Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 15 de junio, 2015

Lo legal y lo ético

Consultor de empresas Jaime Jankelevich
Si la política no considera la dimensión ética, es muy fácil caer en el descrédito, en la pérdida de confianza, lo que lleva finalmente a entramparse en una crisis.
Jaime Jankelevich Consultor de empresas
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

La reciente renuncia de un ministro de Estado nos debe hacer reflexionar sobre la diferencia que existe entre lo legal y lo ético y la importancia que reviste tanto en lo público como en lo privado, actuar no solo dentro de lo que permite la ley, sino que considerando igualmente lo que dicta la ética.

Lo legal y lo ético son cosas diferentes que provienen de distintas disciplinas del quehacer humano. Mientas lo legal es todo aquello que deriva de la legislación vigente en un país, y que regula lo que se nos permite o prohíbe hacer como ciudadanos en función de la justicia y para el bien de la sociedad como un todo, la ética es una disciplina filosófica que nos habla del bien y del mal y sus relaciones con la moral y el comportamiento de los seres humanos.

Lo legal nos obliga a cumplir con las normas establecidas en las leyes, delimitando lo que se nos permite o no hacer, mientras que una actuación en el marco de la ética es una decisión voluntaria para las personas. Actuar fuera de la ley tiene consecuencias que se castigan con penas de distinta severidad, mientras que actuar sin ética solo conlleva una sanción moral, que a más de alguien puede resultarle indiferente.

Esta diferencia entre lo legal y lo ético nos permite entender entonces que es muy posible que algo que está legalmente permitido, sea éticamente inapropiado; que algo que la ley no prohíbe, desde la ética pueda ser considerado como una conducta reprochable.

Si bien es cierto que no está prohibido por la legislación que los parlamentarios puedan ejercer otras actividades para generar ingresos fuera de la dieta, ¿es ético ser simultáneamente asesor de una empresa cuya actividad está directamente relacionada con las labores de fiscalización que un parlamentario debe ejercer?

En la crisis actual que vive el país, valdría la pena preguntarse qué rol juega la ética en las decisiones diarias de las personas, no solo en quienes ejercen desde la política, sino que en todos los actores de nuestra sociedad.

Sin embargo, es tal vez en la actividad política donde más se requiere que lo legal no se contraponga con lo ético, sino que por el contrario, se complementen, puesto que las instituciones más fundamentales de la república están directa o indirectamente influenciadas por esta actividad y quienes en ella se desempeñan debieran ser un ejemplo de corrección a imitar para toda la ciudadanía.

Si la política no considera seriamente la dimensión ética, es muy fácil caer en el descrédito, en la pérdida de confianza, lo que lleva finalmente a entramparse en una crisis como la que estamos viviendo hoy día como país.

Ojalá la renuncia del ministro Insunza sirva como un llamado de atención sobre este tema y lleve a la reflexión sobre la importancia de que sea la ética la que guíe todas y cada una de las actuaciones de nuestra vida en sociedad.

 

Jaime Jankelevich, Consultor de Empresas.

 

 

FOTO : SEBASTIAN BELTRAN/ AGENCIAUNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: