Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 25 de mayo, 2019

Manuel Bengolea: ¿Problema de pensiones o de políticos?

Economista Manuel Bengolea

Los políticos que son los llamados a resolver el problema con las pensiones, escogieron hacerse las víctimas de las AFPs, en vez de proponer alternativas plausibles de solución (…) Cualquiera que ofrezca una solución de Estado es ignorante o mal intencionado, y está presto a emplear su problema para conseguir votos. Si quiere una jubilación digna, mantenga sus ahorros previsionales lejos de los políticos, y ahorre y trabaje un poco más.

Manuel Bengolea Economista
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Existe un problema con las pensiones de los chilenos desde al menos el 2002. Durante la presidencia de Ricardo Lagos, se llevó a cabo la primera reforma significativa, con la introducción de los multifondos y flexibilización del mecanismo de ahorro voluntario. Luego vino la reforma del primer gobierno de Michelle Bachelet donde se incorporó el Pilar Básico Solidario (PBS). Y, a pesar de todas las reformas, el problema persiste, pues en muchos casos las pensiones son bajas al compararlas con los últimos sueldos recibidos.

El problema de fondo es que muchos trabajadores tienen lagunas importantes, porque no han cotizado consistentemente, debido a que tenían empleos informales o estaban desempleados. El problema de las lagunas existe hace muchos años y se relaciona a la precariedad del mercado laboral, sin embargo, muchos políticos han elegido el camino fácil de culpar a las AFPs por las baja acumulación de ahorro previsional, cuando no es su responsabilidad. Los políticos que son los llamados a resolver este problema, escogieron hacerse las víctimas de las AFPs, en vez de proponer alternativas plausibles de solución. 

Vociferar eslóganes como “No+AFP”, o “ni un peso más a las AFPs”, consigue adhesión y más votos que sostener que debe ahorrar para la vejez, o pagar más impuestos para poder socorrer a los más necesitados en la tercera edad, pero no consigue más recursos para retirarse. Propongo que ese 4% adicional lo administre quién su dueño estime, esto es, libertad para elegir quién administra mi ahorro previsional. Es más, aprovecharía la ocasión y abriría la posibilidad de que el 10% que ya pagamos hace tiempo, también pueda ser administrado por otras entidades del sistema financiero tal cual sucede hoy con el Ahorro Previsional Voluntario (APV). Llama la atención que, de las casi 2.2 millones de cuentas de APV existentes, 1.4 millones sea administradas por AFPs, y que el mayor aumento en número de cuentas en lo que va de 2019 sean las 140.000 del BancoEstado. 

El incremento del PBS propuesto en la reforma, que llegará a 1.6 millones de personas, es un paso adelante en las pensiones. Sin embargo, el problema no está resuelto desde una perspectiva de política pública. Primero, porque el problema de la densidad de ahorro previsional en los segmentos más desprotegidos de la población laboral no se ataca, ya que, la solución tiene que ver con el mercado laboral y los bajos salarios. Segundo, el problema del envejecimiento de la población, se agudizará en forma significativa en los próximos quinquenios y poco se hace en la reforma para solucionarlo, obviamente porque es impopular para los políticos.

Si de verdad queremos una solución de largo plazo para el problema de las bajas pensiones, partamos por quitarle poder a los políticos, pues ellos son quienes no han provisto una solución, ya que, como es común en políticas públicas serias y consistentes en el tiempo, primero viene el costo y luego el beneficio. Luego, debemos entender que es nuestra responsabilidad ahorrar para la vejez, pues el Estado no es buen administrador y usualmente es capturado por políticos para hacer clientelismo. Por último, si los años de jubilado aumentan porque vivimos más, estamos obligados a ahorrar más mientras estamos activos o a trabajar más allá de los 65 años. Es nuestra realidad y no podemos prescindir de ella, por más que políticos inescrupulosos la nieguen u omitan.

Cualquiera que ofrezca una solución de Estado, o que le diga que una jubilación digna es su derecho y que harán justicia social para que lo consiga, es ignorante o mal intencionado, y está presto a emplear su problema para conseguir votos. Si quiere una jubilación digna, mantenga sus ahorros previsionales lejos de los políticos, y ahorre y trabaje un poco más, y aunque es duro, es la realidad que exhiben todos los países exitosos en política previsionales. 

En efecto, según el Índice Global de Pensiones Melbourne Mercer (MMGPI), Dinamarca y Holanda, países que lideran este ranking, tienen  un sistema donde el PBS es una proporción menor del ahorro, y la mayoría es ahorro privado para la vejez, además de cotizar hasta los 67 años. Chile aparece en el 8 lugar de los 34, por lo tanto nuestro sistema está bien, aunque susceptible de mejoras.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más