“Estoy con el bicho”, con estas palabras el candidato de Apruebo Dignidad confirmó que el resultado de su PCR era positivo. Y como nunca faltan los chistosos, a más de a uno se le ocurrió decir que era el primer examen que aprobaba en su carrera. Pero los que no estaban para bromas eran Yasna y MEO, ambos muy nerviosos y atentos ante el resultado del examen de Boric, a tal punto, que desde muy temprano la candidata de la coalición de centroizquierda, Nuevo Pacto Social, empezó a apretar al niño magallánico para que cantara su veredicto luego. Es evidente cómo las ansias de protagonismo afloran con fuerza en los últimos metros de la carrera.

Con el resultado en mano, la fiesta fue total. Partiendo por la conferencia de prensa en la Cámara de Diputados, en la que aclararon quién era y quién no contacto estrecho del candidato contagiado. Pasada la lista, fueron varios los que desde ese entonces tuvieron que ir a guardarse por unos días y, con ello, perderse la oportunidad de levantar su mano en el hemiciclo. Sí pues, porque ya se acabó el privilegio ese de participar de forma remota. Así la cosa, el más contento era el presidente, porque con el encierro, cayeron varios partidarios de la Acusación Constitucional en su contra.

Y así como no faltan los chistosos, tampoco los pillos. De hecho, algunos aseguraron que para ganar tiempo y lograr que los honorables estuvieran presentes para votar, iban a mandarse interminables exposiciones frente a la Cámara. ¿Qué me dicen? ¿Cómo es posible que el diputado Naranjo, del Partido Socialista, esté hablando de la ley Lázaro que dice “hasta que los diputados puedan caminar” con el objetivo de sacar adelante la acusación contra Piñera? Insólito, gastan tiempo y recursos de todos los chilenos poniéndose creativos. Me hubiese encantado ese mismo ingenio y rapidez para aportar ideas en el sinnúmero de iniciativas que están congeladas en el Congreso como, por ejemplo, la Ley de Pensiones.

Volvamos a Boric, quien esta semana provocó incontinencia verbal gracias a su reestrenado programa. Reestreno que apareció condimentado con una potente sazón comunista, porque no hay que ser experto para distinguir que aquí, los ingredientes de la ultraizquierda son más que evidentes. Basta recorrer su propuesta para entender que Gabriel no solo se contagió de Covid-19, sino que también de las ideas más extremas de los partidarios de Jadue. Sin duda, este último es un bicho tan peligroso como el primero, y admito que mi turbación aumentó capítulo tras capítulo: más que un programa, me pareció una novela de terror digna de Halloween, con la diferencia de que, si toco la puerta, en vez de darme dulces me los van a quitar.

Sea como sea, con reestreno de programa y todo, al niño se le sigue desplomando el castillo de arena. Y es que basta con que abra la boca para que deje la escoba y las redes sociales hagan un festín con sus palabras. Así que aprovecha este encierro para macerar tus ideas. Es como cuando preparo esos ricos bocados de mariscos con camarones, ostiones, pulpo y almejas y los dejo en el refrigerador antes de llevarlos a la mesa. La cosa es bien simple; si los dejo afuera, rápidamente se comienzan a echar a perder, y ni pensar qué pasaría si se me olvida guardarlos en frío antes de irme a dormir. Si lo piensas bien, el bicho fue bueno contigo, te mando a refrigerar por un ratito antes de que te sigas descomponiendo. Quizá con tu silencio perderás menos puntos, y de paso, nos darás un respiro de tanto meme.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta