Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 05 de abril, 2019

Luis Romero: ¿Es necesaria una nueva ley de isapres?

Ex Superintendente de Salud Luis Romero

La respuesta es muy simple: no, porque ya contamos con una reglamentación que permitiría solucionar todas las demandas de los chilenos, y se llama Plan Auge, o, técnicamente, GES.

Luis Romero Ex Superintendente de Salud
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

¡La nueva ley! ¡La nueva ley!  Ya viene la ley…

El año 2010 el Sistema de Salud Privado recibe un misil desde el Tribunal de Libre Competencia, cuyas esquirlas salpican al Gobierno y al Congreso. Su dictamen da un mensaje muy claro: deben legislar para modificar el sistema y hacerlo más cercano a lo que la ciudadanía requiere de un sistema de  protección social.

Han pasado 8 años, 2 comisiones de expertos, 3 gobiernos y ahora nuevamente estamos frente a la amenaza de ley. ¿Por qué todo esto? Muy simple: las modificaciones que se requieren son de extrema complejidad, en especial la creación de un Fondo de Riesgos que ecualice los gastos dentro del sistema, permitiendo acceder a tarifas sin discriminar sexo ni edad. Aunque tuviésemos los modelos matemáticos que permitieran hacerlo para Chile, lo cual está en duda, ni la industria ni la Superintendencia cuenta con los datos necesarios para aplicarlo en forma apropiada. Un modelo erróneo, incompleto o con mala información podría generar más problemas y definitivamente desestabilizar esta industria.

Pero, volviendo a la pregunta original -¿es esto necesario?- la respuesta es muy simple: no, porque ya contamos con una ley que permitiría solucionar todas las demandas de los chilenos y se llama Plan Auge, o, técnicamente, GES.

El AUGE/GES cumple con los principales atributos que solicitan los chilenos de este sistema de salud: una prima única (se paga igual por cualquier persona, independiente de sexo o edad); un fondo de riesgo (que al momento es limitado, pero que podría crecer lentamente y sin aventuras extremas) y un listado de problemas de salud seleccionados por expertos y que van orientadas a resolver las principales patologías.

También se definen cuáles son los protocolos a seguir para resolver estos problemas de salud en forma efectiva y eficiente, pero todo bajo un paraguas de protección que asegura que todos los actos médicos se realicen con calidad, oportunidad, con plazos de acceso y a costos razonables.

Para ir creando un Plan de Salud Universal lo único que se tiene que hacer es ir incrementando, poco a poco, los problemas de salud de este sistema. Con ello avanzaríamos hacia un sistema que permita que todos los chilenos tengan en un mediano plazo una protección de salud digna. Solo agregando las 20 prestaciones más comunes se tendría un sistema que cubriría más del 60% de las necesidades de salud. Pero hay un pequeño problemilla: el GES es para todos -isapres y Fonasa- y los gobiernos no han tomado esta decisión fundamental porque se prefiere parchar el sistema privado y dejar el público como está. Se señala que no hay suficientes fondos para esto, dejando la población en el mismo estado actual.

Mi convicción es que aplicar esta metodología no sólo serviría para resolver los problemas existentes, sino también para que ambos sistemas se vayan acercando hacia un servicio, calidad y oportunidad similar, logrando que finalmente Fonasa sea una real competencia a las isapres y vuelva al sistema más integrado y competitivo. Señores políticos, hagan un esfuerzo: ¡Vamos por el AUGE!

FOTO: LEONARDO RUBILAR CHANDIA/AGENCIAUNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: