Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 8 mayo, 2021

Manuel Bengolea: Analfabetismo funcional

Economista Manuel Bengolea

A algunos políticos y comunicadores les gusta decir lo que el pueblo quiere oír, no lo que les ayuda si es impopular, pero está en uno la capacidad de cortar ese círculo vicioso.

Manuel Bengolea Economista
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Se denomina analfabetismo funcional a la incapacidad de un individuo para utilizar su capacidad de lectura, escritura y cálculo de forma eficiente en las situaciones habituales de la vida. En Chile, a pesar del significativo aumento del gasto en educación entre 1990 y 2020 -que, como porcentaje del PIB, pasó de un 2.3% a un 5.4%, mientras que la cobertura preescolar subió de 35% a 90%- y a la luz de ciertas propuestas políticas y contenidos programáticos de TV, pareciera que la efectividad del gasto en educación deja muchísimo que desear.  En efecto, cabe preguntarse cómo han sido invertidos los recursos de los contribuyentes en los últimos 30 años, y más verdadero aparece lo que dijese Abraham Lincoln, el asesinado presidente de Estados Unidos, respecto de la educación: “La filosofía del aula en una generación, será la filosofía del gobierno en la siguiente”.

En una reciente encuesta (Cadem), al ser consultados si retirarían por tercera vez el 10% del dinero ahorrado en las AFP, a riesgo de que la pensión sea más baja, un 61% respondió positivamente. De esos mismos encuestados, un 3% del total, sostuvo que lo gastaría en bienes de consumo, a pesar de que en el último informe de política monetaria del Banco Central (IPOM) un 15% de los primeros dos retiros fue a consumo. ¿La gente miente o la encuesta es mala? Ninguna de las dos: el ser humano racionalmente privilegia el consumo presente por sobre el ahorro para el futuro. Por otra parte, cuando le preguntan quién quiere que administre el 6% de cotización adicional, un 77% desea que sean las personas quienes elijan, y esto a pesar de que buena parte del mundo político se inclina por el reparto, aunque digámoslo, eso les conviene porque les da poder.

El Gobierno de Chile, a pesar de sus muchos errores en toda índole de materias, se ha destacado por la forma como ha gestionado la crisis del Coronavirus, al punto que figuramos en varios rankings mundiales en la lista de los destacados. Pero sólo un 38% de la población aprueba la gestión del gobierno respecto del Coronavirus. Pareciera que la gente no analiza mucho, aunque la labor comunicacional del Gobierno es realmente mala. Está claro que las masas son manipulables, pero es inentendible, políticamente hablando, que, por lejos el país más exitoso de Latinoamérica, el que más bienestar ha procurado a su población en los últimos 30 años, el con menor nivel de pobreza en la región, el con mayor ingreso per cápita, tenga como líderes en las encuestas por la carrera al sillón presidencial a dos candidatos comunistas. Y más grotesco aún es observar cómo prominentes diputados del partido demócratacristiano, dotados, en teoría, de buena educación, se pelean impudorosamente por aparecer en la foto con uno de ellos. Más patético aún es observar a periodistas opinando sobre políticas públicas, apelando al buenismo con total desconocimiento de la realidad económica. Y, por último, y muy preocupante es observar a candidatas presidenciales de centro izquierda, con poco o nada de popularidad, proponer soluciones totalmente fantasiosas.

Me pregunto qué harán estos políticos y comunicadores cuando el pueblo se sienta otra vez engañado porque sus expectativas no fueron satisfechas. ¿Cuál será el conejo que sacarán del sombrero una vez se agote el dinero y la excusa de la Constitución? Habrán visto los rostros de TV y los políticos, tanto los pertenecientes al Congreso como a los partidos, el bajísimo nivel de aprobación con que cuentan a nivel público, según la última encuesta CEP. En efecto, los partidos políticos, según dicha encuesta, alcanzan un nivel de aprobación del 2% y el Congreso, un 8%.  ¿O es acaso, esa increíble desaprobación, la que los lleva a decir sandeces y proponer políticas temerarias?

Digámoslo claro, a algunos políticos y comunicadores les gusta decir lo que el pueblo quiere oír, no lo que les ayuda si es impopular, pero está en uno la capacidad de cortar ese círculo vicioso. En buen chileno, la culpa no es del chancho, si no del que le da el afrecho. Quienes eligen ver un programa de TV, o creer a un candidato, somos nosotros, así es que está en nuestro poder determinar lo que nos conviene. Estamos educados y preparados para ello, que no nos traten como palurdos es nuestra responsabilidad y nuestra opción. Los que creen que gozan de popularidad porque reparten dinero ajeno verán en las próximas elecciones lo efímera y engañosa que ésta es. La farándula es una cosa, la capacidad de gestión pública algo muy diferente, y los resultados electorales de Madrid, donde la derecha aplastó y humilló a los comunistas y radicales, lo acaban de demostrar.  Los madrileños pasaron a retiro a la izquierda radical. Espero por el bien de nuestro país que los chilenos hagamos lo mismo en las próximas elecciones.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO