Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 11 de febrero, 2017

La derecha y sus raíces

La derecha debe exteriorizar sus ideas, sin eufemismos ni temores, y actuar en consecuencia, aunque ello le signifique pérdidas temporales de poder.

¿YA RECIBES EL PODCAST “DETRÁS DE LA NOTICIA”?

Cada noche el director de El Líbero, Eduardo Sepúlveda, cierra la jornada con un comentario en formato de audio enviado por WhatsApp, donde en pocos minutos analiza los hechos que marcaron el día y proyecta escenarios para el futuro próximo.

Sí ya eres parte de la Red Líbero, solicita el podcast escribiendo a red@ellibero.cl

Sí aún no eres parte de la Red Líbero, suscríbete y ayúdanos a seguir creciendo.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

En política, como en la vida, el triunfo y la derrota son consecuencias de un sinnúmero de factores propios y ajenos. Algunos electores de derecha ven en los conflictos internos la principal carencia del sector y reclaman unidad. Es deseable que los proyectos societarios eviten caudillismos, lo que garantiza cohesión y gobernabilidad, pero mucho más importante es la discusión abierta y enriquecedora de ideas y programas. La libertad, en todas sus manifestaciones -incluida, por cierto, debatir diferencias internas- es un valor inherente a la derecha, parte de su ADN, peculiaridad que la distingue de otros conglomerados con más corderos que militantes. La mayor debilidad de la derecha -en Chile y en el mundo- no son sus conflictos internos, sino su estrategia y convicción.

El 23 de abril de 1989, Jaime Guzmán escribió: “El liderazgo político consiste en guiar a la ciudadanía en lugar de alabarla servilmente o dejarse llevar por sus vaivenes”. Tuvo razón. Con el triunfo de Piñera en 2009, connotados dirigentes del sector creyeron que lo más importante había sido derrotar a la Concertación y ser gobierno. El siguiente paso fue administrar “con eficiencia” las consignas del adversario y denunciar sus errores. La estrategia no sirvió, pero además fue equivocada en la forma y en el fondo.

En la forma, porque la izquierda siempre difundirá sus consignas con mayor credibilidad, y sus errores y corruptelas serán neutralizadas con las del opositor, que también registran juicios negativos. Y en el fondo, porque los principios no se transan para acceder a espacios que repugnan a la conciencia. Ni siquiera es necesario. Con sus ideas, sin ocultarlas, la UDI (“viudas de Pinochet”, les llamaban) infiltró las bases políticas y territoriales del Partido Comunista, arrebató más de un millón de votos al socialismo y la Democracia Cristiana y, en sólo una década de vida institucional, se transformó en el partido político más grande de Chile. Es cierto que ha disminuido su respaldo electoral -responsabilidad que no le es del todo ajena-, pero sigue siendo el partido más grande, con más votos, senadores, diputados, alcaldes y consejeros regionales.

Para liderar cualquiera actividad humana se requiere convicción, entusiasmo y mucho trabajo. También en política. La derecha debe exteriorizar sus ideas, sin eufemismos ni temores, y actuar en consecuencia, aunque ello le signifique pérdidas temporales de poder. Tales ideas se sustentan en tres valores fundamentales, inherentes a la naturaleza de ser humano y, como tales, inalienables y constitucionalmente garantizados frente a caprichos de mayorías o minorías que pretendan vulnerarlos: derecho a la vida, libertad y propiedad privada. Todos los demás derechos son derivaciones positivas de estos pilares que les dan legitimidad ética y legal.

Si los dirigentes de derecha tienen claras esas premisas -que son, ni más ni menos, sus propias raíces- les será obvio y coherente proteger la vida desde la concepción hasta la muerte; defender las libertades individuales; acotar el poder de la autoridad; promover un Estado eficiente, pequeño y musculoso; estimular el emprendimiento, fijar impuestos facilitadores y no paralizadores; alentar la inversión privada y el crecimiento económico, única solución real y sustentable para superar la pobreza y alcanzar el desarrollo. Esta es la hoja de ruta de la derecha, su razón de ser en política y lo que estará una vez más en juego en las elecciones presidenciales y parlamentarias del presente año.

 

Alfonso Ríos Larraín

 

 

FOTO: PABLO VERA LISPERGUER/AGENCIAUNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿YA RECIBES EL PODCAST “DETRÁS DE LA NOTICIA”?

Cada noche el director de El Líbero, Eduardo Sepúlveda, cierra la jornada con un comentario en formato de audio enviado por WhatsApp, donde en pocos minutos analiza los hechos que marcaron el día y proyecta escenarios para el futuro próximo.

Sí ya eres parte de la Red Líbero, solicita el podcast escribiendo a red@ellibero.cl

Sí aún no eres parte de la Red Líbero, suscríbete y ayúdanos a seguir creciendo.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete