Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 8 junio, 2021

María Paz Lagos: ¿Pandemia para siempre?

Periodista y asesora en asuntos públicos María Paz Lagos

Suena a pesadilla pensar en un Estado que controla nuestras vidas en forma permanente. Y eso hacen los gobiernos comunistas. Limitan la libertad de emprender, de educar, de comunicar.

 

María Paz Lagos Periodista y asesora en asuntos públicos
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

La pandemia ha afectado nuestras vidas como chilenos; hemos perdido seres queridos; se han perdido empleos, los emprendedores han sufrido por no poder trabajar, innovar y tener que despedir a sus empleados; los estudiantes han perdido la posibilidad de aprender, de encontrarse con sus amigos; los adultos mayores se han sentido solos; las mujeres han retrocedido 10 años en participación laboral; los políticos han perdido la posibilidad de reunirse para dialogar cara a cara. En definitiva hemos perdido libertad para desarrollarnos como seres humanos. Hoy transamos nuestra libertad en forma esporádica, pero ¿serán los chilenos capaces de entregar su libertad en las próximas elecciones presidenciales?

Hace 15 meses que vivimos con pandemia y hace 15 meses que vivimos con nuestra libertad cohartada. Sin duda, el Bien Común está de por medio, pero necesitamos recuperar con responsabilidad esos espacios de libertad que la pandemia se ha llevado. Pensar en un Estado controlador para siempre, pareciera ser una pesadilla. Las elecciones presidenciales están a la vuelta de la esquina y el escenario más probable es que en noviembre nos veamos sometidos a un escenario electoral entre proyectos de sociedad con más o menos libertad.

Hoy se habla mucho de dignidad y tener dignidad es tener libertad para que cada chileno y chilena sea libre de perseguir su proyecto de vida, sus sueños, con un Estado que no traba su acción sino que la alienta y la apoya en los momentos complejos.

En el corto plazo, el Gobierno, pero sobre todo los grupos anti-libertad, deben facilitar que los niños vuelvan al colegio, los jóvenes a la Universidad, las madres a trabajar, los adultos mayores a sentirse vivos en el encuentro con otros, los políticos al Congreso, los emprendedores a sentir que pueden volver a crear e innovar.

La salud física ha costado recuperarla y la cepa brasileña, o la que venga, seguirá amenazando. Es probable que nos tengamos que acostumbrar a esta nueva realidad, pero suena a pesadilla pensar en un Estado que controla nuestras vidas en forma permanente. Y eso hacen los gobiernos comunistas. Limitan la libertad de emprender, de educar, de comunicar.

Tenemos un proceso de vacunación en marcha, pero todavía no estamos con los índices de contagio que nos den tranquilidad. Hay que seguir avanzando en ese proceso de vacunación, pero es un hecho que las cuarentenas en Chile ya no sirven como estrategia global. Se estima que sólo el 30% las cumple efectivamente. Los chilenos quieren salir del encierro y una muestra de eso es que 900.000 personas corrieron a vacunarse cuando se instauró el pase de movilidad. A estas alturas, la única estrategia válida, pareciera ser el llamado a seguir vacunándose para tener los grados de inmunidad poblacional necesarios para recuperar nuestras libertades y también la invitación al autocuidado, a la responsabilidad civil, la de cada uno con cada uno y a cuidarnos unos con otros. Ese es el discurso que a uno le gustaría escuchar con más fuerza, es decir, hagamos esfuerzos conjuntos por recuperar la libertad, y no cómo hacemos para seguir viviendo de subsidios. El riesgo es que nos empecemos a acostumbrar y que un gobierno comunista profundice ese espíritu, socavando el alma de los chilenos con un superciclo del cobre.

La salud va más allá de este virus. Tiene que ver también con salud mental, con nuestras emociones, con nuestra mente. Los últimos estudios de salud mental en pandemia han demostrado que el 56% de los chilenos considera que su salud mental y  emocional ha empeorado durante el último año. Y las consultas a hospital digital han aumentado, llegando a mas de 26.000 durante el mes de marzo 2021, con un aumento de un 400% de las ideaciones e intentos suicidas con respecto al año 2019. La tecnología nos ha ayudado en esta pandemia, pero es un medio. Los vínculos humanos necesitan presencialidad.  La comunicación es más que palabras; son gestos, actitudes que nos ayudan a derribar prejuicios que den paso a un diálogo con bases de confianza.

¿Para qué entonces recuperar progresivamente los espacios de libertad? Para estar sanos en todas las dimensiones de la vida.

Necesitamos reencontrarnos con nuestras familia, amigos y también con nuestra naturaleza. Tener una vida sana, significa tener parques abiertos y accesibles, tanto en la ciudad como en la ruralidad. Significa recuperar el deporte y la cultura. Significa tener emprendedores entusiastas para crear y dar trabajo. Significa tener niños entusiastas por aprender y socializar. Significa tener padres y madres trabajando tranquilos mientras sus hijos estudian. Volver a tener libertad es volver a tener Dignidad. Ojalá no nos acostumbremos a perderla más allá de la pandemia.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO