Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 03 de septiembre, 2018

Juan Pablo Couyoumdjian: Yo te veto, tú me vetas

Ingeniero Comercial, PhD Economía. Juan Pablo Couyoumdjian

Resulta extraño que el uso de este derecho, definido de forma bastante acotada en nuestra institucionalidad, haya generado como reacción un verdadero veto recíproco.

Juan Pablo Couyoumdjian Ingeniero Comercial, PhD Economía.
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El uso del veto presidencial por parte del gobierno en la tramitación del reajuste del salario mínimo generó en los últimos días un ruido inusual. Resulta extraño que el uso de este derecho, definido de forma bastante acotada en nuestra institucionalidad, haya generado como reacción un verdadero veto recíproco, tal que algunos sectores de la mayoría en el Congreso han llegado a amenazar que rechazarán la idea de legislar sobre determinadas propuestas del Ejecutivo. Después de todo, el veto es un mecanismo consagrado en muchos países y en la propia historia constitucional del país; el punto es que si queremos discutir sobre el poder de veto presidencial, discutamos sobre eso.

 

Desde otro punto de vista, si bien las amenazas de vetos políticos que vemos en estos días respecto de temas que se pueden o no analizar en el Congreso no constituyen una actitud única o exclusiva a este Congreso, ahora aparecen como una virtual consagración del statu quo, reducido en este caso a algunos aspectos del legado del gobierno anterior. En efecto, esta es la reacción que se está observando en ciertos círculos respecto de la propuesta de reforma tributaria del presidente Piñera. Ello impide un debate técnico del proyecto del gobierno en su propio mérito. Desde un punto de vista más general, este tipo de vetos políticos, respecto de materias dentro del ámbito de la legislación y las políticas públicas, representan una limitación al debate legislativo y una violación de la responsabilidad del Congreso en estas materias. Por esto mismo, estas actitudes tienden a generar un desprestigio de la actividad política.

 

Los funcionarios del SII, que llevan a cabo un trabajo de vital importancia en el país, deben recordar que su labor se desarrolla dentro de un marco legal que se define en el parlamento, que es el espacio de debate público en una democracia representativa.

 

Pero como si esto fuera poco, frente a la propuesta tributaria del gobierno observamos también un tipo de veto distinto. Considérese en este sentido la convocatoria de grupos de funcionarios del Servicio de Impuestos Internos a un paro en rechazo a la reforma impulsada por el gobierno (catalogada incluso de forma desmedida como “contrareforma”). El SII es el servicio público a cargo de la administración del sistema tributario, facilitando y fiscalizando su cumplimiento, y cuesta imaginarse que una autoridad política quiera “desmantelar al Servicio de Impuestos Internos y a sus facultades”, como se acusa. Por lo menos, la propuesta del gobierno no apunta a ello y sólo busca aclarar distintos pasajes de la denominada “norma anti-elusión”, en el sentido de otorgar mayor certeza jurídica a los contribuyentes. La referencia a la “economía de opción” de los contribuyentes que aparece en la reforma tributaria de 2014 y su contraposición con la elusión, puede ser aclarada de forma de otorgarle más seguridad a los ciudadanos. A este respecto, recordemos que en su uso más común utilizado en la literatura, la economía de opción se refiere a que los contribuyentes no están obligados a elegir el mecanismo más pesado para el pago de sus impuestos, y esto no tiene que ver con el uso de ninguna “trampa legal” (o elusión) en materia de cumplimiento tributario (que desde el año 2014 es castigada por ley). Los funcionarios del SII, que llevan a cabo un trabajo de vital importancia en el país, deben recordar que su labor se desarrolla dentro de un marco legal que se define en el parlamento, que es el espacio de debate público en una democracia representativa.

 

Lamentablemente, en el ámbito de la administración pública chilena el problema de fondo que examinamos en el contexto de los funcionarios del SII no es exclusivo a ellos, y el llamado que vimos no nos resulta en verdad sorprendente desde este punto de vista más general. Pero ese es otro tema que amerita una discusión más extensa en otra oportunidad.

 

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más