Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 05 de septiembre, 2018

Juan Carlos Said: ¿De verdad necesitamos más hospitales?

Médico Internista, investigador asociado de Horizontal Juan Carlos Said

Grandes problemas de salud, como obesidad o diabetes, no se van a resolver nunca si sólo enfocamos la solución en más consultorios y hospitales, más nutricionistas, más cardiólogos y más AUGE. Factores como inequidad de género, exclusión social, mala calidad de la vivienda, años de escolaridad o niveles de ingresos, son, en conjunto, más relevantes para la salud de la población que los hospitales y la atención médica en sí.

Juan Carlos Said Médico Internista, investigador asociado de Horizontal

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Las torres de Lavín para habitantes con menos recursos en Las Condes, el sueldo mínimo, la sala cuna universal, la ley de cuotas de género o la gratuidad en educación para institutos técnicos. ¿Qué tienen en común todas estas cosas? Todas ellas buscan hacerse cargo, quizás sin saberlo, de mejorar la salud de la población. Sin embargo, cuando pensamos en la salud de las personas, no pensamos en ese tipo de políticas. Por el contrario, nos concentramos en hospitales, listas de espera Auge y precios de medicamentos. Dicho enfoque puede resolver una emergencia, pero no ataca los problemas de fondo en el largo plazo.

 

Un enfoque más moderno entiende que “la salud de la población está determinada por los así llamados determinantes sociales de la salud, que  son las circunstancias en que las personas nacen, crecen, viven, trabajan y envejecen, incluido el sistema de salud. Esas circunstancias son el resultado de la distribución del dinero, el poder y los recursos a nivel mundial, nacional y local, que depende a su vez de las políticas adoptadas” (Informe Organización Mundial de la salud, determinantes sociales). Así, para mejorar la salud de las personas, los hospitales y consultorios son relevantes, pero no  aportan, probablemente, más del 30% de la salud global de las personas.

 Factores como inequidad de género, exclusión social, mala calidad de la vivienda, años de escolaridad o niveles de ingresos, son, en conjunto, más relevantes para la salud de la población que los hospitales y la atención médica en sí».

Por ejemplo, en Chile sabemos que si bien la mortalidad infantil es baja,  ésta es mayor en los hijos de madres con menor escolaridad. De ahí la importancia de permitir mayor acceso de la mujer a educación. También sabemos que las tasas de obesidad, diabetes y depresión están relacionadas con mayor pobreza. Un estudio del Ministerio de Salud y la Organización Panamericana de la Salud mostró que hasta 27% de los chilenos no puede acceder a una canasta de alimentos saludables, con el consecuente deterioro de su salud, dado que no tienen el dinero suficiente; de ahí la importancia de políticas como el sueldo mínimo o subsidios que permitan cubrir estos déficits de ingresos. Grandes problemas de salud, como obesidad o diabetes, no se van a resolver nunca si sólo enfocamos la solución en más consultorios y hospitales, más nutricionistas, más cardiólogos y más AUGE. Factores como inequidad de género, exclusión social, mala calidad de la vivienda, años de escolaridad o niveles de ingresos, son, en conjunto, más relevantes para la salud de la población que los hospitales y la atención médica en sí.

 

Finalmente, se necesitan políticos que tengan la grandeza de no sólo pensar en el resultado de la próxima elección, sino que hagan políticas en salud, pensando en el largo plazo,  incorporando a las políticas del gobierno un enfoque basado en los determinantes sociales de la salud. Y es que, si la mujer no tiene las mismas oportunidades laborales que los hombres, si hay chilenos que no tienen acceso a alimentos saludables o si los más pobres viven en verdaderos guetos con más violencia urbana y  menos áreas verdes para hacer deporte, construir hospitales no va a solucionar nada de fondo.

 

FOTO: RAFA MARTINEZ /AGENCIAUNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete