Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 21 de marzo, 2020

Manuel Bengolea: Coronavirus: “Cuando es con vos”

Economista Manuel Bengolea

El “estallido social” les ha costado a los contribuyentes -no a los políticos que lo celebraban, por supuesto- una fortuna. Entre nuevos planes sociales sin financiamiento, más la destrucción de activos diversos (metro, supermercados, etc.), estamos hablando fácil de US$20.000. ¿Se imaginan lo que se podría haber hecho con esos recursos para enfrentar el doloroso impacto del “coronavirus”?

Manuel Bengolea Economista

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Los que tenemos edad suficiente para hablar de lo que era transgresor a principios de los 80, tenemos fresco en la memoria el gran hit del grupo argentino VIRUS, en especial esa canción que decía «Cuando es con vos». En la actualidad, y dado el golpe terrible que ha significado el coronavirus en nuestras vidas, existe una casi trágica coincidencia entre la letra de esa canción y nuestra terrible y temible situación.

Cuando muchos advertíamos sobre el impacto económico que producía la bacanal de vandalismo y saqueo, avalado explícita e implícitamente por parte de la izquierda chilena, otros sostenían que era el precio que había que pagar para lograr los cambios. En esa misma ocasión varios insistimos que debilitar al país no era bueno, y que, si teníamos una crisis externa, cuando poco y nada podemos hacer, que nos pillara confesados (seminario de la CCS del 14 de enero de 2020).

Pues bien, el coronavirus nos ha pegado un durísimo golpe a todos, consumidores, empresarios, pensionados, niños, etc. Y la pregunta que sigue es qué hicimos en el pasado que hoy resultaría provechoso para enfrentar de mejor manera esta pandemia. Una de las respuestas obvias es contar con más recursos.  El “estallido social” les ha costado a los contribuyentes -no a los políticos que lo celebraban, por supuesto- una fortuna. Entre nuevos planes sociales sin financiamiento, más la destrucción de activos diversos (metro, supermercados, etc.), estamos hablando fácil de US$20.000. ¿Se imaginan lo que se podría haber hecho con esos recursos para enfrentar el doloroso impacto del “coronavirus”?

El clásico problema de economía referente a en qué gastar los recursos siempre escasos es cómo podemos enfrentar esta pandemia con el menor costo posible. Cualquier solución tendrá una limitación de recursos, que ahora son más escasos, porque el mundo político decidió darse un festín desde el 18 de octubre en adelante, como si el factor externo no existiera.

Un efecto positivo de esta crisis sanitaria es que la gran mayoría del mundo político se puso las pilas, que es lo correcto porque no tenemos tiempo para otra cosa, y reenfocó sus prioridades en buscar soluciones. Sin embargo, pasada la crisis, que sería corta pero severa como lo fue en otros países donde ya ha sido controlada (China y Corea del Sur), vendrá el impacto económico real, en general algo más largo, pero menos acuciante que la sanitaria. La quiebra de empresas pequeñas producirá un aumento del desempleo con la consecuente caída en los salarios, la menor actividad incidirá en menor recaudación con lo cual el déficit fiscal y la deuda pública aumentarán significativamente. Muchos dirán que no importa, pero a las futuras generaciones sí, porque serán ellos lo que pagarán ese costo vía impuestos.

Como dice la canción de virus: “Me puedo estimular con música y alcohol, pero me excito más cuando es con vos”. Eso deben estar pensando ciertos políticos que les gusta estimular la economía con mucho gasto fiscal y deuda pública (música y alcohol), pero son nuestros impuestos y los de las empresas que los excitan más. Sin embargo, veremos dónde quedamos luego del coronavirus y el estallido social. Por mi parte, los señores políticos me producen todo lo contrario, cada vez me excitan menos, y se asemejan más a un virus cualquiera. ¿Qué hacer? Tenga cuidado por quien vote en la próxima ocasión. Prefiero un tonto con una meta fácil, que ilustrados con sueños.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete