Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 10 de agosto, 2015

Lecciones de un sindicalista alemán

Es en extremo relevante que en Alemania son los sindicatos los que pagan los días de huelga a los trabajadores, no por una disposición legal, sino como una práctica habitual.

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Tuve la oportunidad, días atrás, de escuchar a Thomas Giessler, miembro de la junta directiva federal de la confederación de sindicatos alemanes (DGB) y jefe de la sección de política de formación profesional y técnica, de trabajo educativo y de capacitación. Sus planteamientos me parecieron en extremo interesantes, especialmente a la luz de la discusión de la reforma laboral. En primer lugar, su experiencia en lo que se refiere a la formación técnica es muy valiosa, mostrándonos un camino en el que Chile debería empezar a avanzar. El que la mundialmente reconocida formación técnica alemana dual esté radicada principalmente en la colaboración entre sindicatos y empresas es digno de imitar, aunque reconociendo que este es un proceso de muy largo plazo, cuyos inicios se remontan en Alemania a principios del siglo XIX. Sería provechoso para nuestro país que tanto las empresas como los sindicatos se involucraran más activamente en el proceso de formación laboral, del que están bastante ausentes. Algo se ha intentando hacer a este respecto a través de Chile Valora, que parece positivo y que debería profundizarse en este largo camino que nos queda por recorrer, pero que está ausente en la reforma laboral.

Muy interesantes resultaron también sus planteamientos sobre el funcionamiento de los derechos colectivos en esa economía. Aunque legalmente el reemplazo está prohibido, el reemplazo interno no es considerado reemplazo. Es factible también la subcontratación para suplir funciones afectadas por una huelga. Pero eso no es todo, es en extremo relevante que en Alemania son los sindicatos los que pagan los días de huelga a los trabajadores, no por una disposición legal, sino como una práctica habitual. Esto obviamente altera en forma importante los incentivos, tanto de los trabajadores como de los dirigentes sindicales. Lo primero, es que por parte de los trabajadores se genera un incentivo a la pertenencia al sindicato y una justificación al pago de una cuota usualmente de 1% del sueldo, y lo segundo es que el llamado a huelga tiene un costo inherente para el sindicato, por lo que se realiza sólo cuando percibe un beneficio probable en términos de lo que se puede lograr con la misma. De esta forma, es usual que la huelga se inicie sólo con un grupo de trabajadores y a veces por algunas horas, como llamados de atención al empleador, pero también motivado por el costo que puede representarle al sindicato. No se trata de sugerir una norma equivalente para Chile, sino del cuidado que hay que tener al analizar la legislación comparada en materia laboral, ya que la ley es sólo una parte, la idiosincrasia y la cultura son a veces más importantes.

Lo anterior es clave respecto a la violencia en las huelgas y a la provisión de servicios mínimos. Para este dirigente sindical alemán estos resultaban ser temas menores, ya que no le parecía concebible que los sindicatos estuvieran dispuestos a generar graves perjuicios a la empresa que les da el sustento. Parece razonable, pero poco concordante con la realidad de nuestro país, en que se observa un clima de creciente violencia en materia de huelgas. La situación me hizo pensar en el derecho a huelga como algo equivalente a entregar las llaves de un bar. En el caso de Alemania, éstas se entregan a personas con criterio formado, que van a tomarse unos tragos con prudencia y cuando la situación lo amerite. En la situación actual de nuestro país le estaríamos entregando las llaves del bar a un grupo de jóvenes que disfrutan del carrete, lo que no sólo sería riesgoso para ellos, sino también para los dueños del bar y para los que se encuentren cercanos al mismo.

 

Cecilia Cifuentes, economista senior Libertad y Desarrollo.

 

 

Foto:FRANCISCO CASTILLO D./AGENCIAUNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA