Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 17 mayo, 2021

José Antonio Viera-Gallo: Nuevo escenario, nuevos desafíos

Abogado y político. José Antonio Viera-Gallo

Dados los resultados conocidos, los cargos de presidente y vicepresidente de la convención deberían estar en manos de los independientes. Sería una señal de que los partidos tradicionales han escuchado el mensaje de las urnas.

José Antonio Viera-Gallo Abogado y político.
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Cuando se ha vivido mucho tiempo en un escenario político –durante décadas marcadas por el binominal– cuesta asumir el cambio producido por los resultados de los comicios de ayer.

Me refiero en especial a la elección de convencionales constituyentes. Esa asamblea no estará sometida a la lógica binaria derecha-centro izquierda. El grupo mayoritario –aunque heterogéneo– está conformado por independientes, donde las posiciones de centro izquierda son preponderantes, pero no exclusivas.

Maquiavelo advierte en El Príncipe que en política hay que adaptarse a las cambiantes circunstancias de la coyuntura. Si se insiste en seguir actuando como si nada hubiera pasado, la derrota es segura. Pero esa ductilidad no es fácil. Requiere perspicacia, una personalidad dúctil y una mente abierta.

¿Cómo, entre quiénes y en torno a qué conjunto de ideas se podrán alcanzar los 2/3 para dar luz a una nueva Constitución? Son preguntas que no tienen todavía respuesta. Pero hay signos previos que pueden insinuar un camino. Uno de ellos es la elección de Presidente y Vicepresidente de la Convención en la sesión de instalación. Dados los resultados conocidos, esos cargos deberían estar en manos de los independientes. Sería una señal de que los partidos tradicionales han escuchado el mensaje de las urnas.

Los focos de los medios se van a dirigir a la Convención desde su instalación. Se irán apagando las luces de La Moneda y del Congreso. De ahí la enorme responsabilidad de los convencionales. Habrá muchos en la sociedad que, dados los resultados, estarán interesados en desprestigiar la Convención, y tal vez no les disgustaría que fracasara. Apelarán sobre todo al alto porcentaje de personas que no votaron el fin de semana, que desconfían de las instituciones y que podrían en noviembre inclinar la balanza de la elección presidencial.

Su reproche es simple: si de verdad les interesaba el cambio constitucional, ¿por qué no concurrieron a sufragar? ¿No hubo acaso –dirán– una suerte de trampa política al pensar que ese era precisamente su anhelo? La clase política se dejó arrastrar en el fragor de la protesta social por un falso diagnóstico.

Los debates de la Convención pueden ser ásperos. Pero no se debe perder nunca de vista el mandato que recibieron los convencionales: lograr un consenso amplio para redactar una nueva Carta Fundamental, que deberá mirar los desafíos del futuro a partir de la tradición constitucional del país, abruptamente interrumpida en 1973 y a la cual la Constitución de 1980 le dio la espalda.

Si nos alejamos por un momento hacia los otros resultados de sábado y domingo, constatamos un avance importante del FA en Alcaldías y, en especial, de RD. Valparaíso será un bastión de ese sector con el nuevo Gobernador. Significativo será el resultado de segunda vuelta de los Gobernadores, principalmente en la Región Metropolitana. Esa elección es la que más se asemeja a la presidencial, con dos turnos.

El primer dilema de los partidos políticos será como organizar las primarias en tan pocos días. Tienen encima la espada de Damocles de la indiferencia ciudadana. Además, en la derecha está la amenaza del partido Republicano de ir fuera de pacto a la primera vuelta; en el centro izquierda, que su oferta electoral sea poco atractiva y en la lista de Apruebo Dignidad, que Pamela Jiles también decida ir a primera vuelta.

Una competencia presidencial amplia en primera vuelta hace completamente impredecible quiénes serán las dos opciones que pasen a la segunda. No olvidar lo que sucedió en Francia cuando Chirac y Le Pen dirimieron el balotaje y la izquierda tuvo que apoyar al primero; entre nosotros puede pasar al revés, como ha ocurrido en las opciones de gobernadores que pasaron a segunda vuelta. Puede también ocurrir lo que está viviendo el Perú entre Keiko Fujimori y Pedro Castillo.

Ninguna de las alianzas al decidir sus cartas presidenciales puede olvidar la alta abstención y el respaldo significativo que la ciudadanía entregó a candidatos independientes. Si perseveran en el camino de las primarias, deben preguntarse: ¿cuántas personas participarían?

Por último –y es decisivo en un régimen presidencial–, el Gobierno debe asumir definitivamente que está en su etapa final y que no puede ni debe buscar protagonismo. Le basta con cumplir las tareas que tiene por delante: seguir enfrentando la pandemia, terminar bien el proceso de vacunación, concordar la ayuda social con la oposición, subir las pensiones desglosando el proyecto que está en el Senado y alcanzar un acuerdo sobre la Ley de Presupuesto del próximo año, además de instalar la Convención y garantizar las elecciones que faltan.

Tendrá tres piedras en el zapato: reactivar la economía en un cuadro político incierto que puede desalentar la inversión privada; hacer frente a una delincuencia creciente en todas las ciudades, atizada por el narcotráfico y, por último, contener la violencia en la Araucanía. Si se concentrara en esos objetivos, además de la ordinaria administración del Estado, terminaría dignamente su mandato.

A los triunfadores de ayer: no olviden que la rueda de la fortuna sigue girando y que las interpretaciones del parecer y sentir ciudadanos suelen ser tan herméticas y equívocas como el oráculo de la Pitonisa del Delfos. Y así como el tablero cambió ayer, también puede darse vuelta mañana.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO