Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 05 de febrero, 2020

Mariana Canales: Acusación constitucional y desconexión

Investigadora Instituto de Estudios de la Sociedad (IES) Mariana Canales

A más de tres meses del comienzo de la crisis, los políticos parecieran creer que los reproches van dirigidos a todos menos a ellos.

Mariana Canales Investigadora Instituto de Estudios de la Sociedad (IES)

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Una de las tantas explicaciones que se ha dado al 18 de octubre es la desconexión de la clase política con el resto de la ciudadanía. Quienes tienen el mandato de velar de una manera particular por el bien común, habrían dejado de interpretar las necesidades de los chilenos para dedicarse, en vez, a asuntos que poco tienen que ver con la vida cotidiana de los ciudadanos. La pelea chica, la falta de liderazgo y el poco sentido de servicio público habrían producido una creciente frustración de las expectativas de las personas, pues aquello que consideraban apremiante no parecía estar en la agenda de nadie, o nunca llegaba a buen puerto.

En el transcurso de la crisis ha habido momentos en los que nuestros políticos parecieron acusar recibo de este problema. Vimos, por ejemplo, los esfuerzos para llegar a acuerdo en distintas e importantes reformas sociales. Sin embargo, a ratos vuelve la duda de si acaso no se trata de momentos aislados. A más de tres meses del comienzo de la crisis, los políticos parecieran creer que los reproches van dirigidos a todos menos a ellos. Algunos han asumido la vocería del pueblo sin percatarse que el pueblo también a ellos los rechaza. De a poco vuelven escenas que nos hacen pensar que seguimos sumidos en una política de trincheras que ha dejado de lado la búsqueda de acuerdos, tan fundamental para el bienestar del país. Casi sin excepción, nuestros representantes se han dedicado a pelear batallas mezquinas y sin importancia, en vez de discutir aquello que tiene efectos reales en la vida de las personas. Tampoco dejan mucha esperanza algunos espectáculos que hemos visto en el congreso: no hay ahí ningún atisbo de espíritu republicano.

La acusación constitucional contra Guevara es una buena muestra de este problema. Se podrán cuestionar las medidas que el intendente adoptó para resguardar el orden público, pero no es antojadizo decir que el espíritu que inspira la acusación constitucional en su contra es similar al que ha animado parte de nuestra política durante el último tiempo. La oposición fragmentada pareciera ver en la acusación constitucional un medio para debilitar al gobierno, o quizás, para unirse. En efecto, Guevara es el cuarto de la lista de acusaciones de este año y el tercero de los acusados durante la crisis (incluido el Presidente). Otros han recibido advertencias, como el ministro Blumel. ¿Hay ahí alguna intención de buscar acuerdos para salir de esta crisis? ¿De qué manera se está haciendo política? La pertinencia de cada una de las acusaciones puede ser evaluada en su mérito, pero el hacer de ellas una especie de pasatiempos evidencia cierto abuso del instrumento. Por otro lado, las preocupaciones de la ciudadanía continuan en un segundo plano.

Sin duda, nuestra clase política puede revertir la desconexión que aparentemente tiene con la ciudadanía. No es tarde para ello, y hacerlo implica superar en parte nuestra crisis. Abandonar prácticas como estas y concentrarse en la búsqueda de acuerdos para dar respuesta a las necesidades de las personas puede ser un buen comienzo.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete