Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 17 de octubre, 2019

Luis Larraín: Condiciones excepcionales

Economista Luis Larraín

Cualquier posibilidad de retirar fondos desde la AFP para un objetivo distinto a pagar una pensión termina indefectiblemente en peores pensiones. En otras palabras, todas esas concesiones, por pequeñas que sean, terminan en pensiones más bajas para los chilenos.

Luis Larraín Economista
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

“Si tienes un queque, no puedes comértelo y además quedarte con él”. Ese dicho gringo define muy bien lo que es el debate acerca de la posibilidad de sacar plata de los fondos de pensiones para dedicarlos a otra cosa. La discusión es bastante absurda, pues, si se piensa bien, el sistema de pensiones descansa en la obligatoriedad de la cotización. Precisamente porque no somos suficientemente previsores, hay que establecer una cotización obligatoria, de modo que cuando llegue la edad de jubilar tengamos ahorrado lo suficiente. ¿Qué sentido tiene entonces que podamos retirar el dinero para otros gastos antes de tiempo? Esa es la discusión que abrió No+AFP con la demanda de la profesora que quiere retirar la plata de su fondo de pensiones para pagar una deuda hipotecaria.

El problema es que ahora resulta que el Presidente Piñera ha dicho que se estudia que en condiciones excepcionales se pueda retirar plata de los fondos de pensiones para otros objetivos. La verdad, esa que pocos se atreven a decir, es que cualquier posibilidad de retirar fondos desde la AFP para un objetivo distinto a pagar una pensión termina indefectiblemente en peores pensiones. En otras palabras, todas esas concesiones, por pequeñas que sean, terminan en pensiones más bajas para los chilenos. Condiciones excepcionales, o excepcionalísimas, empiezan a improvisar nuestras autoridades; estamos en una cuestión de jerga, de esas que tanto les gusta a nuestros hermanos argentinos, y que termina despojando a las personas de su dinero.

¿Enfermos terminales? Debieran estar pensionados por invalidez de acuerdo a la cobertura que ya tiene el sistema, que tiene otro tipo de respuestas para esas situaciones. Si ya están jubilados, podrían recalcular sus expectativas de vida de modo que pueda sacar su dinero y éste no quede para sus herederos, se empieza a elucubrar. Sólo en el caso de retiro programado, pues la otra modalidad de pensión, la de renta vitalicia, no admite esa posibilidad sin defraudar a alguien. Los parámetros que determinan el valor de la pensión se basan en el promedio de las expectativas de vida de los que se jubilan. Si los que vivirán menos pueden sacar su plata, entonces los que viven más se quedarán sin dinero para las pensiones.

Lo que nos están ofreciendo es ser un poco irresponsables, frente a la alternativa de No+AFP que es ser completamente irresponsables y que ofrecen a los chilenos que con los mismos recursos de ahora mejorarán las pensiones.

El hecho es que, cualquiera sea la calificación que se le quiera dar, es prácticamente imposible controlar el drenaje de los fondos desde las cuentas previsionales si es que se abre la puerta, o una ventana, al retiro de fondos para fines distintos a los que están destinados. Miren sino lo que pasa con las licencias médicas; en Chile somos los campeones mundiales de las licencias médicas. Las condiciones excepcionales, entonces, son al retiro de fondos para pagar un crédito hipotecario lo que la jornada de 41 horas es a la jornada de 40 horas.

Desgraciadamente tenemos ahora con esto un nuevo ruido en una de las reformas emblemáticas del gobierno, la reforma de pensiones. La semana pasada tuvimos un ruido en la otra reforma emblemática, la tributaria, que también fue objeto de fuego amigo. El Presidente Piñera acalla un ruido y comienza otro. Lo que viene ya lo sabemos: el gobierno y las autoridades acorraladas por la oposición y las preguntas de la prensa, que pedirán más beneficios, más causales para retirar el dinero, siempre por buenas razones, y siempre vaciando el pozo de dinero con que se tienen que pagar las pensiones.

Lo que nos están ofreciendo es ser un poco irresponsables, frente a la alternativa de No+AFP que es ser completamente irresponsables y que ofrecen a los chilenos que con los mismos recursos de ahora mejorarán las pensiones. Y eso lo repiten seriamente diputados que posan de serios, como Giorgio Jackson o Gabriel Boric. Con la misma plata van a pagar mejores pensiones, porque se la van a robar a los actuales trabajadores. Usarán su dinero para pagar las pensiones de los actuales jubilados. Eso se llama reparto. ¿Y las pensiones de los actuales trabajadores? Bueno, ya veremos.

La estafa a lo Ponzi, que está implícita en los sistemas de pensiones de reparto, es el principal problema que enfrenta el mundo hoy, más que el cambio climático, que puede también hacer mucho daño, pero nunca tanto como el desfinanciamiento crónico que viven todos los sistemas de pensiones de reparto luego de los dramáticos cambios demográficos que ha experimentado el mundo: menos años trabajando y más años pensionados. Si no se entiende la naturaleza del problema, entonces se puede empezar a improvisar con reformas y reformitas que responden a peticiones y presiones de personas, algunas bien intencionadas, pero en definitiva esa acción terminará degradando nuestro sistema de pensiones hasta límites que no podemos imaginar.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: