Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 08 de abril, 2020

Magdalena Vergara: Educación Parvularia: Una discusión alejada de la realidad

Directora Ejecutiva Acción Educar Magdalena Vergara

Por más que la evidencia demuestra lo fundamental de la educación parvularia y que la cobertura en los niveles medios (de 2 a 4 años de edad) es mucho menor en los quintiles más vulnerables, este proyecto de ley ha causado controversia.

Magdalena Vergara Directora Ejecutiva Acción Educar

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El día de ayer se discutió en la Sala de la Cámara de Diputados el proyecto de ley que establece un sistema de subvención en los niveles medios de la educación parvularia (niños entre 2 y 4 años).

Actualmente existen distintos tipos de jardines infantiles y los recursos públicos están desigualmente distribuidos entre ellos. Mientras que los jardines JUNJI de administración directa reciben $278.000 por niño, los jardines Vía Transferencia de Fondos (VTF) reciben solo $134.000. La iniciativa legal busca aumentar los recursos de los VTF a mínimo $223.000 por párvulo. De esta manera se busca efectivamente nivelar la cancha donde más se necesita y donde mayor impacto tiene: en los primeros años de vida.

Por más que la evidencia demuestra lo fundamental de la educación parvularia y que la cobertura en los niveles medios (de 2 a 4 años de edad) es mucho menor en los quintiles más vulnerables, este proyecto de ley ha causado controversia. Una de las críticas principales es que el subsidio sea en base a asistencia y no matrícula. Así, diversos diputados de oposición argumentaron que esto traía una lógica de mercado a este nivel, que se afectaba a los niños, especialmente los más vulnerables, entre otros, que vale la pena revisar.

Actualmente los VTF, a los cuales apunta este proyecto de ley, reciben su financiamiento basado en asistencia. La iniciativa solo busca aumentar el valor de la subvención, modificar la fórmula para contar la asistencia e introducir subvenciones que permiten adaptarse mejor a las particularidades de cada establecimiento. Así, se introduce una subvención por ruralidad, una por alumnos vulnerables y otra por alumnos con necesidades especiales. Esto significa un tremendo avance en equidad, puesto que se reconoce que se requieren más recursos para entregar educación de calidad en ciertos contextos.

Por su parte, el objetivo de un subsidio basado en asistencia es incentivar al establecimiento escolar para adoptar estrategias para mejorar la asistencia de sus alumnos. Así lo han reconocido estudios y documentos que se enfocan en ayudar a establecimientos de educación parvularia a adoptar medidas en este sentido. En la misma línea se han manifestado directores en escuelas en Los Angeles, California, donde existe un subsidio similar, y supervisores JUNJI que observan cómo directores de jardines VTF se enfocan en mejorar la asistencia. Y, al parecer, ha tenido efecto, ya que la asistencia en los niveles medios de jardines JUNJI, donde el financiamiento no considera asistencia, fue de 71,6% versus un 81,8% de los jardines VTF, que sí la considera (año 2014).

Tampoco es efectivo, como afirmaron los diputados, que la subvención por asistencia implique una variabilidad enorme entre los distintos meses del año. El proyecto de ley contempla una fórmula de cálculo que se hace cargo de estas variaciones, con lo que logra una diferencia promedio de 7% de subvención entre el mes de mayor asistencia y el de menor. En todo caso, esta discusión se vuelve superflua, ya que de modificarse la fórmula de cálculo y transformarla en una basada en matrícula, necesariamente habría que reducir la subvención por párvulo para adaptarse al presupuesto total que el Estado puede gastar en este proyecto de ley. El monto total por establecimiento tendería a ser el mismo, solo la distribución cambiaría. Esta distribución no sería necesariamente más equitativa ya que en Chile la correlación entre la concentración de alumnos prioritarios y la asistencia promedio de los establecimientos es mínima (0,08). Por lo que, aunque quizás en otros países podría ser una preocupación, en Chile los datos dicen algo diferente.

En conclusión, una subvención por asistencia parece influir en las decisiones de los directores en cuanto a sus prioridades. Sabemos que la asistencia es fundamental. ¿Por qué desperdiciar la oportunidad de incentivar a los jardines infantiles a que se esfuercen por conseguirla, cerrando, de paso, la puerta para avanzar en la educación de calidad para la primera infancia?

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar: