Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 5 junio, 2021

Manuel Bengolea: Políticos dentro del balde

Economista Manuel Bengolea

El problema de Chile es que tenemos muchos políticos intentando convencernos de que la prosperidad es un problema de voluntarismo y colectivismo, y no de trabajo duro.

Manuel Bengolea Economista
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El Banco Central informa que en abril la actividad económica mensual observó un crecimiento que es el mayor en casi tres décadas. Por otra parte, la Cámara de Comercio revela que el “CyberDay” experimentó un nivel de ventas récord. Y por último, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) menciona que Chile sería el primer país de la región en recuperar el PIB per cápita pre pandémico, y que además lo haría este año en el transcurso del tercer trimestre, gracias, entre otras cosas, al exitoso proceso de vacunación. Sin embargo, cuando uno escucha, o lee el diagnóstico de los políticos respecto de la situación del país, el panorama es desolador, al punto que nos lleva a preguntarnos si vivimos en el mismo país.

Varios políticos, con evidente interés electoral, sostienen que el Gobierno hace poco y que se necesita ampliar la ayuda porque en el país hay hambre. Es indudable e indesmentible que hay muchísimos compatriotas que lo están pasando muy mal, sobre todo aquellos que tienen que trabajar para lograr su sustento, cosa que las cuarentenas imposibilitan. Como también hay miles de pequeños emprendedores que están arruinados producto del cierre de la economía que, al igual que los desempleados, necesitan trabajar para mantener a sus familias. Sin duda que la recuperación será desigual y es por eso por lo que el Gobierno y los políticos de oposición deberían ponerse de acuerdo en ir en ayuda de los desempleados y las pymes, y jamás olvidar que son estas últimas las que explican un porcentaje mayoritario de los puestos de trabajo en Chile.

Los políticos, que no saben de economía elemental, puede que se confundan con los datos, sin embargo, muchas instituciones independientes de poderes políticos y reconocidamente serias, como el FMI, Banco Mundial y nuestro Banco Central, sostienen que Chile está peleándola al tope de la lista en materia de ayuda a sus ciudadanos. Creo que se debe y se necesita hacer más, sin embargo, hay que concentrarse (focalizarse) en aquellos que realmente lo necesitan y que han sido más golpeados por esta crisis, pues los recursos son limitados. Muchos políticos, escondidos tras la excusa del “hambre de algunos”, desdeñan la escasez de recursos del Estado y adicionalmente han decidido profitar descaradamente del sufrimiento evidente de los chilenos y conseguir beneficios electorales con los recursos limitados de los contribuyentes, prometiendo ayuda incluso a quien no la requiere.

A muchos políticos pareciera que el resultado de la elección de constituyentes no les dejó en claro que los ciudadanos se cansaron de sus falsas promesas, que, disfrazadas de ayuda social, terminaban siendo más poder y recursos para su entorno, y poco y nada para el ciudadano común y corriente. Sin embargo, el evidente golpe económico que ha traído la crisis económica del Covid 19, el peor de los últimos 50 años, han vuelto atractivas las promesas de la izquierda radical, que poco han cambiado de lo conocido e implementado, con sonoro y universal fracaso, en más de 70 años. Más Estado, menos sector privado, menos libertad y menos opciones. Los chilenos a la larga queremos todo lo contrario, pero cuando nos toca bailar con la fea necesitamos una mano del Estado.

Los contribuyentes, los ciudadanos comunes y corrientes, en los últimos diez años hemos tenido que financiar un aumento importante en el tamaño del Estado; y a pesar de haberse más que duplicado, muchos nos preguntamos dónde se fueron dichos recursos. No es casualidad que la distribución del ingreso, antes y después de impuesto en Chile, no cambie casi nada según la OCDE, lo que implica que nuestros políticos se han preocupado mucho más de afianzar su poder en vez de proveer soluciones a los más desposeídos, que es para los que se les paga.

Y la solución para muchos de ellos pasa por aumentar los impuestos a las empresas, que a la larga lo pagan los consumidores, y destinarlos a más burocracia y menos competencia, como sucede con los servicios de salud y educación; y si ello resulta en menor inversión y deterioro en la cantidad y calidad de los empleos, la respuesta es aún más impuestos, y así el circulo vicioso es imparable. La consecuencia es un Estado cada vez más grande e ineficiente, pero jugoso y conveniente para el aparato político, tal como sucede hoy, en mayor o menor medida, en países como Argentina, Venezuela, Bolivia y varios otros.

Como dijese el primer ministro inglés, Winston Churchill, “Una nación que intente prosperar a base de impuestos, es como un hombre con los pies en un balde tratando de levantarse tirando de la manilla”. El problema de Chile es que tenemos muchos políticos dentro del balde intentando convencernos de que la prosperidad es un problema de voluntarismo y colectivismo, y no de trabajo duro.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO