Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 28 de diciembre, 2019

Luis Pardo Sáinz: Rechazar para reformar

Diputado RN Luis Pardo Sáinz

Un grupo de diputados de RN llamamos a rechazar la nueva constitución en el plebiscito de abril para abocarnos de lleno a las reformas sociales y de la propia constitución, pero con sentido de urgencia.

Luis Pardo Sáinz Diputado RN

¿YA RECIBES EL PODCAST “DETRÁS DE LA NOTICIA”?

Cada noche el director de El Líbero, Eduardo Sepúlveda, cierra la jornada con un comentario en formato de audio enviado por WhatsApp, donde en pocos minutos analiza los hechos que marcaron el día y proyecta escenarios para el futuro próximo.

Sí ya eres parte de la Red Líbero, solicita el podcast escribiendo a red@ellibero.cl

Sí aún no eres parte de la Red Líbero, suscríbete y ayúdanos a seguir creciendo.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Nadie puede desconocer hoy día que existe en un amplio sector de la ciudadanía una justificada demanda por necesidades sociales insatisfechas y un nivel de indignación por abusos y privilegios que no han sido oportunamente corregidos. Es evidente que la solución a ellos no pasa por una nueva Constitución, salvo para algunos cuya solución es implantar en Chile un régimen socialista que suprima la propiedad y la iniciativa privada, entre otras consignas sesenteras.

Una reforma profunda al sistema de pensiones (AFP) y al sistema de salud (FONASA-ISAPRES) se puede hacer, y de hecho se iniciará en las próximas semanas, sin necesidad de cambiar la Constitución. Numerosas medidas, algunas ya implementadas, como el aumento del pilar solidario, la estabilización de tarifas eléctricas, la rebaja del margen de utilidades de las empresas eléctricas, la rebaja del pasaje en un 50% para los adultos mayores, el ingreso mínimo garantizado, entre otras, no necesitan de cambios constitucionales.

La actual Constitución goza de una indiscutible legitimidad de ejercicio; reformada y validada varias veces en democracia, eliminados todos los “enclaves autoritarios”, no posee hoy ninguna norma que pueda considerarse democráticamente anómala. Sin embargo, es resentida por un sector de la ciudadanía que cuestiona su origen. Es cierto también, que una nueva constitución elaborada en democracia podría mejorar la legitimidad de las instituciones democráticas y producir un cambio de época simbólicamente relevante.

Considerando esto último, los parlamentarios de Chile Vamos concurrimos a una reforma constitucional, que refrendó el acuerdo suscrito  por todo el espectro político con excepción del PC y parte del FA, para un itinerario constitucional que, en el evento de prosperar, establece reglas del juego claras como: (1) la elección de los constituyentes por sufragio universal (no por cuotas de estamentos u organizaciones), (2) el requisito de 2/3 para aprobar los contenidos de la nueva constitución, (3) un mandato específico y con plazo acotado del órgano constituyente, que no podrá obrar a la venezolana, usurpando el poder total, (4)  plebiscitos de entrada y salida (ratificatorio) para salvaguardar la supremacía de la soberanía popular y (5) la plena vigencia de la actual constitución hasta que se ratifique un nuevo texto o en caso que ello no ocurra.

En ese itinerario constitucional, la opción del rechazo a una nueva constitución en el plebiscito de entrada es una opción perfectamente legítima, democrática y muy probablemente mayoritaria, lo que no significa que no se pueda perfeccionar nuestra carta fundamental. Si bien en el plano de las buenas intenciones, una nueva carta magna tendría el mérito más arriba reconocido, exponer al país a dos años de incertidumbre e inestabilidad tendrá efectos ya palpables en la economía: postergación de proyectos de inversión, con el consiguiente impacto en el empleo, una posible cesantía de dos dígitos y una probable inflación que castigará el poder adquisitivo y el costo y acceso al crédito.

Ninguna agenda social podrá sostenerse en el tiempo si el país no recobra la calma y la economía no vuelve a crecer para generar la recaudación de impuestos necesaria para financiarla.

Por otra parte, la dinámica observada hasta ahora indica que las facciones más radicales de la izquierda perseverarán en el uso y justificación de la violencia, manteniendo al país en un clima de zozobra permanente. De la misma forma que han actuado en la propia Cámara de Diputados, haciendo de la funa su instrumento predilecto, actuarán en el órgano constituyente y en el espacio público.

Hay quienes cándidamente insinúan que, si gana el rechazo, ese clima de violencia se acentuará y no parará. Lo cierto es que si las fuerzas democráticas no se expresan categóricamente en contra de la violencia y no concurren con sus votos y apoyo político para asegurar el orden público y el estado de derecho, el uso de la violencia se prolongará hasta un desenlace probablemente fatal, cualquiera sea el resultado de abril.

En ese contexto, un grupo de diputados de RN llamamos a rechazar la nueva constitución en el plebiscito de abril para abocarnos de lleno a las reformas sociales y de la propia constitución, pero con sentido de urgencia. Nuestra convocatoria es a rechazar para reformar, pero reformar ahora.

Ingresaremos un proyecto de reforma constitucional que se pueda aprobar con las actuales reglas, para mejorar ahora aspectos sustanciales de la constitución respecto de los cuales hay amplios consensos, sin necesidad de exponer al país a dos años de inestabilidad. Paralelamente, en el Congreso Nacional apoyaremos con decisión las grandes reformas sociales que la ciudadanía está demandando, principalmente en el ámbito de las pensiones y la salud, conscientes de la urgencia y profundidad de los cambios necesarios, pero lejos del populismo y el oportunismo que campea en estos días.

Rechazar para reformar, es un camino más rápido y seguro que la hoja en blanco.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿YA RECIBES EL PODCAST “DETRÁS DE LA NOTICIA”?

Cada noche el director de El Líbero, Eduardo Sepúlveda, cierra la jornada con un comentario en formato de audio enviado por WhatsApp, donde en pocos minutos analiza los hechos que marcaron el día y proyecta escenarios para el futuro próximo.

Sí ya eres parte de la Red Líbero, solicita el podcast escribiendo a red@ellibero.cl

Sí aún no eres parte de la Red Líbero, suscríbete y ayúdanos a seguir creciendo.

SUSCRÍBETE AHORA
Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete