Faltan menos de dos meses para que el niño de Magallanes, Gabriel Boric, se presente ante el Senado y diga las siguientes palabras: “Juro desempeñar fielmente el cargo de Presidente de la República, conservar la independencia y hacer guardar la Constitución y las leyes”. Como soy un optimista de corazón, creo que se respetarán las tradiciones republicanas.

Dicho eso, espero que el Mandatario saliente se saque la banda presidencial y se la entregue a la jefa del Senado, Ximena Rincón. Paso siguiente, cumpliendo el protocolo, Sebastián se quitará la piocha de O´Higgins y, nuevamente, la platinada dueña de casa le pondrá la banda presidencial a Gabriel,  y entonces, Piñera le pondrá la piocha al nuevo gobernante. Seguro éste aprovechará el momento para darle uno que otro consejo antes de retirase de la sala junto a sus ministros. Uno se irá con alivio a descansar y el otro, cuando ya hayan cerrado la puerta por fuera y como nuevo soberano de la República, les pedirá juramento a sus ministros. Y con esto, comienza una nueva fiesta señores.

Si les hubiera relatado lo anterior hace un año atrás, seguro me hubieran tildado de loco, pero así está la cosa hoy por hoy: tendremos el Presidente que nunca imaginamos y además, una Constitución que está en veremos… Pero ánimo, que las cosas pueden andar un poco mejor de lo que esperamos, no seamos fatalistas.

Trasladémonos a Avenida Condell con Obispo Salas, el epicentro de nuestro futuro como país y lugar donde, cada mañana, llega Gabriel a reunirse con su círculo de hierro. Para sentirme en mi salsa, lo llamaré “la Cocina Chica”, ¿les parece?

Tal como si fuera la casa de un rock star, muy temprano el frontis de la casona se llena todos los días de admiradores que le llevan uno que otro regalo al niño, desde una paila de huevos que conmemora los cacerolazos, hasta un pollo keto que pone huevos azules de yemas muy “amarillas”.

Esas yemas son las que han tomado protagonismo las últimas semanas, porque, desde el momento en que el futuro Presidente empezó a moderar su discurso, este color se ha hecho trending topic en las redes sociales y es, sin duda alguna, el tono que “la lleva” en nuestro Chile.

Tanto así, que una mañana amanecieron las murallas de la «Cocina Chica» con el slogan “Boric amarillo”. ¿Quién iba a pesar de que esta tonalidad se iba a hacer tan popular? Es más, todos los que en algún momento considerábamos como progre, hoy están teñidos de pato, entre ellos, los ministros de la Concertación y hasta la propia tía Pikachu, quien fue tildada de amarilla en la plaza Baquedano por sus propios compañeros de farra. A estas alturas, todos tenemos claro que cualquier persona que piense distinto al discurso refundacional, es teñida de este glorioso color.

Estamos a pocos días de la definición del gabinete de Gabriel y, afortunadamente, los nombres que más suenan son bien amarillos, al igual que el discurso que se pegó el niño en la Enade frente a los empresarios el que, dicho sea de paso, fue aplaudido en al menos tres ocasiones, sobre todo cuando dijo algo con matices cálidos como el astro rey.

Parece que el amarillo gusta, al menos da un poco más de esperanza, como esa ilusión que despiertan esas románticas puestas de sol que nos regala nuestra costa cada verano junto a una entrañable copa de buen vino.

Gabriel, esta semana te voy a dar otro consejo: no dudes del amarillo y pinta sin complejos la «Cocina Chica» del cálido tono yema de huevo. Rodéate de la mejor gente y de uno que otro viejo con experiencia, porque la cosa no se te viene muy fácil. ¡Si hasta la propia Ximena confesó, sin saber que tenía el micrófono abierto, que no es poco lo que vas a sufrir! Es evidente que ella ha decido tomar palco, pero no todos somos así, porque hay muchos quienes queremos aportar para que este país sea cada vez mejor y sin borrar todo lo que se ha hecho hasta ahora, que convengamos, no es poco.

En fin, sigue madrugando para llegar tempranito a la «Cocina Chica», nunca te olvides de blindarte con un buen desayuno, y mejor aún, si incluye huevos de campo con relucientes yemas amarillas.

Participa en la conversación

1 comentario

  1. Sr. Mecha Corta: Haciendole honor a su nombre u apodo, le sugeriria que no crea todo lo que ve o todo lo que oye, porque viniendo de quien viene es complejo creerlo. Ademas, este Gobierno sera un charquican a palo parado. El Gabinete sera una cazuela de de ave con harta enjundia, pero, bien desabrida. Y el resto de los que ocupen otros cargos gubernamentales, seran el acompañamiento perfecto de una carne de vacuno a la olla, pero con poco jugo sustancioso.

Deja un comentario
Cancelar la respuesta