque la Constitución es para proteger los derechos fundamentales de las minorías, y no para satisfacer las demandas desenfrenadas de las mayorías.

Tengo claro que ganará el Apruebo. Junto al Rechazo, votaré Convención Constituyente porque no confío en la clase política, pero sí confío en los electores. El actual Congreso no es representativo, tiene un sesgo radicalizado que espero sea castigado en abril próximo. Desde mañana la tarea es diferente. Se trata de buscar la unidad de todos los demócratas, del Apruebo y del Rechazo, para elegir la mejor Convención Constituyente posible y escribir una buena constitución democrática para Chile, derrotando a las fuerzas antidemocráticas que solo se alimentan del enfrentamiento. Son minoría en Chile, se los haremos saber en abril próximo.

@patricioarrau

  1. Veronica Munita Bennett dice:

    Comparto tu visión. Necesitamos un cambio en el sistema político, pero no desde una hoja en blanco. El problema es que los constituyentes serán designados por los mismos partidos políticos que nos metieron en este proceso. Desde mañana 26 de octubre los políticos tendrán que hacer un cambio de estrategia para contribuir a terminar con esta crisis que ellos mismos han provocado y que culparon a la Constitución.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO