Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 19 julio, 2021

José Antonio Viera-Gallo: Las incógnitas pendientes

Abogado y político. José Antonio Viera-Gallo

Una de las interrogantes más apremiantes es si logrará la centroizquierda salir de su letargo y constituir una alternativa electoral competitiva capaz de pasar a segunda vuelta.

José Antonio Viera-Gallo Abogado y político.
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Tal vez no somos pocos los que nos interesamos en los resultados de las primarias no tanto por las incógnitas que despejan, sino principalmente por la luz que puedan entregar respecto de las interrogantes electorales pendientes.

Escribo esta columna antes de las primarias. Es evidente que las reflexiones que siguen a continuación se vuelven más o menos pertinentes según quién gane, cuánta gente haya ido a votar y de qué sectores sociales. Pero, en lo sustancial, creo que pueden ayudar a la reflexión. Esas incógnitas son muchas, pero hay tres que me parecen centrales, y las enumero de menor a mayor relevancia.

En primer lugar, dilucidar si la alternativa presidencial y parlamentaria del Partido Republicano de José Antonio Kast es flor de un día o logrará adquirir la consistencia suficiente para dar vida a un polo de derecha extrema, capaz de competir por el favor del electorado con Chile Vamos o de condicionar sus planteamientos. Hay variadas formas en que ello puede ocurrir a partir de un debilitamiento orgánico de los dos partidos tradicionales: RN y UDI. Ese fenómeno ha ido cobrando forma con el surgimiento de Evópoli y con las candidaturas independientes de Sichel y Briones. El sector -como se dice ahora- se ha vuelto más complejo y poroso. Prolifera la exaltación de los independientes, como ocurre también en otros lados.

En ese delta de diversos cursos de aguas provenientes de una misma corriente matriz, Republicano puede convertirse en un polo de atracción hacia los sectores más resistentes de una cultura de derecha tradicional, sea como lo hizo Bolsonaro en Brasil, desde fuera y confrontando a la derecha clásica, o bien como Trump, dominando a los partidos tradicionales desde dentro. Todo dependerá del apoyo que esta vez logre José Antonio Kast y su lista parlamentaria y de la consistencia y atractivo de su propuesta.

La segunda incógnita es si la Lista del Pueblo, en el extremo opuesto, logra una operación similar levantando una candidatura presidencial y un elenco de candidatos al Parlamento, que sean capaces de consolidar el apoyo electoral que obtuvo en los comicios para la Convención Constitucional.

Ese conglomerado no es homogéneo, pero hasta ahora ha actuado en forma coordinada y coherente, moviéndose entre el desafío a la institucionalidad y el uso de su presencia en ella para provocar una tensión político-social que pudiera desembocar en una suerte de ruptura o salto cualitativo en el proceso constituyente. Su ideología se construye a partir de las reivindicaciones sociales inmediatas, pero tiene un norte claro: lograr un cambio del sistema imperante hacia un nuevo esquema poco definido. Su fuerza está en la denuncia, no en la propuesta, menos en la argumentación reflexiva.

Parte de su grupo dirigente está ligado a la ruptura del FPMR con el PC y a las acciones violentas que continuaron luego del retorno a la democracia. ¿Podrán confluir con aquel sector que se apartó del Frente Amplio tras posiciones más radicales, encabezado por el alcalde de Valparaíso y con algunos movimientos sociales fuertes, como el movimiento de acceso al agua Modatima?

Más allá de las obvias diferencias y conflictos de la Liga del Pueblo con el PC, existe algún grado de coincidencia en su estrategia y visión con los planteamientos recientes de ese partido en favor de una “ruptura institucional” y su esfuerzo por vincularse con la dinámica del movimiento social del 2019. ¿Seguirá haciendo el PC todo lo posible por captar el respaldo de la Lista del Pueblo en una política que oscila entre la tradicional postura institucional del PC y este nuevo enfoque más rupturista? ¿Lo logrará? ¿O ese movimiento adquirirá un perfil propio capaz de disputar un electorado anhelante de cambios?

Hasta ahora ha logrado influir y a veces determinar el curso de los debates de la Convención, pese a haber perdido las elecciones para constituir la Mesa de ese organismo. El diseño político compartido por varios es alcanzar una mayoría suficiente en el próximo Parlamento para alterar las reglas del actual proceso constitucional, dándole a la Convención un poder sin contrapeso y con quórum reducido para adoptar decisiones. A quienes lo crean imposible, no estaría demás que miren lo que ha logrado Bukele en El Salvador que controla el Congreso con 2/3 barriendo con ARENA y el Frente Farabundo Martí, o el Primer Ministro Orbán en Hungría.

Ciertamente esa tarea resultaría más fácil si hubiera un solo candidato del polo de izquierda, desde el FA hasta la Lista del Pueblo con su correspondiente lista parlamentaria. Pero tampoco es imposible con dos candidatos y elencos parlamentarios competitivos. El gran obstáculo es el Senado, que se renueva por parcialidades. Por eso -entre otras razones- sería una ingenuidad que la Convención se inclinara por un Congreso unicameral, pues en tal hipótesis el futuro Senado cesaría en sus funciones.

Mucho depende no sólo de quien triunfe en las primarias de Apruebo Dignidad, sino también de la actitud que adopten los diversos componentes del FA, y en especial Revolución Democrática.

Pero la tercera incógnita es la más apremiante. ¿Logrará la centroizquierda salir de su letargo y constituir una alternativa electoral competitiva capaz de pasar a segunda vuelta? ¿Cuándo, cómo y si sucede será proclamada Yasna Provoste? ¿Y cómo se logrará resolver su competencia con Paula Narváez y Carlos Maldonado?

Esperemos que se haya ido superando el trauma provocado por los desencuentros producidos justo antes de inscribir las candidaturas a primarias, que provocaron la no participación del sector.

No se trata, en este caso, de un asunto programático. Las coincidencias son grandes y las diferencias fáciles de resolver. Tampoco el problema parlamentario es mayor. El punto radica en buscar una fórmula adecuada de alcanzar una sola candidatura presidencial evitando que parte del electorado progresista se sienta atraído por el polo de izquierda, que dependerá mucho si el triunfador es Boric o Jadue.

Si se lograra una candidatura única y un pacto electoral plural y coherente que acogiera a Nuevo Trato y al Partido Liberal, no sería difícil apelar ante la ciudadanía con la propuesta de un proceso transformador profundo, respetuoso de las leyes y las instituciones, alejado de la política de la confrontación y capaz de movilizar las energías positivas del país.

Se trataría de hablar a la gente con la cruda verdad de la situación que enfrenta Chile, partiendo por compartir los costos de la crisis y asegurando la posibilidad cierta de realizar las transformaciones que se demandan. No proponiendo cambios imaginarios, ni menos halagando a la gente como en el Gatopardo: “que todo cambie, para que todo siga igual”.

El país requiere un nuevo impulso renovador responsable. Las dos cosas juntas. Ni la mujer de Lot que se petrificó mirando atrás, ni el vuelo de Icaro encandilado por el sol, que se precipitó al abismo con sus alas derretidas.

Lo peor que puede pasar es que las directivas de los partidos se entrampen en su trabajo por lograr acuerdo y los tres candidatos decidan ir a primera vuelta. La polarización a que apuestan las otras opciones marcaría, entonces, la contienda electoral y los ciudadanos se verían impelidos a optar por un mal menor que impidiera “la perpetuación del modelo y un gobierno de derecha” o bien “la llegada del comunismo”, una suerte de campaña del terror cruzada de suma cero.

Sólo queda esperar para ver como se resuelven estos enigmas y trabajar para que Chile vuelva a ser un país anhelante de justicia, libertad y solidaridad, respetuoso del derecho, y pueda tener una alternativa de desarrollo compartido.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO