Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 18 de abril, 2020

Manuel Bengolea: La economía de los políticos

Economista Manuel Bengolea

Del mismo modo que sangrar a un enfermo en el medioevo era una conducta aceptable y recomendable, pero conducente a una muerte segura, las soluciones económicas de ciertos políticos para sobrellevar esta crisis actual terminarían con la economía destrozada, como es el caso de algunos países vecinos.

Manuel Bengolea Economista

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Con el impacto del Coronavirus en la economía, muchos políticos, con escasos conocimientos de economía y mucha ambición de poder, han aparecido con soluciones que rayan en la insensatez, pero que, a un pueblo asustado por el tema sanitario y la recesión, le parecerán creíbles. Del mismo modo que sangrar a un enfermo en el medioevo era una conducta aceptable y recomendable, pero conducente a una muerte segura, las soluciones económicas de ciertos políticos para sobrellevar esta crisis actual terminarían con la economía destrozada, como es el caso de algunos países vecinos. 

Me refiero en primer lugar al interés de muchos políticos, afines a la izquierda, que proponen que el Banco Central de Chile financie directamente al Gobierno. Hoy sólo puede hacerlo en caso de guerra. “Estamos en guerra contra la pandemia”, vocifera un representante del comunismo, tratando de justificar la utilización del instituto emisor. Y la izquierda, la del centro y la extrema, en masa apoyando la idea como si fuese un elixir mágico contra la depresión económica. Parece un libreto conocido, pues tal como algunos callaron ante el vandalismo y así lograron vender su elixir plebiscitario contra el descontento socialahora pretenden hacerlo con el desangramiento del Central. ¿Qué pasará cuando la emisión inorgánica de billetes por parte del Central se transforme en inflación golpeando mucho más duro a los vulnerables? Da lo mismo; al igual que el plebiscito para lograr la paz social, lo relevante es conseguir imponer su agenda, no las de quienes dicen representar. 

En segundo lugar, me refiero a las intenciones, por la vía de diversos mecanismos, de ciertos políticos, incluidos algunos en la derecha, que proponen utilizar el dinero que la gente ha ahorrado para su jubilación (AFP) en alternativas para paliar el sufrimiento que la recesión traerá consigo. Pan para hoy y hambre para mañana. Hoy más que nunca se hace visible la necesidad imperiosa que el manejo de los fondos para la jubilación esté lejos de los políticos, que siempre encontrarán en el dolor y la necesidad de la gente una excusa para desangrarlos de sus fondos para la vejez. Por eso es evidente que el famoso “ente estatal propuesto en la reforma de pensiones para manejar la cotización adicional a cuenta del empleador terminará financiando las necesidades de los políticos de turno. Para empezar, el «ente» podría comprar bonos emitidos por el Gobierno, nada más conveniente para el mundo político.   

La gran duda que tengo es por qué necesitamos una nueva constitución, si con la actual hemos logrado sortear muchísimo mejor que nuestros vecinos los avatares económicos y sanitarios del Coronavirus.

Lo que queda claro con el 18-O, el Coronavirus y la recesión que llegará pronto, es que los políticos populistas, siguen siendo expertos en vender pomadas, sueños y anhelos que los incautos consumidores aceptan fácilmente. Y nuevamente se comprueba que quienes sostienen los ideales de la libertad responsable y el trabajo duro como mecanismo de progreso y surgimiento, a pesar de ser malos vendedores, son buenos administradores de crisis y solucionan los problemas de los más vulnerables. 

Chile ha sido capaz de sortear el vandalismo destructivo del 18-O y, de no ser por el virus, hoy estaríamos creciendo más que sanamente, y ello a pesar de la pasiva complicidad de buena parte de la izquierda. A pesar de lo anterior, hoy enfrentamos el tema sanitario y sobresalimos en el ámbito regional y mundial como un país que sin dudas está en el tope de la lista de quienes lo han hecho bien. Ahora viene el impacto económico, que será el más duro. Nuevamente, y gracias a la seriedad fiscal y las sanas políticas públicas impuestas por los gobiernos de la Concertación y de Chile Vamospero renegadas y ridiculizadas por izquierdistas radicales, es que Chile puede enfrentar de la mejor forma posible la contracción económica. En efecto, años de prudencia fiscal le permiten al Gobierno acceder a créditos externos, algo que Venezuela o Argentina soñarían con lograr. La Administradora del Fondo de Cesantía (AFC), creada en el gobierno del Sr. Lagos, proporciona a muchos trabajadores recursos para sortear el bajón de ingresos. Un sistema financiero sano le permite al gobierno, mediante créditos garantizados, llegar con gran cantidad de préstamos blandos a muchísimas PYMEs para que se mantengan flotando y así no tengan que despedir a sus empleados. 

La gran duda que tengo es por qué necesitamos una nueva constitución, si con la actual hemos logrado sortear muchísimo mejor que nuestros vecinos los avatares económicos y sanitarios del Coronavirus. ¿No será que ciertos políticos descarados, se aprovechan del dolor ajeno para tratar de imponer sus propias agendas y capturar más poder del que ya tienen? No tengo dudas de que los que vociferan contra las AFPs o la independencia del Banco Centralya sea por ignorancia o mala intenciónquieren apoderarse de esos recursos porque entienden que manejarlos los perpetuaría en el poder. 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete