Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 03 de marzo, 2015

La nueva apuesta de Cristina Fernández

La Presidenta argentina sigue apuntando a un discurso de todos contra ella, otorga cada vez más poder a La Cámpora y sumó un candidato más a la interna de los presidenciables.
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Luego de la marcha multitudinaria, llamada 18F, en honor del Fiscal Nisman, la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner una vez más redobla su apuesta, agudiza el discurso y lo demuestra con los cambios producidos en el Gabinete que dejan como saldo la precandidatura de Aníbal Fernández a la presidencia y el avance de La Cámpora en cargos claves.

El Jefe de Gabinete saliente, Jorge Capitanich, estaba con una imagen deteriorada y su mediática pelea con Marcelo Tinelli, hombre fuerte de la TV argentina, lo terminó de liquidar. Cristina le pidió que diera un paso al costado con la excusa de la campaña en el Chaco, provincia de donde es oriundo y donde fue elegido dos veces como gobernador antes de dejar su segundo mandato para ocupar el cargo de jefe de Gabinete.

Capitanich, recordemos, fue quien entre tantas otras cosas, rompió en plena conferencia de prensa el diario Clarín por supuestas noticias falsas alrededor del caso Nisman. Su renuncia generó una ola de memes y comentarios en Twitter.

En el caso del ministro de Salud, Juan Manzur, la decisión fue netamente electoral. El Frente para la Victoria, el partido oficialista que es la unión del peronismo y el kirchnerismo, necesitaba una imagen fuerte en esa provincia, que actualmente es gobernada por José Jorge Alperovich, quien ya no puede volver a ser reelecto (va por su tercer mandato puesto que logró modificar la Constitución provincial). Manzur compartió la fórmula con Alperovich en 2007 como su vice gobernador y en el 2009 asumió como ministro de Salud de la Nación. Previo a esto, desde el 2003 hasta el 2007 fue ministro de Salud de Tucumán y en el 2013 fue cabeza de lista en las elecciones para diputados nacionales. No asumió el cargo y se quedó con su puesto en el Poder Ejecutivo hasta la fecha.

Aníbal Fernández, kirchnerista y anteriormente menemista, será de nuevo jefe de Gabinete. De estrecha relación con la Presidenta, fue previamente Secretario General de la Presidencia, electo Senador Nacional en el 2011; Jefe de Gabinete entre el 2009 y el 2011; ministro de Justicia, Seguridad y de Derechos Humanos, 2007-2009; ministro del Interior del 2003 al 2007. Fue además Secretario de Gobierno de la provincia de Buenos Aires, ministro de Trabajo provincial e Intendente de Quilmes, localidad bonaerense. En su primera conferencia de prensa realizada en la Casa Rosada mostró que tiene toda la voluntad de ser Presidente. Y así ya son tres los presidenciables kirchneristas: Daniel Scioli, actual gobernador de la provincia de Buenos Aires; y Florencio Randazzo, ministro de Transporte.

La Secretaría General de la Presidencia queda en manos del grupo La Cámpora. El diputado nacional y ex vicepresidente de Aerolíneas Argentinas, Eduardo «Wado» De Pedro, fue uno de los fundadores de la agrupación juvenil kirchnerista en 2006 y el encargado de viajar por el país para buscar jóvenes que adhieran a “la causa”. Mantenía reuniones a menudo con el ex Presidente Néstor Kirchner respecto al armado territorial de La Cámpora a lo largo del territorio. En el último año integró el Consejo de la Magistratura, el órgano que participa de la selección y remoción de jueces, y allí ganó mucho poder como operador judicial. La posición le generó una buena relación con Cristina, con quien mantuvo este último tiempo varios encuentros en Olivos (la residencia presidencial) ganándose su confianza.

Respecto a la cartera de Salud, quedó en manos de Daniel Gollán, de buena relación con Máximo Kirchner. El nuevo ministro ya era funcionario de esa dependencia donde se desempeñaba como  Secretario de Salud Comunitaria. Gollán es el referente de salud en Carta Abierta, usina ideológica del kirchnerismo conformada por intelectuales y artistas que defienden al gobierno y criticar a quienes lo critican. El nuevo ministro conoció a Kirchner militando en la década de los 70.

Cristina lo hizo. Volvió a redoblar la apuesta. Sigue apuntando a un discurso de todos contra ella y suma a sus filas y otorga cada vez más poder a La Cámpora. Y sumó un candidato más a la interna de los presidenciables.

 

Inés de Elizalde, Licenciada en Comunicación Social.

 

 

FOTO:DAVID CORTES SEREY/AGENCIAUNO.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más