Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 27 junio, 2021

Mecha Corta: Pastelero a tus pasteles

La cocina política Mecha Corta

La ideologización de este hombre se pasa de la raya y bordea el absurdo. Tanto así, que llegó a asegurar que el Avifavir, otro medicamente promovido por él y de origen ruso, ha logrado que en Recoleta el 100% de los pacientes tratados con la pastillita hayan esquivado la hospitalización producto de la enfermedad.

Mecha Corta La cocina política
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Admito que me encanta la canción “Tropecé de nuevo con la misma piedra” de Julio Iglesias, pero para cantarla, no para vivenciarla. Y es que nuevamente dormí a puros saltos por culpa del edil de Recoleta.

Así es, amigos míos. Después de una buena comida y una copa de vino, tomé asiento frente al televisor para ver el debate de precandidatos presidenciales a las primarias de Apruebo Dignidad entre Gabriel Boric y Daniel Jadue. No sé ustedes, pero a excepción de los protagonistas, el resto ­–set, escenografía y conductores– me transportó a la tierra de Biden y Mickey Mouse. Las tres periodistas estaban estupendas, vestidas y maquilladas como para el mejor baile del año, y Matamala lució su mejor corbata. El candidato Boric muy peinadito, con unos anteojos de adolescente y vestido pulcramente, era la viva imagen del alumno mateo en su primer día de clases. A su izquierda, Daniel Jadue, con su melena partida al medio y en su mano un lápiz Bic al que no le dio descanso de puro nervios; prescindió esta vez de su característico pañuelo, el que probablemente dejó en su taquillero Mini Copper.

Y partió el debate. Durante los primeros minutos, más que una exposición de ideas parecía una reunión social, solo faltaban los canapés de tomate y ají verde y el pisco sour. Todos sonrientes, periodistas y candidatos, entre puros parabienes y palabras de buena crianza, muy diferente a lo sucedido el día anterior, cuando fue el turno de Chile Vamos. Pero la armonía se vino abajo cuando le tocó preguntar a Montserrat Álvarez, quien se fue directo a la yugular del candidato comunista. Bien por eso, Monse. Somos muchos los que estamos hartos de tanta soberbia, mentira y falta de espesura intelectual. ¡El programa de gobierno de Jadue es más liviano que un paquete de cabritas y más peligroso que el peluquero de la selección!

Me dio gusto que la periodista lo pusiera entre las cuerdas cuando lo desafió a responder sobre la sospechosa virtud del Interferón ­–medicamento indicado para la hepatitis C y de origen cubano– que supuestamente, como aseguró Jadue hace un año, impedía la reproducción del virus que nos tiene a todos locos. Sin pelos en la lengua, la Monse le hizo ver la irresponsabilidad de promover un remedio del que ningún estudio científico ha confirmado la utilidad para prevenir el coronavirus.

¡Uy que se enojó el caballero! Si se defendía como si estuviese frente a la mismísima doctora Polo, asegurando que la Universidad Católica estaba elaborando estudios clínicos con Interferón y que la propia Universidad de Concepción lo estaba produciendo. ¿De dónde habrá sacado semejante información el edil? Admito que me pasé toda la mañana siguiente corroborando esos datos y en ninguna, pero ninguna parte, aparece algo similar. Peor aún, si de malos argumentos se trata, le echó la culpa al favoritismo por una u otra cadena farmacéutica. La ideologización de este hombre se pasa de la raya y bordea el absurdo.

Tanto así, que llegó a asegurar que el Avifavir, otro medicamente promovido por él y de origen esta vez ruso, ha logrado que en su comuna el 100% de los pacientes tratados con la pastillita hayan esquivado la hospitalización producto de la enfermedad. La periodista, sólida y con datos certeros y duros, lo refutó asegurando que actualmente existen 18 estudios concluyentes que no recomiendan este remedio y que, por su parte, el ISP no ha logrado corroborar lo mencionado por él.

Si hasta el mismo Boric le dejó claro que estaba en la fiesta equivocada, rompiendo el encantamiento que hasta ese momento era similar al de una primera cita. Le dijo de frente que no es rol de los municipios hacer estudios clínicos y que, en buen chileno, dejara a los pasteleros hacer los pasteles.

Esto es muy sencillo, alcalde. En la cocina hay maestros que se dedican a lo dulce y otros que se dedican a lo salado; ninguno interfiere ni menos alecciona al otro, más bien todo lo contrario, coexisten en un tácito respeto mutuo de espacio y conocimiento. Cada uno de ellos ensaya sus recetas, acredita la correcta utilización de los ingredientes y los platos no se sirven hasta que son bien probados. Para un maestro de cocina, saltarse alguno de estos pasos puede ser la ruina, pero para un científico, quien debe garantizar la salud de las personas, una falta como esta podría ser fatal. Sea más cuidadoso alcalde, sobre todo que estamos ante la amenaza de la Delta Plus, una nueva cepa, aún más contagiosa y peligrosa. Con esto no se juega.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO