Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 13 de junio, 2020

Manuel Bengolea: Felices y fregados

Economista Manuel Bengolea

Si se quiere evitar que una minoría dañe a una gran mayoría, se debe regular a las empresas que dicen contar con capacidad para anticipar los movimientos de los mercados. Primero, porque es un engaño para quienes pagan por el servicio, aunque ello sea un contrato entre privados, y segundo porque es perjudicial para la enorme cantidad de ahorrantes pasivos del sistema.

Manuel Bengolea Economista

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Elaine Garzarelli se convirtió en una super estrella de Wall Street prediciendo el “desplome” de 1987 unas pocas semanas antes, y fue parte del “first team” en la encuesta de la prestigiosa revista especializada Institutional Investor. Mirando hacia atrás, ese fue un gran acierto. Seis meses después de su advertencia, y con el Dow Jones cerca de 25% más arriba, ella se puso positiva. Pero fue tarde: su errónea llamada la sacó de la lista de los “gurú” de Wall Street. En una edición especial de BusinessWeek de la primavera de 2003, Garzarelli predijo que «los mercados accionarios estarán atascados por años”. Esa predicción vino poco antes de un mercado alcista que duró varios años.

Como este, existen muchos otros ejemplos de gurús que sostenían que eran capaces de pronosticar los mercados. Por eso en el 2013, el premio Nobel de Economía lo ganaron Fama, Shiller y Hansen porque llegaron a la conclusión de que no había manera de predecir los precios de acciones y bonos en el corto plazo. Y así se podría nombrar a muchos otros que han probado que no existe forma de ganarle al mercado o de predecir cuándo vendrá una corriente alcista o una bajista.

Por lo tanto, las empresas que en Chile recomiendan a los ahorrantes previsionales cuándo cambiar de fondos porque según ellos prevén un mercado ya sea bajista o alcista, les mienten a sus seguidores, pues nadie, como está demostrado, tiene la capacidad de hacerlo. En la actualidad es posible establecer si ganarle al mercado es consecuencia de asumir más riesgo o porque el asesor otorga valor agregado. Por ejemplo, en Estado Unidos existen miles de fondos mutuos cuyo índice de referencia es el S&P 500, y cuando se chequea cuáles son capaces de aportar valor más allá del riesgo, los que salen victoriosos son contados con los dedos de una mano. Si lo anterior lo hacemos para quienes cuentan con un historial de al menos 20 años, entonces el resultado es que nadie lo hace.

En el caso chileno, la Superintendencia de Pensiones, el ente regulador de las AFP, publicó el mes pasado una nota técnica respecto de la evolución y desempeño de los cambios de fondos, donde sostenía entre sus conclusiones que: “El 72,6% y el 74,7% de los afiliados que se ha traspasado ha tenido un peor desempeño en su estrategia que si se hubiera quedado en el fondo original o en la estrategia por defecto, respectivamente. Adicionalmente, las decisiones de un grupo de afiliados que se cambia frecuentemente de fondo pueden llegar a afectar el valor de los fondos de otros que toman decisiones de largo plazo o que se encuentran próximos a pensionarse”.

El gobierno, para evitar que la conducta de unos pocos -cerca de 120.000 afiliados- afecte negativamente el valor del ahorro de una inmensa mayoría que no se cambia mucho entre los distintos fondos (cerca de 10 millones), ha propuesto una serie de iniciativas, entre las cuales está limitar los cambios de fondos y regular a los asesores que recomiendan estos cambios masivos. Creo que lo primero atenta contra la libertad de elección de los ahorrantes en cuanto a decidir cómo quieren administrar sus ahorros, y a pesar de que su equivocada, como lo prueba la teoría, y dañina actitud, como lo establece la Super de Pensiones, afecta a la gran mayoría que no se mueve, la libertad de elección siempre debe primar.

Si se quiere evitar que una minoría dañe a una gran mayoría, se debe regular a las empresas que dicen contar con capacidad para anticipar los movimientos de los mercados. Primero, porque es un engaño para quienes pagan por el servicio, aunque ello sea un contrato entre privados, y segundo porque es perjudicial para la enorme cantidad de ahorrantes pasivos del sistema. En la medida que estas empresas sean reguladas, se podrá verificar por parte de la autoridad competente qué tan asertivas son sus recomendaciones. Hoy no existe un registro oficial de las recomendaciones emitidas por empresas que asesoran a los ahorristas previsionales, lo cual hace imposible verificar la calidad de éstas.  Creo también muy importante, aunque no aparece en el proyecto del gobierno, hacer esfuerzos para elevar el nivel de educación financiera de la población.

En conclusión, adelantarse a las fluctuaciones de mercado equivale a adivinar el número de la ruleta, y tal como sucede con ésta, a veces se gana y muchas otras se pierde, y que alguien sostenga que le achuntó varias veces es mera casualidad. Como cualquier persona normal, tenemos claro que no existen los asesores de ruleta, pues ganar o perder es suerte. Cuando decidimos cómo manejamos nuestros ahorros previsionales, es bueno no dejarse embaucar, pues a pesar de que nos pueda provocar placer sentirnos el gurú de las inversiones, y quedar felices, debemos estar conscientes que podemos quedar fregados por decisiones que dependen de la suerte.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete