Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 5 julio, 2021

José Antonio Viera-Gallo: Los primeros pasos

Abogado y político. José Antonio Viera-Gallo

La mirada debe estar puesta en el mañana para prevenir las amenazas que se ciernen sobre las democracias y evitar las actitudes simplistas que conducen al populismo, a la tecnocracia o al autoritarismo, como está ocurriendo en varias latitudes.

José Antonio Viera-Gallo Abogado y político.
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

No sin suspenso se instaló la Convención Constitucional.

Al principio dominó el entusiasmo de quienes se aprontaban a asumir el cargo de convencionales, y la alegría en las marchas que los acompañaban, sin un asomo de disturbio. Los electos iban entrando al recinto tradicional del Congreso con su identidad propia, portando a veces sus emblemas distintivos. Apareció la diversidad del país, tantas veces negada o sofocada.

Luego se produjeron inexplicables incidentes en la Plaza de Armas. El despliegue policial falló. Debió haber resguardado un círculo más amplio entorno a la Convención y tener una mayor capacidad de moverse con celeridad ante la amenaza de grupos extremistas, muy reducidos, pero eficaces en su propósito de romper la barrera policial. La batahola repercutió en la Convención y varios de sus integrantes fueron al lugar de los hechos, lo que obligó a suspender la sesión.

Felizmente los hechos no pasaron a mayores y, restablecido el orden, la sesión pudo continuar normalmente, gracias también al excelente desempeño de Carmen Gloria Valladares del TRICEL: su figura y sus gestos hablaban de la tradición republicana apegada a derecho y, al mismo tiempo, sensible al sentir de los convocados. En cierto momento pareció que todo dependía de su capacidad para percibir y aplacar la disconformidad de muchos convencionales. Su papel fue valorado por todos y en más de una ocasión recibió el aplauso de la asamblea.

La elección de la mesa fue significativa: en la Presidencia hay una dirigente mapuche, Elisa Loncón, profesora universitaria, lo que habla del avance vivido por los pueblos originarios en estos años de democracia y del cambio simbólico que significa para el país su elección; la vicepresidencia recayó en Jaime Bassa, un reconocido profesor de Derecho Constitucional de Valparaíso, autor de varios libros, riguroso en sus planteamientos de avanzada.

Se trata además de dos representantes de regiones. Otro signo de los tiempos.

Desde un punto de vista político, se vio a una derecha variopinta, muy atrincherada en su minoría. Les faltó flexibilidad para enfrentar las sucesivas votaciones, con algunas excepciones como Bernardo de la Maza. Prefirieron mantenerse como grupo compacto, un tanto marginal.

Otro punto relevante –que guarda relación con lo que ocurre a nivel político nacional– fue la competencia entre el Frente Amplio y la Lista del Pueblo, que en las primeras votaciones contó con el apoyo del PC. En esa disputa terminó perdiendo la Lista del Pueblo. En las diferentes votaciones, el resto de los convencionales dieron su respaldo a Elisa Loncón y a Jaime Bassa. Ese espacio plural que va desde la DC hasta el FA, sustentado a veces por convencionales del PC, configura la mayoría, pero no alcanza los 2/3 requeridos para aprobar la propuesta de nueva Constitución.

Asistimos ayer a la primera confluencia de fuerzas y sensibilidades distintas, que puede constituirse en el eje aglutinador de futuras mayorías más amplias y que se encuentra reflejada en la testera de la Convención. ¿Cómo crecer? ¿En cuál dirección? Eso sólo lo podrá indicar el tiempo y dependerá de un doble factor: por un lado, la coherencia que vaya adquiriendo ese espacio y, por otro, la flexibilidad de actitudes que se pueda producir tanto en la Lista del Pueblo como en la derecha.

Como se suele decir ahora, nada está escrito en piedra.

El camino que le queda por recorrer a la Convención es arduo y pedregoso. Es de esperar que el entusiasmo de los convencionales se mantenga y que el sentido de responsabilidad que hoy demostraron sea capaz de sortear todos los obstáculos por venir.

Hay un deber ciudadano en acompañar, seguir, alimentar y apoyar el trabajo de la Convención para que tenga éxito y podamos contar con una Constitución que supere el tipo de Estado surgido de la transición dando origen a una democracia mayoritaria, abierta, inclusiva de los pueblos originarios, receptiva de la paridad de género, descentralizada, con canales de participación y con una consagración mejor de los derechos económicos, sociales y culturales que la ciudadanía reclama insistentemente, sin descuidar los necesarios incentivos para el desarrollo de la economía, en armonía con la naturaleza.

Es grande el desafío.

Por eso se requiere el respaldo y la participación responsable de la ciudadanía. Cada cual puede hacer su aporte en forma organizada. La deliberación debe ser amplia y sin otra restricción que el respeto a todas las posiciones, realizada con el propósito de lograr acuerdos suficientes para hacer los cambios que están en el origen de este proceso constituyente. Tienen un papel relevante, entre otros, las universidades, las Iglesias, los gremios empresariales y los sindicatos, las organizaciones múltiples de la sociedad civil, las comunidades indígenas, los partidos políticos y los medios de comunicación.

Todos debemos estar conscientes -y en primer lugar los convencionales- que la prueba de fuego de una Constitución está en su capacidad para imprimir un rumbo democrático a la sociedad en el futuro, diseñando instituciones capaces de encauzar los complejos procesos sociales y políticos que vendrán, motivados en gran parte por la revolución científica y tecnológica en curso. La mirada debe estar puesta en el mañana para prevenir las amenazas que se ciernen sobre las democracias y evitar las actitudes simplistas que conducen al populismo, a la tecnocracia o al autoritarismo, como está ocurriendo en varias latitudes.

Terminamos la jornada esperanzados que una vez más Chile pueda dar un ejemplo de lo que somos capaces cuando actuamos con sentido patriótico apelando a nuestras mejores capacidades.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO