Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 12 de marzo, 2019

José Carlos Meza: Un año para ponernos en marcha

Encargado territorial nacional Acción Republicana José Carlos Meza

Mientras el ciudadano común lucha por vivir en un barrio más seguro, por evitar que sus hijos sean víctimas del narcotráfico, por cuidar a sus seres queridos para que no tengan que pasar la tortura de la salud pública, el mundo político pelea por baños mixtos en los colegios y premia a un hombre como mujer deportista del año, imponiendo una agenda ideológica completamente desconectada de la realidad.

José Carlos Meza Encargado territorial nacional Acción Republicana
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Ya se han escrito toneladas de páginas para contarnos que la política en Chile está desprestigiada, para decirnos que hay una crisis tremenda de confianza, que la ciudadanía se siente completamente alejada de sus representantes, y que debemos enmendar el rumbo. Pero, ¿qué se ha hecho por enmendar ese rumbo? Francamente, muy poco. Siguen los mismos de siempre haciendo lo mismo de siempre. Siguen las élites imponiendo sus agendas ideológicas por sobre la agenda social de la mayoría. Vemos con desazón que mientras el ciudadano común lucha por vivir en un barrio más seguro, por evitar que sus hijos sean víctimas del narcotráfico, por cuidar a sus seres queridos para que no tengan que pasar la tortura de la salud pública, el mundo político pelea por baños mixtos en los colegios y premia a un hombre como mujer deportista del año, imponiendo una agenda ideológica completamente desconectada de la realidad. No me atrevo a decir que no podríamos estar peor, porque parece que nuestros políticos se toman esto como un desafío.

Pequeños gestos logran cambios importantes, eso necesitamos. Por eso como movimiento quisimos salir a la calle; pero no para marchar, no para destruir los bienes públicos que son de todos, sino que para dialogar, y más específicamente para escuchar, porque eso es lo que demandan los ciudadanos. Basta de esa vieja política de oídos sordos, de soluciones rimbombantes, de anuncios estruendosos; es hora de que quienes quieren ejercer liderazgo silencien, asuman con humildad que es la ciudadanía la que debe hablar. Por eso hicimos la Consulta Nacional Habla Chile.

Salimos, con mucho entusiasmo, más de mil voluntarios en todo Chile, en 109 comunas del país, a escuchar, a conversar, a debatir con amistad cívica, para poder hacer un diagnóstico que se acerque a la realidad. Es un ejercicio complejo, porque la tentación de quien ejerce un rol de liderazgo es caer en la soberbia de saberlo todo; hoy no son tiempos de despotismo ilustrado, hoy es tiempo de humildad democrática.

Debemos dejar que el Gobierno haga aquello que debe hacer, que es gobernar con nuestras ideas, esas que llevaron al Presidente Piñera a ganar por amplia mayoría en segunda vuelta, no rendirnos ante el lobby de la izquierda, y volver a hacer política mirando a los ojos.

¿Qué nos encontramos? Nos encontramos con una realidad que pasa desapercibida en los medios, que al parecer nuestros representantes no conocen o no se esfuerzan por conocer. Salud, delincuencia y drogas, los temas más preocupantes; y en cada región hay temas que destacan, como la vivienda en el norte, el terrorismo en la Araucanía y Biobío, la descentralización en Magallanes.

Cuando decimos que la salud es la principal preocupación de los chilenos, debemos pensar que estamos hablando de una familia, de una mujer que sufre viendo a su marido enfermo estar 12 horas en espera. Cuando hablamos de la delincuencia, debemos tener en mente que hay padres sufriendo la espera de sus hijos cuando llegan tarde, temiendo que podría pasarles lo peor. Cuando enfrentamos a la droga, lo hacemos conscientes de que es una familia que se destruye porque uno de los suyos es consumido por un mundo de perdición y vicio.

Esta semana se cumple un año desde que el Presidente Piñera asumiera el Gobierno, y mientras la oposición se ha empecinado en criticar absolutamente todo, los chilenos demandamos que abandonen esta lucha de poder que a ratos parece absurda. ¿Estamos mejor? Sin duda que estamos mejor de lo que estábamos con Bachelet y de lo que podríamos haber estado con Guillier, pero eso no es razón para dormirse; debemos tomar este diagnóstico y convertirlo en hechos concretos, enfrentar con decisión la delincuencia, poner el foco donde corresponde en salud, ser firmes contra el narcotráfico, y dejar que el Gobierno haga aquello que debe hacer, que es gobernar con nuestras ideas, esas que llevaron al Presidente Piñera a ganar por amplia mayoría en segunda vuelta, no rendirnos ante el lobby de la izquierda, y volver a hacer política mirando a los ojos. Los chilenos merecemos más.

FOTO: SEBASTIAN BELTRANGAETE/AGENCIAUNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más