Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 12 de octubre, 2019

José Carlos Meza: La hora de Cubillos

Director Ejecutivo Acción Republicana José Carlos Meza

Durante este año y medio de gobierno del Presidente Sebastián Piñera, lo que ha unido a la oposición han sido las arremetidas contra ministros de Estado. Lo fue Varela en Educación, lo fue Rojas en Cultura (con la complicidad de parte del mismo gobierno), y en las últimas semanas lo fue la ministra Marcela Cubillos, con una arremetida improvisada, sin ideas claras, y que evidenció una total desorientación de la oposición.

José Carlos Meza Director Ejecutivo Acción Republicana
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

La izquierda buscó acusar constitucionalmente a la Ministra Marcela Cubillos como un intento desesperado de darle relato político a la oposición. Antes de eso no existía unidad en la izquierda, y después de eso tampoco lo habrá.

Es este el momento indicado para dar un golpe al timón y sacar de una vez por todas la ideología de género de los colegios, y comenzar a identificar y sancionar a los profesores que inescrupulosamente usan su posición en el aula para adoctrinar de manera impune a las nuevas generaciones, legándoles el odio y las divisiones del pasado.

Durante este año y medio de gobierno del Presidente Sebastián Piñera, lo que ha unido a la oposición han sido las arremetidas contra ministros de Estado. Lo fue Varela en Educación, lo fue Rojas en Cultura (con la complicidad de parte del mismo gobierno), y en las últimas semanas lo fue la ministra Marcela Cubillos, con una arremetida improvisada, sin ideas claras, y que evidenció una total desorientación de la oposición.

No hay un proyecto país. Lo más cercano es el proyecto de reducción de la jornada laboral, que no supera las tres planas, y tiene escuetos tres artículos. Eso es lo que une a la izquierda hoy, débiles tres artículos para modificar el Código del Trabajo, pero muy lejos de ser una propuesta seria para el país.

Y sin embargo, la ministra logró sortear con éxito esta acusación, un triunfo que fortalece al Gobierno, y en especial a Cubillos.

La pregunta ahora es: ¿Qué viene al futuro? Probablemente Cubillos tenga mayor libertad para avanzar en su agenda, para profundizar el trabajo que hasta hoy ha realizado. Pero debe hacerlo mirando a su sector, a sus aliados, y no a una oposición que intentó sacarla de su cargo en una especie de vendetta política.

En educación se ha avanzado mucho, Aula Segura es un gran ejemplo de ello, pero falta aún por avanzar. Hay una mayoría social que espera que sus hijos estudien seguros, y eso requiere hacer todos los esfuerzos por erradicar de raíz la violencia, los encapuchados, las molotovs de los colegios.

Son miles los jóvenes que esperan aún que podamos premiar su esfuerzo, que saben que la movilidad social es una realidad, y que quieren contar con las oportunidades para ello.

Y también hay una deuda enorme con las familias chilenas, con quienes votaron por el Presidente Piñera esperanzados en que la ideología no tendría espacio en las salas de clases, y que aún no tienen una respuesta satisfactoria a estas demandas.

Son estos sectores los que salieron a apoyar masivamente y en redes sociales a Marcela Cubillos, porque reconocen en ella un liderazgo que fortalece al Gobierno; pero también son esos sectores los que hoy demandan una definición en temas que son altamente sensibles, como lo es la ideología de género en las escuelas.

Son numerosos los casos de padres y estudiantes que denuncian a escuelas y profesores por utilizar el espacio pedagógico como podio desde el cual dar sus discursos políticos; hemos visto como algunos docentes se jactan en redes sociales de adoctrinar a sus alumnos, y derechamente hacen bullying a quienes se atreven a tener una opinión disonante. Justamente lo que más se debería incentivar y premiar, el pensamiento crítico, en muchas aulas está siendo suprimido.

Esa es la lucha que hoy debe comenzar, de cara a la gente, de la mano con padres y apoderados, y mirando a los ojos a la izquierda.

El fracaso en la Acusación Constitucional abre un nuevo escenario, donde la ministra Cubillos puede seguir fortaleciendo su liderazgo, mirando a quienes la han apoyado y defendido, para seguir profundizando aquello que a la izquierda tanto molesta: escuchar a las familias chilenas.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: