Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 27 de julio, 2018

La guerra comercial y Chile

Economista Alejandro Alarcón

Hasta este punto la economía chilena no ha sido afectada, aunque es claro que la profundización del conflicto y peores condiciones financieras, frente a un eventual incapacidad para ajustar el excesivo gasto público acumulado en años anteriores, determinarán que nuestro país podría enfrentar algunos impactos en los próximos años.

Alejandro Alarcón Economista
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Hemos tenido una gran cantidad de información en estos días sobre los efectos de la guerra comercial entre Estados Unidos y China. La preocupación no es menor debido a que la proporción de estas dos economías en el PIB mundial es cercana al 40%. Si agregamos a Europa por las repercusiones directas que está teniendo este conflicto, tenemos más de la mitad del PIB mundial comprometido. Cuanto más dure el conflicto y cuanto más profundo sea, mayores serán los efectos. Lo que está claro es que será imposible evitarlos, dado el impacto que tendrán en la actividad global.

Además, y no directamente relacionado al conflicto, las decisiones de Donald Trump han afectado el entorno macroeconómico de Estados Unidos y el mundo, sobre todo los países emergentes. El aumento del déficit fiscal, como su proyección futura, han determinado una subida de las tasas de interés en ese país, las cuales podrían subir aún más. Se suma a este efecto financiero la revaluación global del dólar que ha incidido en una devaluación de las monedas en el mundo, especialmente aquellas ligadas a los países emergentes y, particularmente entre éstos, los que tienen economías más vulnerables por el ejercicio que tuvo el fisco de cada uno de ellos en años anteriores. Especialmente aquellos que tuvieron políticas expansivas de gasto fiscal, que no contaron con financiamiento tributario adecuado por el bajo crecimiento que experimentaban; éstos tuvieron que recurrir a un proceso creciente de endeudamiento público.

La combinación de la guerra comercial en curso, su profundización y extensión en conjunto, con las peores condiciones financieras que presentan muchos países que se endeudaron recientemente, muestran un entorno vulnerable a la caída de la actividad económica, a las apreturas de financiamiento y a las peores condiciones financieras.

Hasta este punto la economía chilena no ha sido afectada y con estos datos de conflicto comercial y financiero el efecto no sería mayor, aunque es claro que la profundización del conflicto y peores condiciones financieras, frente a un eventual incapacidad para ajustar el excesivo gasto público acumulado en años anteriores, determinarán que nuestro país podría enfrentar algunos impactos en los próximos años.

Muy recientemente he accedido a reflexiones de Kissinger, que indican que es muy grave lo que le está ocurriendo al mundo bajo el liderazgo de Trump. Ello me recordó el famoso discurso del rey Jorge VI, que marcó el comienzo de la II Guerra Mundial, y que se puede ver en la película “El Discurso del Rey”: “En esta grave hora”… palabras que marcaron el comienzo de este conflicto. Como en la cinta, vienen a mi mente las notas del segundo movimiento de la séptima sinfonía de Beethoven.

Recuerdo a Kissinger señalando que Estados Unidos se podría convertir en una isla entre el Pacífico y el Atlántico. Este aislacionismo será aprovechado por China, quien podría obtener el sueño mejor guardado por los líderes chinos por los siglos: expandir la influencia del imperio de entonces a todo el mundo.

Alejandro Alarcón, economista

 

FOTO:CRISTOBAL ESCOBAR/ AGENCIAUNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más