Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 06 de julio, 2019

Manuel Bengolea: Previsión social y puentes

Economista Manuel Bengolea

¿Por qué ciertos políticos quieren dejar fuera a las AFP, si ofrecen mayor rentabilidad por el mismo riesgo? Las dos razones son complicadas: o ignoran esta realidad o son mal intencionados.

Manuel Bengolea Economista
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Continúa la discusión de la reforma de pensiones y, a pesar de haber más consenso político, aún persisten dudas importantes sobre aspectos cruciales para lograr una reforma exitosa en lo conceptual, no sólo en lo político. Uno de estos conceptos es cuál sería la rentabilidad potencial de los administradores del 4% de ahorro previsional adicional (APA). Para rentabilizar los ahorros previsionales, necesitamos administradores profesionales y competentes, pues preservar el capital no basta, hay que hacerlo crecer; si no, entre el alza del precio de los servicios y el aumento de la longevidad no tendremos una jubilación digna.

La diferencia de rentabilidad entre el Fondo A, el más riesgoso, y el E, el menos riesgoso, de las AFP, desde el inicio de los multifondos (octubre 2002) hasta mayo del 2019, es cercana al 2% anual. Esa diferencia de rentabilidad hace que para el trabajador que eligió el Fondo A, respecto al que se quedó en el E, e imponiendo lo mismo mes a mes, el primero acumule un 40% más de ahorro. Por eso, y pensando en la cantidad de ahorro previsional que debemos acumular para el retiro, la rentabilidad es crucial para obtener una buena pensión, además del obvio ahorro sin interrupciones durante nuestra vida laboral.

Dentro de las proposiciones de la reforma previsional, está que el 4% del APA sea licitado por un Consejo Publico Autónomo a diferentes gestoras (o administradoras) de fondos, que no podrán ser AFP. Es más, algunos han propuesto la participación, además de los clásicos y conocidos gestores financieros (bancos, compañías de seguros, etc.), incorporar al Administrador de Fondos de Cesantía (AFC) y el Banco Central para aprovechar su experiencia manejando el fondo soberano chileno.

Si en el pasado hubiéramos utilizado a estos gestores, en vez de las AFP, y asumiendo el mismo riesgo financiero, nuestros fondos de pensiones tendrían hoy menos plata acumulada.

El mercado financiero ofrece los medios para calificar a los diferentes gestores, de modo de poder tomar decisiones en base a evidencia empírica. El AFC o el Banco Central, que manejan un portafolio bastante similar en términos de riesgo al del Fondo E de las AFP, tienen un resultado que no es muy alentador. En efecto, la rentabilidad anual (diciembre 2009 – mayo 2019) en UF del Fondo E supera en 1% por año a la del AFC y al fondo soberano de reserva de pensiones del Banco Central. Comparando los resultados de fondos APV (ahorro previsional voluntario) administrados por entidades bancarias (otro potenciales gestor) con el fondo de riesgo equivalente de las AFP, arrojan diferencias similares en rentabilidad.

En conclusión, si en el pasado hubiéramos utilizado a estos gestores, en vez de las AFP, y asumiendo el mismo riesgo financiero, nuestros fondos de pensiones tendrían hoy menos plata acumulada. El resultado sería que deberíamos trabajar hasta más viejos o conformarnos con menos jubilación.

En previsión social el puente ya existe, y se llama AFP, les guste o no a los políticos.

¿Por qué entonces ciertos políticos quieren dejar fuera a las AFP, si ofrecen mayor rentabilidad por el mismo riesgo? Las dos razones son complicadas: o ignoran esta realidad o son mal intencionados. Si de verdad creen en una administración eficiente del APA y que esté fuera de la captura política, entonces no existe una razón racional para descartar a las AFP del manejo de dicho ahorro. Si, por otra parte, después del análisis de riesgo y rentabilidad expuesto, persisten políticos que vociferan “No + AFP” o “ni un peso más para las AFP”, es que sus intenciones van más allá de proveer a la clase media trabajadora con una jubilación decente.

Nikita Krushev, primer secretario del Partido Comunista de la Unión Soviética, sostenía: “Los políticos son iguales en todas partes. Prometen construir un puente incluso donde no hay río”. El problema es que en política previsional algunos de nuestros representantes quieren seguir esa máxima. En previsión social el puente ya existe, y se llama AFP, les guste o no a los políticos.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: