En su columna de opinión del pasado domingo 22 de mayo, “La industria del miedo”, Daniel Matamala realiza una descarnada crítica a quienes han levantado legítimas alertas en torno al borrador emanado de la Convención Constituyente. Para fundamentar sus argumentos cita informes internacionales de bancos de inversión (Morgan Stanley y JP Morgan), así como también un artículo del portal económico Bloomberg. Sin embargo, Matamala omite información relevante y difunde una interpretación incorrecta de los informes que cita, cambiando sustancialmente el significado de su contenido. Esto es muy grave, y equivale a difundir fake news.

En primer lugar, según Matamala, el informe de Morgan Stanley afirma que de ganar el Apruebo, “el resultado debería reducir la incertidumbre política para los empresarios, promoviendo la inversión”. Sin embargo, la frase está incompleta, y omite contenido que cambia radicalmente su significado. Lo que el informe realmente señala es que “la exclusión de las propuestas (…) que suponían un mayor riesgo para la inversión debería ser positivo para la mayoría de los activos de renta fija, ya que el resultado debería reducir la incertidumbre política (…), promoviendo la inversión”. Por lo tanto, lo que realmente dice Morgan Stanley es que la EXCLUSIÓN de las propuestas más riesgosas del borrador debería promover la inversión. Tal como señala el destacado economista Gonzalo Sanhueza “lo que está diciendo (el informe de Morgan Stanley) es que, dado que se removieron las posiciones extremas, el cambio marginal es positivo”. 

A modo de ejemplo, supongamos que el borrador original de la Convención Constituyente, con todas sus propuestas más disparatadas, significaba una caída de la inversión del país desde $100 a $50. Luego, supongamos que la exclusión de las propuestas más extremas promueve la inversión, creciendo de $50 a $75, lo que significa un cambio marginal positivo. Sin embargo, el efecto final del borrador de la Convención Constitucional sobre la inversión en Chile seguiría siendo negativo, ya que la inversión caería desde $100 a $75. Como pueden ver, la omisión de Matamala cambia radical, y convenientemente, el significado de la conclusión del informe de Morgan Stanley. En términos simples, lo emanado por la Convención no es algo bueno para la inversión del país, sino que es “menos terrible” que la propuesta original.

En segundo lugar, Matamala destaca que un artículo de la agencia Bloomberg afirma que la Convención logró un “documento razonable”. Sin embargo, nuevamente omite información relevante. La frase “el borrador es razonable” no es de Bloomberg, sino que es de Gabriel Negretto, profesor de Ciencia Política de la UC. A modo de ejemplo, no es lo mismo decir “El Mercurio: «los presos de la revuelta son presos políticos»”, a decir que “Guillermo Tellier, presidente del Partido Comunista, afirma que «los presos de la revuelta son presos políticos», en entrevista publicada en El Mercurio”. A través de su omisión Matamala intenta convencernos de que la opinión de Gabriel Negretto representa la opinión de Bloomberg.

Además de la anterior, Matamala realiza una segunda (y conveniente) omisión, ya que Gabriel Negretto afirma que “el borrador es razonable”, considerando el “tipo de Convención muy inarticulada, desorganizada y ultra individualista”. Es decir, el borrador es “razonable”, considerando que se esperaba un desastre. Nuevamente Matamala omite información relevante para cambiar el significado de las frases que cita (y que fundamentan toda su argumentación posterior).

En síntesis, lo que hace Matamala en su columna dominical es difundir interpretaciones tergiversadas de los informes internacionales, omitiendo información relevante y cambiando radicalmente el significado de su contenido. Lo que ha hecho Matamala es armar una sofisticada industria de las fake news.

*Pablo Eguiguren es economista.

Participa en la conversación

1 comentario

  1. Felicitaciones por darse el trabajo de analizar y mostrar con un caso concreto, el sesgo de periodistas como Matamala, que fueron relevantes para validar la violencia de octubre 2019.

Deja un comentario
Cancelar la respuesta