Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 11 febrero, 2021

María Corina Machado: La hora de la Corte Penal Internacional

Presidente de Vente Venezuela, ex diputada María Corina Machado

Para liberar a Venezuela debemos derrotar y desmontar un sistema criminal muy complejo y muy cruel, inédito en nuestro hemisferio. Su propia dinámica hace imposible contenerlo dentro de nuestras fronteras; por eso el peligro es enorme para cada una de las democracias de las Américas, muchas de las cuales ya están sufriendo la embestida a sus instituciones.

María Corina Machado Presidente de Vente Venezuela, ex diputada
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

“La misión encuentra motivos razonables para creer que, durante el período que se examina, se practicaron detenciones arbitrarias para agredir a personas por su afiliación, participación, puntos de vista, opiniones o formas de expresión de carácter político. En los casos investigados, varios detenidos también fueron víctimas de desapariciones forzadas de corta duración y de actos de tortura y tratos crueles, inhumanos o degradantes, incluidos actos de violencia sexual y de género, a manos del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional y la Dirección General de Contrainteligencia Militar”, relata el informe de la Misión Internacional Independiente de la ONU de determinación de los hechos sobre Venezuela, publicado el 16 de septiembre de 2020.

La justicia internacional es fundamental en la ruta para la liberación de Venezuela y, por lo tanto, para recuperar la estabilidad de la región. Nuestro país está bajo el control de un régimen criminal que ha entregado nuestro territorio, recursos e instituciones a un complejo conglomerado donde convergen redes del crimen organizado y del terrorismo internacional, junto a intereses geopolíticos y financieros de regímenes como Rusia, Irán, China y Turquía. El país ha sido saqueado y nuestra población sometida a una sistemática persecución, represión y sufrimiento. En el corazón de América Latina. En pleno Siglo XXI.

Es tan abismal la devastación que ha perpetrado el chavismo que, a pesar de la fortuna que han invertido en propaganda, compra de silencios y de votos en organismos internacionales, la magnitud y crueldad de sus crímenes ha comenzado a destaparse. El horror de lo que pasa en Venezuela ya no lo pueden esconder. La crisis de refugiados más grande en la historia del hemisferio es un testimonio que golpea las consciencias indiferentes o débiles del mundo y presiona por acciones concretas con base en el principio de responsabilidad de proteger. De los cómplices ya sabemos qué esperar.

Durante años, defensores de derechos humanos, periodistas, dirigentes políticos y las propias víctimas o sus familiares, han documentado de manera valiente y rigurosa lo que este régimen hace a los ciudadanos: tortura, desapariciones, vejaciones sexuales, degradación moral, confiscaciones, terror, asesinatos a sangre fría, hambre, prostitución infantil, tráfico de órganos. Miles de crímenes horrendos jamás perpetrados en Venezuela por el propio Estado.

Finalmente, nuestra voz comenzó a escucharse en los salones y despachos de los organismos internacionales que tienen el deber de defender la democracia y los DD.HH. Los testimonios recabados por la OEA son espeluznantes; los informes de los relatores de la ONU sobre derechos humanos, irrefutables; los expedientes en la Corte Penal Internacional, inobjetables.

El 16 de septiembre, la Misión Internacional Independiente de las Naciones Unidas de determinación de los hechos sobre Venezuela, acusó a Nicolás Maduro y a otros altos miembros del régimen de cometer crímenes de lesa humanidad. Previamente, en marzo de 2020, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos hizo pública su acusación contra 16 jerarcas de la tiranía -incluyendo a Maduro- por cargos de narcotráfico y terrorismo.

En este contexto, la actuación de la Corte Penal Internacional (CPI) será crucial. Es la primera vez que un mandatario latinoamericano es acusado ante este tribunal en La Haya, y también la primera en que Estados firmantes del Estatuto de Roma -Argentina, Chile, Colombia, Paraguay, Perú y Canadá- solicitan abrir un procedimiento contra otro Estado miembro.

Durante años, el expediente en la CPI ha crecido con múltiples pruebas y testimonios de organizaciones de derechos humanos, parlamentarios y diplomáticos. La respuesta ha sido lenta y frustrante para los venezolanos; hasta que el pasado 14 de diciembre, la Fiscal Fatou Bensouda anunció que “existen fundamentos razonables para creer que en Venezuela han ocurrido delitos de competencia de la Corte”, abriendo la fase 3 del examen preliminar por la posible comisión de crímenes de lesa humanidad en nuestro país. Lo hace justo cuando su período como Fiscal concluye y en pleno proceso de elección de su sustituto.

Maduro y su régimen entienden muy bien lo que significa este proceso en la CPI. Su pretensión de perpetuarse en el poder a punta de represión y corrupción, así como de complicidades externas, encontrarían un muro infranqueable ante un veredicto acusándolo de criminal de lesa humanidad. Por eso, esta elección del nuevo Fiscal es medular para el régimen y sus cómplices. Por eso, el resultado de esta elección es existencial para los demócratas de nuestro hemisferio.

Como era de esperarse, tal como han hecho en todos los foros internaciones en las últimas dos décadas, el régimen venezolano, sus aliados del Foro de Sao Paulo, del Grupo de Puebla y sus cómplices europeos, buscan intervenir en la elección del nuevo Fiscal de la CPI para asegurarse de que quien resulte en el cargo no actúe con diligencia y transparencia en el expediente contra Maduro y compañía.

Son muchas las fuerzas que están desplegadas para tal fin, y son muchos los operadores del régimen haciendo lo imposible para que esto se concrete. No es sólo cuestión de silenciar las denuncias, sino de contar, a lo interno de la corte, con aliados que puedan ralentizar cualquier acción que sea determinante en la escalada de presión contra Nicolás Maduro y su entorno, evitando que la justicia actúe contra ellos.

Este mes de febrero finalmente se realizará la elección del nuevo Fiscal de la CPI. Un resultado correcto es muy importante por varias razones. La primera, porque asegura que impere el estado de derecho en su seno; la segunda, porque deja un precedente fundamental con respecto a los crímenes que puede cometer un régimen como el que enfrentamos y donde la impunidad no debe tener lugar; y tercero, porque mantiene la credibilidad de la Corte y el espíritu de lucha de quienes saben que, a pesar de los enormes riesgos enfrentados y el alto costo pagado en términos de vidas y dolor, habrá justicia.

Para liberar a Venezuela, debemos derrotar y desmontar un sistema criminal muy complejo y muy cruel, inédito en nuestro hemisferio. Su propia dinámica criminal hace imposible contenerlo dentro de nuestras fronteras; por eso el peligro es enorme para cada una de las democracias de las Américas, muchas de las cuales ya están sufriendo la embestida a sus instituciones.

Por eso la resolución del conflicto venezolano debemos asumirlo juntos. En lo interno, manteniendo el espíritu de lucha y la presión ciudadana frente a los atropellos de la tiranía; en el plano internacional, elevando la presión y la fuerza en múltiples planos como la inteligencia financiera, los mercados, la policía internacional, la opinión pública, el ciberespacio y la justicia internacional. Solo esta doble presión, coordinando sus fuerzas, creará los incentivos y las condiciones para el desalojo de la tiranía.

En estos días se pondrá a prueba la capacidad de operación y manipulación del chavismo y sus cómplices. También, la consciencia de las democracias occidentales sobre lo que está en juego. Este será un primer veredicto; precisamente en la Corte Penal Internacional.

  1. Oscar Carrasco Iturriaga dice:

    Muy interesante leer detenidamente a esta mujer que podria representar de mejor manera y mas convincentemente a Venezuela. Pero la dejaron postergada y relegada casi al olvido haciendo que ocupara ese podio Juan Guaido quien cifro muchas esperanzas y sueños, pero, que muy pronto se fueron diluyendo y haciendo cada vez mas lejano el acontecimiento que Nicolas Maduro y sus secuaces se fueran de Venezuela y dejaran el poder. Creo Maria Corina Machado es la mujer clave que puede convertirse en la lider indiscutible para hacerle frente a este regumen comunista y genocida.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO