Tras una dura semana para el gobierno -ya que los ministros más cercanos al presidente coparon cada uno de los titulares por errores absolutamente evitables- el Mandatario manifestó su preocupación porque se refirieran a él como “merluzo”, agregando que debíamos “encontrarnos” entre quienes pensamos diferente. Dicha reflexión me dejó atónita por dos razones. La primera -y tal vez menos importante- porque, muy al estilo del Frente Amplio, el presidente señaló la paja en el ojo ajeno para evitar que notemos la viga en el propio; y, la segunda, porque en realidad han sido el presidente junto a su coalición de gobierno los principales encargados de dar mayor notoriedad a los muros que ya existen entre quienes pensamos distinto. 

Un presidente cuyo objetivo es promover el encuentro entre chilenos no renuncia a ser el presidente de todos los chilenos para posicionarse como general de campaña de una de las alternativas posibles en el plebiscito de salida del 4 de septiembre. Es legítimo que el presidente tenga una posición política, pero ilegítimo utilizar la institución de la presidencia para promoverla, saltándose -entre otros límites- la prescindencia ordenada por la Contraloría General de la República. Tanto ha sido así que el presidente ha recorrido las distintas comunas de Santiago distribuyendo y firmando como si fuera propia la propuesta de la Convención, la ha citado en sus conferencias de prensa calificándola como un avance y se ha referido a interpretaciones del texto que han efectuado quienes votarán rechazo como fake news. La verdad es que últimamente ha sido difícil distinguir cuándo habla el presidente y cuándo habla el jefe de campaña de la opción Apruebo. De hecho, todas las medidas recientemente anunciadas como gestiones de gobierno están muy lejos de solucionar los problemas que más dificultan la vida de los chilenos, pero permiten buenas cuñas de campaña y el presidente -como todo buen candidato- lo sabe. Por ejemplo, el mal llamado “copago cero en salud” o el proyecto anunciado por Siches que tendrá por objetivo agilizar las expulsiones de extranjeros con entradas irregulares, pero que aún no se ha presentado.

Evidentemente el presidente y su coalición han ido más allá de lo aceptable en democracia, avalando incluso la cancelación directa de sus legítimos contradictores, operando -en algunos casos- como una verdadera mafia. Es decir, no es aceptable que el presidente le escriba privadamente por twitter a una ex Convencional para tratarla de deshonesta por no compartir la interpretación que él realiza de la propuesta de la Convención. Así como tampoco es aceptable que los alcaldes de la coalición de gobierno de la región del Biobío llamen personalmente a los dirigentes sociales para impedir las charlas informativas de nuestra Fundación sobre la propuesta de la Convención en sus respectivas sedes sociales. 

Lamentablemente, este es el espíritu que mueve a la coalición de gobierno y no lo manifestado por el presidente el día viernes en el Congreso Jóvenes Futuro 2022. De otro modo, la coalición de gobierno no estaría marcando las casas de las familias que votan apruebo para diferenciarlas de aquellas que votan rechazo, ni tampoco habría intentado instrumentalizar los logos de los distintos clubes de futbol para hacer propaganda a favor de la opción Apruebo, ya que todas estas situaciones transforman instancias de unión entre chilenos en focos de división, conflicto y cancelación. 

Pero ¿puede realmente esperarse algo distinto del gobierno de una coalición que se ha posicionado siempre desde la crítica destructiva y la superioridad moral con respecto a los demás? La verdad es que no. Lamentablemente es la forma de hacer política de quienes hoy conducen los destinos del país, agravada -además- por la desesperación que a cualquier arrogante produce cómo una y otra vez la realidad se impone por sobre su voluntarismo, tal como se ha impuesto paulatina y consistentemente en las distintas encuestas la opción rechazo por sobre la opción apruebo y la verdad por sobre la mentira. 

*Paz Charpentier es académica en la UDD y ex candidata a constituyente; directora de Juntos +Libres Concepción.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta