Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 12 de febrero, 2019

José Carlos Meza: Detrás de una emergencia

Encargado territorial nacional Acción Republicana José Carlos Meza
Disculpen, pero no creo en la justicia de Facebook o Twitter. Si tuviera que elegir entre nuestras Fuerzas Armadas y los justicieros de las redes sociales que tanto las critican, me quedo mil veces con los primeros, que son los que con sus actos provocan un cambio en el bienestar de personas que han sido azotadas por la naturaleza.
José Carlos Meza Encargado territorial nacional Acción Republicana
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

La semana que pasó vimos cómo los incendios en el sur arrasaban campos completos y cómo los primeros en sumarse a las labores de control y combate del fuego fueron las Fuerzas Armadas, al punto de haberse hecho cargo ahora con el Estado de catástrofe.

En el norte grande, en todas las imágenes se puede observar a carabineros, soldados y otros uniformados ayudar sin descanso y en muchos casos salvar la vida de ciudadanos que han sido golpeados por un desastre natural pocas veces visto.

Chile es un país de contrastes extremos, siempre. Ahora son las lluvias, pero otras veces será un terremoto, un tsunami, un volcán. Estamos acostumbrados. Pero la imagen que se repite en cada una de estas emergencias es la de nuestras Fuerzas Armadas y nuestros carabineros, quienes son siempre los primeros en estar ahí, ayudando a quienes más lo necesitan.

A pesar de que a algunos no les guste y quieran proyectar una imagen negativa de los uniformados, la ciudadanía agradece la entrega incondicional que tienen éstos cada vez que suceden estos duros acontecimientos. En contrapartida, ¿qué encontramos? Justamente esta semana ha sido de contrastes muy marcados, porque mientras los nortinos y los sureños nos necesitaban, había quienes estaban más preocupados de las vacaciones.

Claro que es necesario tratar, y sobre todo regular, el libre acceso a playas, ríos y lagos; pero de ahí a hacer justicia social regalando vacaciones a un grupo de personas, hacer sendas columnas analizando el trasfondo patronal y monárquico de la actitud de quien creía que la extensión de su propiedad iba más allá de donde realmente iba, o rellenar horas de programas para hablar de si el trato fue respetuoso o no (y ni hablar de los gigas de memoria gastados en memes burlones y ofensivos por el aspecto físico de alguien), creo que hay un exceso brutal.

Disculpen, pero no creo en la justicia de Facebook o Twitter. Si tuviera que elegir entre nuestras Fuerzas Armadas y los justicieros de las redes sociales que tanto las critican, me quedo mil veces con los primeros, que son los que con sus actos provocan un cambio en el bienestar de personas que han sido azotadas por la naturaleza.

 

FOTO: COMUNICACIONES FACH/AGENCIAUNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: