Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 25 de febrero, 2019

Juan Pablo Couyoumdjian: Sobre equidad tributaria

PhD Economía, académico Universidad del Desarrollo Juan Pablo Couyoumdjian

Es la política fiscal como un todo, incluyendo el gasto fiscal, la que nos puede llevar a crear una sociedad más justa.

Juan Pablo Couyoumdjian PhD Economía, académico Universidad del Desarrollo
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Ante la próxima discusión tributaria algunos sectores en el Congreso han definido los principios que, de acuerdo a ellos, ésta debiera cumplir. En particular, los conceptos que aparecen mayormente mencionados son la neutralidad fiscal y la equidad del sistema tributario. Lo primero significa que la recaudación no debiera disminuir. Esto está asociado, presumiblemente, a que las labores que realiza el Estado se consideran apropiadas (a la vez que se considera como virtualmente incuestionable que reducciones en las tasas de impuestos llevarán a una baja de esta recaudación). Lo segundo apunta a que quienes ganan más, deben contribuir en mayor medida al financiamiento de las actividades del Estado. En este último punto aparecen las referencias a la equidad vertical y progresividad del sistema tributario en términos de la “capacidad de pago” de los contribuyentes.

La cuestión que es importante recordar es que incluso desde este enfoque, la equidad tributaria no sólo se mide a través de la equidad vertical. La equidad horizontal, en el sentido de tratar de la misma forma a distintos tipos de renta o, dicho de otra forma, que los contribuyentes que tienen la misma capacidad de pago debieran pagar el mismo monto de impuesto, también es relevante. La existencia en nuestro país de casos especiales que gravan distintos tipos de renta de distinta forma (por ejemplo, la renta presunta) representan un problema del que hay que hacerse cargo.

El sistema tributario chileno es progresivo desde un punto de vista de la equidad vertical. Esto se puede ver claramente en el caso de los impuestos a la renta de las personas donde hay un primer tramo de ingreso que está exento y después, a medida que los ingresos de los contribuyentes aumentan, existen tasas marginales crecientes. De acuerdo a la información disponible, alrededor del 90 por ciento de los chilenos están exentos del impuesto a la renta. Y, sin embargo, esta progresividad se sigue poniendo en duda, siendo a veces calificada de insuficiente. Un punto válido de los críticos es que en la medida que la recaudación tributaria no sólo depende de la tasa, sino que además de la base tributaria, las deducciones que se pueden hacer a dicha base afectan la recaudación, y también la equidad del sistema. He aquí un argumento para examinar la racionalidad de estas franquicias (y avanzar en la simplificación del sistema). Pero, en todo caso, ¿es correcto analizar la progresividad de la política fiscal analizando sólo la política tributaria? Después de todo, el gasto público tiene un componente distributivo muy importante (aunque el carácter regresivo de la gratuidad universitaria no se nos debiera olvidar).

Toda esta discusión presupone que un determinado criterio de equidad, y en particular de progresividad, debe ser el principio guía de nuestro sistema tributario. Pero ante una reforma tributaria es importante discutir sobre el tipo y grado de equidad (y de progresividad) que debiera tener el sistema, recordando la naturaleza del “contrato social” envuelto aquí, donde todos nos debiéramos sentir partícipes de la sociedad en que vivimos. El tema es que no sólo hay otros criterios de equidad que uno podría considerar, sino que hay también otros principios que pueden regir un buen sistema tributario: por ejemplo, la eficiencia del mismo, en términos de sus efectos sobre la asignación de los recursos. (Y es importante recordar igualmente que un sistema tributario genera efectos sobre el sistema de incentivos sobre la actividad económica; los efectos de un sistema tributario sobre el ahorro o la inversión son especialmente relevantes).

Finalmente, y desde una perspectiva más global, es fundamental tener presente que es la política fiscal como un todo, incluyendo el gasto fiscal, lo que nos puede llevar a crear una sociedad más justa. La racionalidad y equidad asociada a este gasto también debiera considerarse aquí. Esperamos que en la próxima discusión legislativa haya espacio para discutir sobre estos temas.

FOTO: LEONARDO RUBILAR CHANDIA/AGENCIAUNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: